La verdadera cara de Artur Mas

Entre la “familia” Pujol y la mafia rusa

Oriol Pujol, hijo del “Molt honorable”, y mano derecha de Artur Mas, está ya oficialmente encausado por la trama corrupta de las ITV. Al mismo tiempo, el escándalo de Lloret de Mar vincula a alcaldes y diputados de CDC con la mafia rusa. La corrupción de la casta catalana no conoce lí­mites. El “derecho a decidir” es en realidad el “derecho a robar”.

Su partido, CiU, está tan salpicado por la corrupción que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, teme que el estallido por los casos de corrupción acabe por arrastrar a su propio partido y a su plan soberanista. Por eso ha convocado una “cumbre por la transparencia” para reflexionar sobre la corrupción; pero sólo con la presidenta del Parlament de Cataluña, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, el Fiscal Superior de Cataluña, los síndicos de Cuentas y de Greuges y el director de la Oficina Antifraude, dejando fuera a los partidos políticos. Al mismo tiempo que defendía que los cargos públicos imputados puedan seguir en sus puestos. En referencia directa a la más que probable imputación de Oriol Pujol, secretario general de Convergencia y portavoz del grupo parlamentario de CiU, por la Fiscalía Anticorrupción como cabecilla de la trama de las ITV amañadas. “El “derecho a decidir” es para Mas el “derecho a robar”… sin que “Madrid” actue”

Una cumbre que nace ya bajo sospecha: ¿transparencia contra la corrupción o poner un muro de contención para proteger a CiU? Del 3% y el Palau a las ITV y la mafia rusaAún está por investigar la famosa denuncia de Pascual Maragall: “el problema de CiU se llama 3%”, por el cobro de comisiones del 3% a las constructoras por la adjudicación de obras. Y CiU tiene embargada su sede central por el “caso Palau”, desvío de fondos del Palau de la Música al partido, dinero que a su vez provenía del pago de constructoras con obras públicas.

Pero la cadena de casos de corrupción en la que están implicados altos cargos de CiU por enriquecimiento personal y la financiación ilegal de su partido, sigue aumentando. De las comisiones del 3% y el Palau hemos pasado a los negocios oscuros de la trama de la “familia Pujol”, implicada en el desvío de dinero a cuentas en el extranjero y en el caso de las ITV, y a los lazos entre altos cargos de Convergencia y la mafia rusa.

Según las investigaciones policiales, el ex alcalde de Lloret de Mar, Xavier Crespo, ahora Diputado en el Parlament, estaría implicado en la red de blanqueo de dinero de un grupo de la mafia rusa liderado por Andrei Petrov. Desde el ayuntamiento se habría facilitado el blanqueo de más de 56 millones de euros facilitando obras públicas, licencias, la gestión de locales comerciales, inmobiliarias…

Artur Mas teme, con razón, que la ola de corrupción les arrastre, porque por mucho “derecho a decidir” o “derecho a recibir” que pregonen lo que realmente practican es el “derecho a defraudar, al cobro de comisiones y a repartirse los fondos públicos”.

Esa es la verdadera cara de Mas y el sector de la casta política que representa.

Deja una respuesta