El prisionero español

“Lo sorprendente de España, desde una perspectiva estadounidense, es cuanto se parece su historia económica a la nuestra. Pero a diferencia de América, España está al borde de una crisis de la deuda. El gobierno de EEUU no está teniendo problemas para financiar su déficit, con tasas de interés sobre la deuda federal a largo plazo de menos del 3 por ciento. España, por el contrario, ha visto cómo se dispara el coste de su deuda en las últimas semanas, debido a los crecientes temores de un incumplimiento futuro. ¿Por qué España tiene tantos problemas? En una palabra, es el euro.”

¿Y ahora qué? Si Esaña tuviera todavía su propia moneda, como Estados Unidos podría haber dejado caer la moneda, con lo que su industria sería competitiva de nuevo. Pero con España en el euro, esa opción no está disponible. En su lugar, España debe lograr una "devaluación interna": tiene que recortar los salarios y los precios hasta que sus costos están alineados con los de sus vecinos. Y la devaluación interna es un asunto feo. Todo esto significa para España una perspectiva económicas muy pobre en los próximos años. (THE NEW YORK TIMES) DER SPIEGEL.- Más de 1.700 de los documentos recién liberados se originaron en la Embajada de EEUU en Berlín, y muchos de ellos no son menos corteses con los políticos alemanes de lo que lo son con Berlusconi. De la canciller alemana, Angela Merkel, se dice que tiene "aversión al riesgo y es creativa en raras ocasiones." También, uno de los despachos de Berlín pone de manifiesto, que "parece dudosa, a veces" en sus relaciones con Obama. Al ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, se le describe en un cable del 18 de septiembre de 2009 como de poca sustancia, que carece de "seriedad", vanidoso, arrogante, crítico de EEUU y "demasiado oportunista para ser fiable como ministro de Relaciones Exteriores". Uno de los despachos dice de él que es un "enigma" que se enfrenta a un "proceso de aprendizaje" en materia de política exterior. EEUU. The New York Times El prisionero español Paul Krugman Lo mejor de Irlanda ahora es los poco que son. Por sí misma, Irlanda no puede hacer mucho daño a las perspectivas de Europa. Lo mismo puede decirse de Grecia y de Portugal, que es ampliamente considerado como la potencial pieza de dominó siguiente. Pero luego está España. Los otros son las tapas, España es el plato principal. España fue uno de los adoptantes más entusiastas de la adopción del euro en 1999, cuando la moneda fue introducida. Y por un tiempo las cosas parecieron ir viento en popa: los fondos europeos se vertieron sobre España, potenciando el gasto del sector privado, y la economía española experimentó un rápido crecimiento. Durante los años buenos, por cierto, el gobierno español pareció ser un modelo de responsabilidad fiscal y financiera: a diferencia de Grecia, que maquilló los excesos presupuestarios, y a diferencia de Irlanda, que se esforzó (aunque con sólo éxito parcial) en regular sus bancos. A finales de 2007 la deuda pública de España, como parte de PIB, era sólo la mitad de alta que la de Alemania, e incluso ahora sus bancos no están de ninguna manera tan mal como en Irlanda. Pero los problemas se estaban desarrollando bajo la superficie. Durante el auge, los precios y los salarios crecieron más rápidamente en España que en el resto de Europa, ayudando a alimentar un gran déficit comercial. Y cuando estalló la burbuja, la industria española se encontró con unos gastos que la hacen poco competitiva con las de otras naciones. ¿Y ahora qué? Si España tuviera todavía su propia moneda, como Estados Unidos –o como Gran Bretaña, que comparte algunas de sus mismas características– podría haber dejado caer la moneda, con lo que su industria sería competitiva de nuevo. Pero con España en el euro, esa opción no está disponible. En su lugar, España debe lograr una "devaluación interna": tiene que recortar los salarios y los precios hasta que sus costos están alineados con los de sus vecinos. Y la devaluación interna es un asunto feo. Por un lado, es lenta: normalmente se necesitan años de alto desempleo para empujar los salarios hacia abajo. Más allá de eso, una caída de los salarios significa una caída de los ingresos, mientras que la deuda sigue siendo la mismo. Así, la devaluación interna empeora los problemas de deuda del sector privado. Todo esto significa para España una perspectiva económicas muy pobre en los próximos años. La recuperación de Estados Unidos ha sido decepcionante, especialmente en términos de puestos de trabajo – pero al menos hemos visto un cierto crecimiento, el PIB real está regresando más o menos a su punto más alto de antes de la crisis, y podemos esperar razonablemente que el crecimiento futuro ayude a poner nuestro déficit bajo