El rechazo alemán agrava la crisis griega

“Pese al llamamiento de Barroso y Sarkozy, en los mercados, el rechazo de Alemania a salir en ayuda de la República Helénica “de forma prematura”, según ha afirmado también hoy el ministro de Exteriores germano, ha sido la excusa ideal para que los inversores renovasen el acoso a su deuda. Además, el temor de los mercados a que Grecia entre en una situación de impago y se vea obligada a renegociar los plazos de vencimiento a corto plazo se ha cebado con los bonos a dos años, en niveles desconocidos hasta la fecha en la eurozona, ya que han llegado a sobrepasar el 13%.”

Por lo que resecta a Portugal, su deuda a 10 años ha seguido avanzando posiciones en su constante ascenso de los últimos días hacía el 5%, cota que ha rebasado con facilidad durante la sesión hasta marcar un 5,12 a la misma hora. El irlandés, por su parte, se encarecía hasta el 4,05%. Además, pese a la reiteradas declaraciones del FMI, el BCE o el propio Gobierno español de que la situación de España no es comparable a Grecia, el acoso de los inversores ha llevado a los bonos del Tesoro a 10 años a situarse por encima del 4% y a su prima de riesgo a rebasar los 100 puntos básicos. En concreto, a las 17.30 la prima de riesgo se iba sobre los 101 puntos, su valor más alto desde mediados de febrero de 2009 (EL PAÍS) EXPANSIÓN.- Alemania vuelve a ser hoy la voz discordante. A pesar de que la Comisión Europea se esfuerza por lanzar un mensaje de unión y de apoyo a Grecia, la canciller alemana, Angel Merkel ha vuelto a plantear hoy sus condiciones: Alemania no prestará dinero al país heleno mientras éste no presente un plan de ajuste que cuente con el beneplácito del FMI. Las palabras de Merkel no han pasado inadvertidas en los mercados: la prima de riesgo de Grecia se ha disparado hasta sus récords (663 puntos básicos), y el interés del bono a dos años por encima del 13%. Además, de nuevo el efecto Grecia se ha dejado sentir en sus países vecinos. El diferencial de la deuda de Italia se eleva a 99 puntos básicos. España va un paso más allá y vuelve a superar los 100 puntos básicos, como en febrero. Y en Portugal el riesgo país se dispara hasta cotas inéditas desde la introducción del euro, 205 puntos básicos. Opinión. El País El rechazo de Alemania a liberar su créditos agrava la crisis griega Alemania ha vuelto a dejar bien claras sus reticencias para liberar de inmediato los créditos previstos en el mecanismo de ayuda a Grecia, lo que ha añadido más leña al fuego de la tragedia griega con sus extensiones en Portugal, Irlanda y España, donde la prima de riesgo frente a la deuda alemana ha vuelto a superar los 100 puntos básicos. "Alemania ayudará, pero primero tienen que darse una serie de condiciones", ha insistido hoy la canciller Angela Merkel en referencia a las medidas de austeridad que está negociando en estos momentos Atenas con el Fondo Monetario Internacional dentro del plan de rescate pactado por la UE. En su opinión, esto "tardará algunos días", ha adelantado la dirigente alemana tras hablar con el director del FMI, Dominique Strauss-Kahn. La fecha límite para que Grecia reciba los fondos es el 19 de mayo, cuando debe pagar 8.500 millones por el vencimiento de su deuda. No obstante, el Fondo confía en que llegarán "a tiempo" pese a que su aprobación por los diferentes países, sobre todo en el caso del Parlamento alemán, puede prorrogarse durante más de dos semanas. Pase lo que pase, Merkel, que se ha mostrado esperanzada sobre los contactos entre Grecia, el Fondo y la UE, ha añadido que la salida del país mediterráneo de la eurozona "en ningún caso es una opción". Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el jefe del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durão Barroso, han reclamado una acción "rápida y resolutiva para acabar con la especulación y asegurar la estabilidad de la zona euro". Pese al llamamiento de Barroso y Sarkozy, en los mercados, el rechazo de Alemania a salir en ayuda de la República Helénica "de forma prematura", según ha afirmado también hoy el ministro de Exteriores germano, ha sido la excusa ideal para que los inversores renovasen el acoso a su deuda. Además, el temor de los mercados a que Grecia entre en una situación de impago y se vea obligada a renegociar los plazos de vencimiento a corto plazo se ha cebado con los bonos a dos años, en niveles desconocidos hasta la fecha en la eurozona, ya que han llegado a sobrepasar el 13%. Una situación parecida han vivido los títulos de deuda que vencen en 2012 de Portugal, España e Irlanda, los estados del euro que, junto a Grecia, presentan una situación fiscal más delicada. El más afectado de los tres volvía a ser el país luso en una señal más de que se perfila como el próximo en recorrer los pasos de la República Helénica. La rentabilidad de sus bonos a dos años se encarecía hasta el 3,63% a las 17.30, con lo que en apenas cinco jornadas ha subido un 1,52%. El irlandés subía un 1,35% hasta el 2,9%, mientras el español hacía lo propio y se situaba ligeramente por debajo del 1,9% a la misma hora frente al 0,87% del bund alemán a dos años. Niveles de récord En los bonos a 10 años, la rentabilidad de los títulos de Grecia ha superado a media jornada por primera vez desde su entrada en el euro la cota psicológica del 9%. Y ha seguido subiendo. A las 17.30 se situaba en el 9,38%, mientras el diferencial frente al bund alemán, que sirve de referencia, se ha disparado. En concreto, la prima de riesgo de Grecia avanzaba hasta los 634 puntos básicos, otro récord desde que el país mediterráneo se integró en la eurozona. Por lo que respecta a Portugal, su deuda a 10 años ha seguido avanzando posiciones en su constante ascenso de los últimos días hacía el 5%, cota que ha rebasado con facilidad durante la sesión hasta marcar un 5,12 a la misma hora. El irlandés, por su parte, se encarecía hasta el 4,05%. Además, pese a la reiteradas declaraciones del FMI, el BCE o el propio Gobierno español de que la situación de España no es comparable a Grecia, el acoso de los inversores ha llevado a los bonos del Tesoro a 10 años a situarse por encima del 4% y a su prima de riesgo a rebasar los 100 puntos básicos. En concreto, a las 17.30 la prima de riesgo se iba sobre los 101 puntos, su valor más alto desde mediados de febrero de 2009 (128). A la vista de lo sucedido, poco han asustado a los mercados las amenazas lanzadas este fin de semana por el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinu, desde Washington, donde ha discutido con el FMI las condiciones y medidas vinculadas al plan de rescate que debe poner en marcha el país durante los próximos tres años. Según ha advertido, los especuladores van a "perder hasta la camisa" si apuestan a que Grecia va a entrar en suspensión de pagos. En su opinión, "más tarde que temprano", Atenas va a disponer del dinero necesario para evitar tener que renegociar los plazos de vencimiento de sus bonos. En la misma línea, Dominque Strauss-Kahn se ha mostrado confiado en que las negociaciones van a acabar "a tiempo" para que el Estado griego afronte sin problemas el pago de los 8.500 millones del 19 de mayo. En otro de los frentes que ha abierto la crisis griega, el político, cada vez es más evidente la falta de sintonía entre los Estados miembros sobre cómo afrontar la situación tras la solicitud del Gobierno de Papandreu. El rechazo de Berlín, que ayer recibió el respaldo de la ministra francesa de Economía, Cristina Lagarde, no gusta sin embargo en Italia. El ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, se ha mostrado hoy preocupado por "la rigidez" de Alemania, donde las elecciones del 9 de mayo en el Estado clave de Renania están haciendo mella en la postura del Ejecutivo de Angela Merkel. Presión de Alemania El ministro alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle, ha refrendado hoy el mensaje lanzado ayer por su colega de Finanzas, Wolfgang Schäuble, quien advirtió de que la eurozona podría rechazar la petición de ayuda griega. "Tenemos que ver consolidación fiscal en Grecia", ha subrayado Westerwelle, quien además ha considerado que "prometer ayuda concreta demasiado pronto sólo tendría como efecto quitar presión a Grecia" ante las medidas que debe afrontar. También en Holanda están dispuestos a retrasar la aprobación del plan hasta que Atenas concrete sus medidas. Dentro del país, la situación tampoco es muy favorable para el Gobierno ante el rechazo social a tener que adoptar más medidas