El sufrimiento en España lleva a la protesta

Las reuniones, que comenzaron el domingo cuando un grupo suelto de jóvenes españoles insatisfechos que se hacen llamar “democracia real ya” organizaron manifestaciones en toda España, han aumentado desde entonces en una amorfa proto-revolución conocida como el “movimiento 15 de mayo”.

La última vez que los jóvenes esañoles mostraron un compromiso así fue para oponerse al apoyo del país a la guerra liderada por Estados Unidos en Irak en 2003, cuando el gobierno del PP con José María Aznar dio su apoyo a George W. Bush, entonces presidente de los EEUU. Los políticos españoles, sin saber cómo responder al movimiento, han recurrido a suaves declaraciones de simpatía. Su problema es que algunos manifestantes prominentes no quieren destruir el sistema, sino simplemente reformarlo para dar más representación a los ciudadanos y los partidos pequeños. (FINANCIAL TIMES) DIARIO DEL PUEBLO.- Durante los 90 años siguientes, el PCCh bajo la guía del Marxismo sufrió reveses y sacrificios y pagó caras las lecciones, al tomar como ejemplo la ex Unión Soviética y aplicar el dogmatismo. Sin embargo, el PCCh se ha transformado de débil a fuerte logrando victorias milagrosas una tras otra. Derribó el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático que pesaban como montañas sobre el pueblo chino y fundó la nueva China. Dirigió a la nación china a independizarse en el mundo y a hacerse la segunda del mundo en el PIB. R. Unido. Financial Times El sufrimiento en España lleva a la gente joven a protestar V. Mallet Hasta las primeras protestas en la calle, los políticos españoles seguían un manoseado guión con la esperanza de ser elegidos en las elecciones regionales y municipales de este fin de semana. Los líderes del Partido Socialista acusan al derechista Partido Popular de querer privatizar los activos públicos para premiar a los compinches. El PP acusa a los socialistas, que han gobernado el país desde 2004, del mal manejo de la economía. Se espera que los candidatos del PP hagan grandes ganancias en todo el país a costa de los socialistas, aunque sólo sea porque la izquierda –dirigida por José Luis Rodríguez Zapatero, el primer ministro– ha estado en el poder durante la crisis económica y financiera de Europa de los últimos tres años. Pero los políticos de izquierda y derecha luchan por llegar a un acuerdo con la erupción no programada de una ola de protestas –coordinadas a través de Facebook y Twitter– en la campaña electoral. Las reuniones, que comenzaron el domingo cuando un grupo suelto de jóvenes españoles insatisfechos que se hacen llamar "democracia real ya" organizaron manifestaciones en toda España, han aumentado desde entonces en una amorfa proto-revolución conocida como el "movimiento 15 de mayo". Condenando el dominio del sistema político por los dos principales partidos y pidiendo una reforma electoral, su mensaje es, en efecto, que "ambos son una plaga para nuestro país". Un tema común entre los diversos grupos de manifestantes que acampan ahora en la Puerta del Sol, una plaza en el corazón de Madrid, es la indignación por el nivel de desempleo –que tiene un promedio de casi el 45% entre los jóvenes entre 16 y 29 años de edad, según el Instituto Nacional de Estadística y el 35% según el gobierno. Otras causas reivindicadas en el ambiente de carnaval de la plaza el jueves incluye el feminismo, el anarquismo y el odio a los banqueros. Pero la falta de puestos de trabajo para los graduados y el disgusto por la política de ambos partidos siguen siendo las quejas más importantes. Para muchos españoles, no ha sido una sorpresa que llegaran las manifestaciones de los jóvenes, sino el hecho de que tardaran tanto tiempo en materializarse. "Era incomprensible que con el desempleo de los jóvenes en estos niveles nada hubiera pasado", dice Josep Ramoneda, un columnista político. "Y el bipartidismo es un problema porque las opciones de las personas se ven limitadas. Vamos a ver una cosa terrible el domingo [día de las elecciones]. Muchos candidatos acusados ​​de corrupción no sólo van a ganar, sino que van a ganar con más votos que antes." No está claro si el movimiento popular en ciernes tendrá ningún efecto significativo en las urnas, aunque los primeros indicios son que los socialistas pueden sufrir si los votantes de izquierda más jóvenes cambien su lealtad a partidos marginales, se abstienen o echan a perder su voto. La última vez que los jóvenes españoles mostraron un compromiso así fue para oponerse al apoyo del país a la guerra liderada por Estados Unidos en Irak en 