Arcelor Mittal Sestao

Escoria de acero

Los trabajadores de la Acerí­a Compacta de Bizkaia, ACB, que Arcelor-Mittal tiene en Sestao, en la Margen Izquierda del Nervión, recibieron por sorpresa, el pasado 21 de enero, la noticia de “una parada temporal e indefinida” de la factorí­a, tan sólo dos meses después de que la multinacional comunicara que para el primer semestre del 2016 la ACB contaba con 350.000 toneladas de carga de trabajo que ahora será derivada a los centros de Asturias y Fos en Francia. ¿Qué está ocurriendo?

Los trabajadores han despertado la solidaridad general, movilizando a todo Sestao por el mantenimiento del proyecto industrial.

Sin embargo, los gestos de aparente solidaridad de otros pueden encerrar otros intereses.

Me refiero a la visita de la presidenta del PSE, Idoia Mendía, a los trabajadores de la ACB, y el viaje de la consejera de Industria del Gobierno vasco a Bruselas, para tratar de “influir” en la reunión de los 7 ministros -Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Luxemburgo, Bélgica y Polonia- que pretenden forzar sanciones a Rusia y China por vender acero por debajo de su coste. El dumping del acero chino no es nuevo, PSE y PNV han condenado la acería vasca”

Los principales responsables de la desindustrialización vasca, PSOE y PNV, salgan en la foto frente a un ninguneado ministro de industria, que, aún siendo España el cuarto productor europeo de acero (Euskadi produce el 29% del total español) no ha sido invitado a dicha reunión, es cuanto mínimo sospechoso.

La multinacional Arcelor-Mittal, propiedad del poderoso grupo indio Mittal, que emplea a más de 60.000 trabajadores en 60 países, decidía la “parada temporal e indefinida” desde principios de febrero de la fábrica sestaotarra a causa de ” la caída de precios de venta generada por los niveles de importaciones sin precedentes de acero de China a precios por debajo de los costes de producción, y el alto coste de producción de la ruta eléctrica”.

Razones dudosasSin embargo, lo que estamos pagando es el precio de la desindustrialización y venta al capital extranjero de los sectores estratégicos de nuestra industria. ¿Por qué si no la reacción del gobierno español o vasco no ha sido como la de Hollande, que ha amagado con la posibilidad de una nacionalización temporal de la siderúrgica que Arcelor Mittal tiene en el país vecino, acusándole de no haber cumplido con sus compromisos de inversión y creación de empleo?

¿Dumping chino?La ralentización del crecimiento económico en China ha producido una acumulación en stock de toneladas de acero que está siendo exportada a bajo precio a Europa.

Este es el argumento esgrimido para justificar los EREs que Arcelor-Mittal lleva ejecutando en varios países del mundo, como México o Francia.

Sin embargo, el dumping chino con el acero lleva años funcionando. Lo mismo que se utilizó el dumping de los astilleros surcoreanos para justificar la privatización y el cierre de los españoles.

En el cierre de la planta de Sestao juegan otros factores.

El ERE hunde sus raíces en el proceso de desindustrialización y venta al capital extranjero que sufre el tejido productivo vasco desde los años 80. El caso de la Margen Izquierda del Nervión es una alícuota del desmantelamiento padecido en el conjunto del país.

Los trabajadores ven, salvando las distancias, el fantasma de Altos Hornos de Vizcaya, AHV, planeando sobre lo que en su momento fue cuna del movimiento obrero (astilleros, siderurgia, minería) y que ahora es la ciudad vasca con mayor índice de paro. Sestao.

Recordemos que el cierre de AHV se da en el marco de las condiciones impuestas por la Unión Europea, pactadas por el gran capital financiero español, para la integración de España. El desmantelamiento del tejido productivo en los sectores monopolizados por Alemania y Francia era condición sine qua non; la conversión de nuestro país en “la Florida europea”, un país de turismo y servicios, castrado económicamente a la hora de rivalizar con las grandes potencias europeas en los sectores productivos estratégicos.

La reconversión industrial, eufemismo aplicado al desmantelamiento y venta del tejido productivo español, llevó al cierre de AHV, un gigante de más de 14.000 trabajadores que en su momento producía acero de altísima calidad, aunque precisaba de una reforma para mejorar su productividad y rentabilidad. Los gobiernos de Felipe González se encargaron de darle la puntilla siguiendo directrices franco-alemanas. La producción europea de acero se debía de concentrar en Alemania del Este.

Es más, la miniacería compacta que quedó, con 335 trabajadores a bordo, fue privatizada hasta pasar a manos de la multinacional india.

¿Acuerdo o sentencia de muerte?Un artículo de Expansión del 3 de mayo de 2011 relata cómo en 2011, el entonces lehendakari del PSE Patxi López, ahora presidente del Congreso, con el apoyo del PNV, y Gonzalo Urquijo, presidente de Arcelor Mittal en España, sellaron un acuerdo por el que la siderúrgica india se convertía en accionista único comprando el 20% que estaba en manos del Gobierno Vasco y la BBK (hoy Kutxabank) a cambio de unos 22 millones de euros para cada uno.López presentaría como un logro el compromiso de la multinacional de mantener la actividad al menos hasta el 2016 y la creación de un centro tecnológico del acero que contaria con una plantilla estable de 45 investigadores, centro que al final se ha quedado en nada.

El año pasado se anunció que la planta vizcaína de Arcelor Mittal sería uno de los bancos de pruebas de un proyecto europeo liderado por el centro de investigación vasco CIC energiGUNE que busca diseñar fórmulas para el reciclaje y reutilización de residuos y deshechos de acero, la llamada escoria. Esto es lo que más se acerca a lo prometido en su momento.

El acuerdo era garantizar la continuidad hasta este año, a pesar de las manidas declaraciones sobre la voluntad de continuidad más allá del plazo. El acuerdo fijaba también la posibilidad de tanteo, hasta este próximo més de abril, a los ex-socios (Gobierno Vasco y Kutxabank) en caso de que Mittal quisiera desprenderse de la mayoría de sus acciones.La multinacional no está pues incumpliendo el acuerdo, ¿es por eso que PSE y PNV se mueven para intentar que no se vaya?

Nivel escoriaEl cierre en Sestao afecta pues a los 335 empleos directos que pueden perderse, más los 200 estrechamente vinculados a contratas y subcontratas y el efecto domino que ello puede ocasionar en el resto de industrias y comercios de la zona.

De ser un gigante público productor de acero de alta calidad, AHV ha pasado a ser una miniacería en manos del capital extranjero produciendo acero a partir de la escoria, chatarra de la peor calidad; y de ahí a… la nada.¿Pretenden quizás desertizar la orilla industrial de la Margen Izquierda para darle un uso orientado al ocio y la actividad inmobiliaria, más acorde con el papel de la Florida europea que nos han asignado?

Dos caminosSe argumentó en su momento que AHV era un gigante que vivía de “papá estado”, de todos los contribuyentes, por su irrentabilidad.

Sin embargo, el coste de mantenerla en manos nacionales y reorientar su modelo productivo tal como exigían voces cualificadas del sector habría sido menor que la entrega al gran capital extranjero.

Atados de pies y manos, política, militar, y económicamente hablando, no podremos salir de la crisis creando riqueza y empleo al servicio del país y de los que la producen.

Deja una respuesta