de recorte del gasto. En contra del plan de austeridad, el país abre hoy una semana de huelgas con nuevos paros laborales en el transporte marítimo, vital para las conexiones con las islas, y en la empresa estatal de correos. En concreto, los trabajadores de los transbordadores protestan contra la decisión de liberalizar el mercado de cruceros marítimos en el país helénico y abrirlo a la competencia extranjera. Los paros han dejado a miles de ciudadanos y turistas en tierra. Para mañana, martes, se prevé un corte del servicio de transporte público en Atenas a media mañana en protesta contra el aumento de los impuestos. Por otra parte, el sindicato de trabajadores del sector privado Gsee ha convocado a una nueva huelga de 24 horas esta semana en protesta por los cambios en el sistema de la seguridad social, que aún no han sido aprobados pero que el Ejecutivo quiere anunciar en breve y que incluyen retrasar la edad de jubilación Rogoff advierte de que el rescate de Grecia no va a ser el último La situación de Grecia podría extenderse a los países con una situación fiscal más delicada, por lo que no hay que descartar nuevas operaciones de rescate del FMI en la eurozona en los próximos dos o tres años, según la opinión del profesor de la Universidad de Harvard y ex economista jefe del FMI Kenneth Rogoff. "Europa tiene mucho en juego ahora que busca evitar un contagio", ha dicho Rogoff, que en 2008 pronosticó la caída de algunos bancos estadounidenses grandes antes del colapso de Lehman Brothers Holdings. Además, ha aventurado que Grecia necesitará más dinero del FMI que los 15.000 millones en créditos que le ofrece dentro del plan de rescate con la UE, según declaraciones a Bloomberg recogidas por medios financieros. En el caso de España, Rogoff, que ha sido coautor de estudios sobre la crisis y la deuda soberana, ha explicado que un rescate de este país sería mucho mayor que el de Grecia porque su economía es cuatro veces más grande. Aunque la deuda de España en porcentaje del PIB es del 53,2%, frente al 115,1% del Estado griego, en términos absolutos asciende a más de 560.000 millones de euros, lo que más que duplica la de Grecia. Irlanda, por su parte, tiene una deuda de 105.000 millones de euros, o el 64% del PIB, mientras que la de Portugal es de 126.000 millones, equivalente al 76,8% del PIB. El Ibex se queda fuera de las fuertes ganancias en Europa El eventual contagio de la crisis griega a los países más débiles de la eurozona como Portugal, Irlanda y España ha acabado con las fuertes ganancias con las que ha abierto el selectivo español, aunque no han sido suficientes para que el Ibex cerrase en rojo. Frente a las ganancias superiores al 1% que han registrado París o Francfort al prorrogar las subidas del viernes, la Bolsa española ha ganado al final de la jornada un 0,19% y se quedaba al borde de los 11.000 puntos (10.939). Por su parte, el parqué de Atenas, cuya capitalización bursátil apenas supera en 1.000 milliones de euros al BBVA o la mitad de Telefónica, ha caído un 2,65%. Más ha sufrido el parqué luso, cuyo selectivo PSI ha cedido un 3,17%. En Irlanda, la Bolsa sí ha logrado avanzar un 0,97%, en línea con el TSE londinense, que lo ha hecho en un 0,62%. EL PAÍS. 26-4-2010 Opinión. Expansión La división europea por el plan de rescate dispara el riesgo de la deuda de Grecia Y Portugal Alemania vuelve a ser hoy la voz discordante. A pesar de que la Comisión Europea se esfuerza por lanzar un mensaje de unión y de apoyo a Grecia, la canciller alemana, Angel Merkel ha vuelto a plantear hoy sus condiciones: Alemania no prestará dinero al país heleno mientras éste no presente un plan de ajuste que cuente con el beneplácito del FMI. Las palabras de Merkel no han pasado inadvertidas en los mercados: la prima de riesgo de Grecia se ha disparado hasta sus récords (663 puntos básicos), y el interés del bono a dos años por encima del 13%. Además, de nuevo el efecto Grecia se ha dejado sentir en sus países vecinos. El diferencial de la deuda de Italia se eleva a 99 puntos básicos. España va un paso más allá y vuelve a superar los 100 puntos básicos, como en febrero. Y en Portugal el riesgo país se dispara hasta cotas inéditas desde la introducción del euro, 205 puntos