Historia del Estado de Israel

El sheriff de Oriente Medio (2)

Fue Eisenhower el primero que denominó a Oriente Medio como “el área de mayor importancia estratégica del Mundo”. No se puede entender la existencia del Estado de Israel -ahora que han pasado 60 años desde su creación- sin partir de su colocación en el tablero mundial, y de su papel -absolutamente estratégico para el hegemonismo norteamericano- de gendarme de sus intereses en el Medio Oriente. A continuación, iniciamos un serial donde iremos haciendo un repaso a la Historia del Estado de Israel, época a época, y su relación con el marco internacional y los intereses, en cada momento histórico, de la superpotencia norteamericana.

2. Nacimiento del Estado de Israel y la Guerra Frí­a (1947 – 1949)Ayer vimos cómo el sionismo –como corriente ideológica y olítica- bebe del nacionalismo étnico alemán y cómo el sionismo busca desde su nacimiento que una potencia mundial “apadrine” su proyecto de Estado Judío. La menguante Inglaterra es la que permite la primera inmigración masiva a Palestina, y la que de forma contradictoria –pues tiene que cuidar sus relaciones con los países árabes en su zona de influencia, y también recibe atentados por parte de grupos israelíes cuando trata de regular la llegada de nuevos colonos- va a privilegiar a la Yishuv (la comunidad hebrea). Pero va a EEUU el que después de la II Guerra Mundial va a ver en el proyecto del Estado de Israel un estado gendarme en “el área de mayor importancia estratégica del Mundo” -como después la definirá Eisenhower-, que cierre el paso a la influencia soviética. Y el que va a utilizar toda su influencia diplomática y su predominio sobre las recién creadas Naciones Unidas para provocar los acontecimientos que desembocaran en el nacimiento del Estado de Israel. Después de la II Guerra Mundial, una Gran Bretaña degradada definitivamente al rango de segundo orden, y que no tiene capacidad de mantener su presencia en Oriente Medio, comienza su retirada de Palestina. La tensión crece entre los palestinos y los países árabes, que ven como la corriente sionista dentro de los colonos judíos se ha fortalecido y radicalizado, recurriendo incluso a acciones terroristas contra las tropas británicas. La Asamblea General de las Naciones Unidas (institución creada tras la guerra –como el FMI o el Banco Mundial-, bajo auspicios de Washington) propuso la partición de Palestina en dos estados –uno árabe y otro hebreo-, quedando Jerusalén bajo la administración de la ONU. La resolución, que no tenía carácter de obligatoriedad, tuvo una lectura muy distinta para ambas facciones. La mayoría de los judíos de Palestina se mostraron favorables a esta resolución, pero no así los árabes, que veían cómo una institución extranjera, cediendo a las exigencias sionistas, se permitía partir su país en dos trozos. La resolución de la partición de palestina encendió definidamente la mecha entre palestinos y judíos, y la tensión entre ambas comunidades –ya agudizada en los años de mandato británico- se hizo máxima. Las escaramuzas entre unos y otros aumentaron de forma vertiginosa. Cuando el último de los soldados británicos abandona Palestina, el 14 de mayo de 1948, los activistas sionistas, liderados por Ben-Gurión, proclaman la creación del Estado de Israel. Inmediatamente, Egipto, Siria, Jordania, Irak y el Líbano, que rechazan el plan, atacan a Israel. Las divisiones de los países árabes y el apoyo solapado de las potencias al bando israelí, hizo que contra todo pronóstico ganaran la guerra. El acuerdo de armisticio con los árabes incluía no sólo la creación del Estado judío de Israel, sino la anexión de parte del territorio asignado a los palestinos por la partición de la ONU, produciéndose así el primero –de los muchos que vinieron después- de los grandes éxodos palestinos: más de 700.000 refugiados que en los países vecinos.En la próxima entrega veremos cómo EEUU -y tras él las potencias europeas- se valen del gendarme israelí contra el Egipto independiente de Nasser en la Guerra de Suez

Deja una respuesta