SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

España busca miles de millones para sus bancos

Con un ojo en la crisis bancaria que crece en el sur de Europa, particularmente en España, un número creciente de gobiernos, así como representantes de alto rango del Banco Central Europeo están pidiendo que se utilice temporalmente el fondo de rescate de la Unión Europea para proporcionar ayuda directa a las instituciones financieras con problemas.Fuentes familiarizadas con las discusiones, dijeron al diario Süddeutsche Zeitung que a estos sectores les gustaría relajar los criterios utilizados por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para asignar las ayudas e incluir a las instituciones financieras en el caso de que representen un problema mayor que las finanzas del gobierno de un país. Hasta el momento, esta ayuda se ha prestado a los gobiernos, que a su vez sirvió de alguna manera como asistencia a los bancos sitiados.Tal medida permitiría temporalmente al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) transferir directamente el dinero a estos bancos, sin pasar por los gobiernos nacionales.Süddeutsche informa que el principal apoyo de este llamamiento procede del gobierno español del presidente Mariano Rajoy, que está teniendo dificultades para aumentar la recaudación de dinero en los mercados para cubrir el déficit presupuestario del país. La flexibilización de las normas podría ayudar a aliviar la carga de la crisis bancaria de cara al gobierno, lo que permitiría que la comparativamente baja deuda de España respecto al PIB se mantenga constante. Además, significaría que su país no se vería obligado a aplicar as estrictas medidas de ahorro y de ajuste que están estipulados por el fondo de rescate a cambio de ayuda. Como han señalado algunos observadores, las medidas de austeridad parecen estar contribuyendo a la caída de España en la recesión.Algunos altos representantes del Banco Central Europeo también están apoyando la propuesta, porque significaría que el BCE ya no estaría solo en sus esfuerzos para estabilizar al sector bancario europeo. En los últimos meses, el BCE ha prestado a los bancos comerciales un total de más de 1 billón de euros en dinero barato en un esfuerzo por detener una crisis crediticia como la vista por última vez tras el colapso del banco de inversión Lehman Brothers en 2008.Pero también implica una serie de perdedores – es decir, los países donantes más importantes EFSF, encabezados por Alemania, debido a que ya no tendrían capacidad para obligar a los países a sacar adelante las reformas a cambio de la obtención de la ayuda. En caso delcolapso de un banco, el dinero que habría prestado a los países también se perdería.En Berlín, las autoridades alemanas han rechazado firmemente la propuesta. “España no necesita un programa de ayuda, y si llegara a necesitar uno, sólo en las condiciones conocidas”, dijo una fuente gubernamental al diario.El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, por su parte, ha dicho que cree que España, Italia y Europa en su conjunto van por el camino correcto en la crisis financiera. Sin embargo, la fuente del gobierno que habló con el Süddeutsche señaló otro problema: un pago directo de los fondos EFSF a los bancos privados no está permitido en virtud de las disposiciones legales vigentes.

Deja una respuesta