básicos. A mitad de jornada, los costes de financiación de las economías periféricas se están disparando. El bono a dos años portugués se encarece entre un 30% y un 60%, al pasar del 2,95% del viernes a un máximo hoy del 4,7%. La deuda a 2 años griega sigue por encima del 13%, mientras que la de 5 años, roza el 11%. En España, el bono a 2 años cotiza con un rendimiento del 1,6%, un 11% por encima del cierre del viernes. Por su parte, la rentabilidad de las obligaciones a 5 y 10 años ha llegado a superar el 3% y el 4%, respectivamente. El detonante de esta respuesta en los mercados ha sido la división de opiniones en el seno de la eurozona sobre el rescate griego, principalmente protagonizado por Alemania. Merkel ha vuelto matizar hoy que Alemania está dispuesta a hacer su aporte para ayudar a Grecia, pero subrayó que primero tienen que darse las condiciones para ello, entre las que destacó la presentación de un plan de ajuste de Atenas, que debe ser aprobado por el FMI. "Alemania ayudará, pero primero tienen que darse las condiciones. Eso tardará algunos días", dijo Merkel en una breve comparecencia ante la prensa. Merkel hizo esa declaración tras hablar por teléfono con el director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn."Lo importante es que Grecia recupere la confianza de los mercados y la competitividad y para ello se necesita el plan de ajuste del FMI", agregó. Cuando el plan de ajuste se presente y se conozcan las cifras exactas, entonces se podrá negociar la ayuda a Grecia, explicó Merkel. También hoy ha arrojado cierta incertidumbre el discurso del presidente del Bundesbank (Banco Central alemán) y miembro del consejo del Banco Central Europeo (BCE), Axel Weber, quien ha cuestionado las ayudas del Fondo Monetario Internacional (FMI) previstas para Grecia.Los créditos para financiar deudas públicas en la propia moneda es "como mínimo, una interpretación muy amplia de las normas del FMI", ha indicado Weber en una entrevista concedida al diario ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’ (FAZ). "Es problemático que el FMI sea activo fuera de la financiación de déficit comerciales en moneda extranjera", ha señalado Weber, quien considera que "esto tiene una validez general, no sólo afecta al caso de Grecia. Tenemos que hablar sobre el enfoque del FMI y su mandato principal". Algunos analistas consideran que el problema en Alemania es que el rescate griego ha entrado de lleno en la campaña de las elecciones regionales del próximo 9 de mayo. Este contexto y, por tanto, la necesidad de justificar ante el electorado un préstamo a Grecia explicarían las fuertes exigencias del Ejecutivo germano. Ante las suspicacias manifestadas por los responsables alemanes, el jefe de Estado francés, Nicolas Sarkozy, y el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, advirtieron hoy de que corre prisa actuar frente a la especulación contra Grecia, que sigue disparada ante las disonancias dentro de la zona euro sobre cómo concretar el plan de salvamento. Sarkozy y Durao Barroso subrayaron "la necesidad de una acción rápida y resuelta contra la especulación contra Grecia para asegurar la estabilidad de la zona euro". Mensaje de unión La Comisión Europea aseguró hoy que hay un "frente común sin disensiones" entre los países de la eurozona sobre la ayuda financiera para rescatar a Grecia de su crisis. El Ejecutivo comunitario no ve contradicciones entre las declaraciones de los ministros de Economía de la eurozona pese a que países como Italia o España se han mostrado mucho más favorables a la solicitud griega que Berlín y París. "Hay un frente común sin disensiones sobre la situación en Grecia y la forma de actuar", dijo el portavoz de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj. Y recordó que el pasado viernes la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el presidente del Eurogrupo, Jean Claude Trichet, publicaron una declaración conjunta en la que "toman nota" de la petición de Grecia de activar el mecanismo y recuerdan que cualquier asistencia financiera se basará en el programa de ajuste que están negociando en Atenas funcionarios de la Comisión, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI). EXPANSIÓN. 26-4-2010

Deja una respuesta