control. España, por el contrario, no se ha recuperado del todo. Y la falta de recuperación se traduce en temores sobre el futuro fiscal de España. ¿España debería tratar de salir de esta trampa dejando el euro, y restableciendo su propia moneda? ¿Lo hará? La respuesta a ambas preguntas es, probablemente no. España estaría mejor ahora si nunca hubiera adoptado el euro, pero si tratara de dejarlo crearía una enorme crisis bancaria, ya que los depositantes se apresurarían a trasladar su dinero a otra parte. A menos que haya una crisis bancaria catastrófica de todos modos –lo cual parece verosímil para Grecia y cada vez más posible en Irlanda, pero poco probable, aunque no imposible, para España– es difícil ver a cualquier gobierno español tomar el riesgo de "des-eurozonizarse". Así que España es en realidad un prisionero del euro, que lo ha dejado sin ninguna opción buena. La buena noticia para Estados Unidos es que no estamos en esa especie de trampa: todavía tenemos nuestra propia moneda, con toda la flexibilidad que ello implica. Por cierto, también lo tiene Gran Bretaña, cuyo déficit y deuda son comparables a las de España, pero a la que los inversores no ven como un riesgo de impago. La mala noticia para Estados Unidos es que una facción política de gran alcance está tratando de encadenar a la Reserva Federal, ella quiere, en efecto, eliminar la gran ventaja que tenemos sobre los sufridos españoles. Los ataques republicanos contra la Fed –exigiendo que deje de tratar de promover la recuperación económica y se centre en mantener la fortaleza del dólar y la lucha contra los riesgos imaginarios de inflación– equivalen a pedirnos que voluntariamente nos encerremos en el centro penitenciario español. Esperemos que la Fed no escuche. Las cosas en Estados Unidos están mal, pero podrían estar mucho peor. Y si la facción de la moneda fuerte se sale con la suya, lo serán. THE NEW YORK TIMES. 28-11-2010 Alemania. Der Spiegel Reacciones mundiales a las masivas filtraciones diplomáticas El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, representado como un juerguista frívolo en los cables del Departamento de Estado de EEUU divulgados por WikiLeaks el domingo, "soltó una buena carcajada" al enterarse de las revelaciones. Otros no son tan optimistas. Un representante de EEUU quiere que se califique a la plataforma de Internet como una organización terrorista. Los despachos de Roma son apenas superficiales. Un cable del 9 de junio de 2009 describe al primer ministro italiano Silvio Berlusconi como "irresponsable, frívolo e ineficaz como líder europeo moderno". El cable dice que tiene una "confianza desmesurada en sí mismo" que "le hace tener oídos sordos a las opiniones disidentes" (…) Las valoraciones sobre la cabeza del gobierno italiano provienen de los más de 250.000 cables diplomáticos de EEUU obtenidos por Wikileaks, muchos de los cuales fueron puestos a disposición del público en la noche del domingo (…) Hay varios líderes mundiales que son particularmente criticados, entre ellos Berlusconi. Al que se describe como "física y políticamente débil" en los despachos, que también dejan claro que el Departamento de Estado de EEUU, bajo la dirección de Hillary Clinton, estaba ansioso por saber si había algo de verdad en los rumores de que Berlusconi y su buen amigo, el primer ministro ruso Vladimir Putin, se unieron para perseguir intereses privados en negocios conjuntos, algo que ambos niegan con vehemencia. Pero de acuerdo con un informe de la agencia de noticias italiana ANSA del domingo, Berlusconi no se mostró especialmente preocupado por los informes. "Soltó una gran carcajada" al conocer los informes, según la agencia ANSA, citando fuentes confidenciales cercanas a Berlusconi. Otros en su gobierno, sin embargo, no eran tan optimistas. El canciller italiano, Franco Frattini, calificó las filtraciones como "el 11-S de la diplomacia mundial." La evaluación de Frattini parece ser compartido por los EEUU. La Casa Blanca condenó el lanzamiento de los documentos WikiLeaks poco después de hacerse públicos, diciendo que "estas revelaciones ponen en riesgo a nuestros diplomáticos, a profesionales de inteligencia y a personas en todo el mundo que vienen a los Estados Unidos para ser ayudados en la promoción de la democracia y de un gobierno abierto". Incluso antes de que los despachos se hicieran públicos, EEUU comenzó a ponerse en contacto con gobiernos extranjeros en un esfuerzo de control de daños. ¿Wikileaks como organización terrorista? El representante de EEUU Peter King, republicano de Nueva York y el presidente entrante del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara, han solicitado a la administración del presidente de EEUU Barack Obama que "determine si WikiLeaks podría ser designada una organización