2003, cuando el gobierno del PP con José María Aznar dio su apoyo a George W. Bush, entonces presidente de los EEUU. Zapatero, que fue elegido al año siguiente e inmediatamente retiró las fuerzas españolas de Irak, fue el beneficiario de las pasiones. Pero sus planes de austeridad destinados a combatir la crisis fiscal de España hace tiempo que erosionó su ventaja. "Zapatero parecía entonces un tipo diferente de político", dice el Sr. Ramoneda. "Pero todo eso se ha derrumbado ahora." Los políticos españoles, sin saber cómo responder al movimiento, han recurrido a suaves declaraciones de simpatía. Su problema es que algunos manifestantes prominentes no quieren destruir el sistema, sino simplemente reformarlo para dar más representación a los ciudadanos y los partidos pequeños. Felipe González, ex primer ministro socialista, ha comparado el fenómeno con los levantamientos en el Oriente Medio. "En el mundo árabe, están exigiendo el voto", dice el Sr. González en la televisión española. "Aquí dicen que no vale para nada votar." FINANCIAL TIMES. 19-5-2011 China. Diario del Pueblo ¿Cómo el Partido Comunista de China ha hecho milagros? Chen Zenkhai En los últimos años hemos hecho balances de los logros. En 2008 hicimos un resumen de los éxitos de reforma y apertura y las experiencias de los 30 años anteriores. Y en 2009, en el 60 aniversario de la República Popular China, sintetizamos los excelentes éxitos. El resumen se ha hecho de acuerdo con hechos intachables: todos los logros excelentes, considerados milagros, se deben a la dirección del Partido Comunista de China (PCCh). En 2011, en que el PCCh celebra el 90 aniversario de su fundación, al dar una mirada retrospectiva a la trayectoria de cómo el partido ha hecho los milagros, nos acordamos del término “fantasma”. Con la publicación de la obra “Manifiesto del Partido Comunista” en febrero de 1848, un “fantasma” comenzó a recorrer en Europa. Las obras clásicas son capaces de transmitirse de generación en generación. Lo que Marx no imaginaba es que después de 72 años, en agosto de 1920, este “fantasma” llegó a China. Con la publicación de su edición china. un grupo de jóvenes chinos con clarividencia compraba los folletos a porfía y los divulgaba con entusiasmo. En menos de un año desde entonces, el 23 de julio de 1921, el Partido Comunista de China se fundó en su primer congreso nacional celebrado en Shangai. Durante los 90 años siguientes, el PCCh bajo la guía del Marxismo sufrió reveses y sacrificios y pagó caras las lecciones, al tomar como ejemplo la ex Unión Soviética y aplicar el dogmatismo. Sin embargo, el PCCh se ha transformado de débil a fuerte logrando victorias milagrosas una tras otra. Derribó el imperialismo, el feudalismo y el capitalismo burocrático que pesaban como montañas sobre el pueblo chino y fundó la nueva China. Dirigió a la nación china a independizarse en el mundo y a hacerse la segunda del mundo en el PIB. ¿Cómo el PCCh ha hecho realidad esta gran empresa? Primero, la experiencia más importante consiste en combinar el Marxismo con la realidad china, nacionalizarlo y actuar al tanto del tiempo. La formación del Pensamiento de Mao Zedong, la Teoría de Deng Xiaoping, la importante idea de triple representatividad y el concepto de desarrollo científico constituyen una importante expresión de esa experiencia. Segundo, el principio de tomar al hombre como lo primordial y servir de todo corazón al pueblo ha mantenido siempre joven al partido y lo ha hecho un partido lleno de vitalidad. Hay una escena que tiene conmovida a los chinos: el primero de octubre de 1949, Mao Zedong, en la tribuna presidencial de Tiananmen, agitó la gorra y gritó: “¡Viva el pueblo!”, para responder al saludo de las masas populares en el desfile con motivo de la Fiesta Nacional. Un partido político que mantiene entrañables relaciones con las masas populares goza del pleno apoyo de éstas. Tercero, el PCCh siempre tiene presente el principio de buscar la verdad en los hechos. Su historia ha comprobado que actuando de acuerdo con este principio y trabajando con empeño, el partido ha conquistado la victoria. Estos son los modelos con que el PCCh ha realizado milagros. Durante los 90 años transcurridos, el partido ha recorrido un camino cubierto de espinas y también de flores. Repasemos la historia para hacer resumen de las experiencias y lecciones de los años cargados de acontecimientos impresionantes. La historia sirve de escarmiento para la práctica actual, el mejoramiento de la administración gubernamental y la educación de la gente. DIARIO DEL PUEBLO. 20-5-2011

Deja una respuesta