terrorista extranjera", según el sitio web CNET News . "WikiLeaks parece cumplir los criterios legales", escribió King en una carta a Clinton. "WikiLeaks representa un peligro claro e inminente para la seguridad nacional de los Estados Unidos". El senador Joseph Lieberman, quien preside el Comité de Seguridad Nacional del Senado, también ha pedido que Wikileaks se cierre. "Mediante la difusión de estos materiales, Wikileaks está poniendo en riesgo la vida y la libertad de innumerables estadounidenses y no estadounidenses en todo el mundo. Es una acción escandalosa, temeraria y despreciable." Más de 1.700 de los documentos recién liberados se originaron en la Embajada de EEUU en Berlín, y muchos de ellos no son menos corteses con los políticos alemanes de lo que lo son con Berlusconi. De la canciller alemana, Angela Merkel, se dice que tiene "aversión al riesgo y es creativa en raras ocasiones." También, uno de los despachos de Berlín pone de manifiesto, que "parece dudosa, a veces" en sus relaciones con Obama. Al ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, se le describe en un cable del 18 de septiembre de 2009 como de poca sustancia, que carece de "seriedad", vanidoso, arrogante, crítico de EEUU y "demasiado oportunista para ser fiable como ministro de Relaciones Exteriores". Uno de los despachos dice de él que es un "enigma" que se enfrenta a un "proceso de aprendizaje" en materia de política exterior. El gobernador de Baviera, Horst Seehofer, jefe de la Unión Social Cristiana, el partido hermano de los demócratas cristianos de Merkel, es visto como "sólo superficialmente conocedor de la política exterior" y de estar "mal informados acerca de cosas básicas". Un cable anota que tiene "instinto natural para pronunciar declaraciones populistas". Al alemán Dirk Niebel ministro de Desarrollo del pro empresarial Partido Democrático Libre (FDP), socios menores de la coalición de Merkel, se le califica como una "opción inverosímil" para el cargo y "no se considera un experto en ayuda al desarrollo." De hecho, es el partido FDP de Niebel y del ministro de Relaciones Exteriores Westerwelle, el que podría llegar a tener más que temer en Alemania de las revelaciones Wikileaks. Cables de Berlín inmediatamente después de las elecciones parlamentarias en Alemania de septiembre 2009 deja claro que el embajador de EEUU, Philip Murphy, se mantuvo bien informado acerca de las negociaciones en curso para formar un gobierno de coalición entre la CDU de Merkel y el FDP de Westerwelle. La fuente es acusada de tomar notas para el FDP durante las negociaciones – notas que luego pasaron a los norteamericanos a medida que los debates avanzaban. En la noche del domingo, Niebel dijo: "considero las acusaciones francamente ridículas". Niebel estaba invitado en un programa de entrevistas de la cadena de televisión pública alemana ARD. "Pongo en duda que haya un informante". También dijo que no esperaba que las relaciones entre Alemania y EEUU se verían perjudicadas por la publicación de los despachos. Sin embargo, agregó que "uno tendrá que pensar mucho más cuanto se sincera al hablar y con quién." El ex embajador de EEUU en Alemania, John Kornblum, dijo que "una de las razones por la que a los diplomáticos les gusta trabajar en Alemania es que los alemanes son muy comunicativos. Uno puede realmente llegar a saber lo que quiere. Sólo tienes que ser un poco amistoso". Westerwelle también expresó dudas de que hubiera un informante del FDP que hubiera pasado información a lo largo de las negociaciones de coalición al embajador de EEUU. "No creo en esta historia tal como se ha presentado," dijo a los periodistas el lunes. "Sólo porque lo diga allí, no quiere decir que sea cierto." Westerwelle también dijo que no consideraba que los "chismes y habladurías" de los políticos europeos sean particularmente relevantes. Dijo estar más preocupado por los peligros potenciales para la seguridad por la publicación de los documentos. Ruprecht Polenz, miembro de la CDU de Merkel y presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores en el Parlamento federal alemán, dijo: "Yo creo que el daño es considerable". Los EEUU, dijo, ahora deben tranquilizar a los aliados que pueden ser confiables. "De lo contrario, los socios no podremos seguir siendo abiertos con ellos". Pero el portavoz de la Canciller Merkel, Steffen Seibert, ha contrarrestado ese punto de vista, diciendo que nada cambiará en las relaciones entre Alemania y EEUU – la amistad es "sólida y firme", dijo el lunes. El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble –que los despachos dejan claro que es muy respetado entre los diplomáticos de EEUU–, dijo que la publicación de los despachos ha sido "mala y poco apetecible" (…) DER SPIEGEL. 29-11-2010

Deja una respuesta