El paraí­so en la Tierra

Catalunya es la comunidad autónoma con mayor número de ricos, ya que concentra a un total de 27 personas que representan una riqueza global de 32.475 millones, según la nueva edición de la lista Forbes 2016 de las grandes fortunas.

Artur Mas y ahora Puigdemont no cejan de llamar a aplazar todas las reivindicaciones sectoriales, todas las demandas de las clases populares, en aras de un supuesto sublime interés común de la independencia, y ya luego, una vez conseguida, alcanzado el paraíso, todo el mundo podrá coger el fruto del árbol… Pero la realidad es que para las grandes fortunas sí han atendido sus intereses inmediatos. Cataluña no ha sido una de las cinco comunidades que subieron el Impuesto sobre la Renta a los ingresos de más de 100.000 euros en 2016 (Aragón, Baleares, Cantabria, Navarra y Galicia). Y el impuesto de sucesiones es de los más bajos en España. Muy al contrario, las rentas medias y bajas de Cataluña son las que más IRPF pagan. Un sueldo de 20.000 euros abona 207 euros más si vive en Barcelona que si reside en la capital (datos del informe XV Panorama de la Fiscalidad Autonómica). Cataluña es la comunidad de régimen común con un IRPF más alto para los que menos ganan –hasta 45.000 euros–, y también es la comunidad que más impuestos propios añade (14).

Los catalanes más ricos en el ránking de Forbes

1. Isak Andic, fundador de Mango. Tiene un capital de 3.800 millones.

2. La familia Carulla, propietaria de Agrolimen y Gallina Blanca, 1.950 millones.

3. Antonio y Jorge Gallardo. Almirall y Landon (1.950 millones).

4. Familia Lara Bosch. Planeta y Antena 3 (1.800 millones).

5. Familia Serra Farré, Catalana Occidente (1.700 millones).

6. Sol Daurella Comadrán y familia, Coca-Cola Iberian (1.600 millones).

7. Víctor Grífols Roura y familia, Grifols (1.400 millones).

8. Familia Puig Planas, Puig (1.200 millones).

9. Ricardo Portabella Peralta, Danone (1.050 millones).

10. Carmen Thyssen Bornemisza (900 millones).

Si los ricos cada vez son más ricos, y las rentas medias y bajas cada vez ganan menos y pagan más, la ecuación está servida: La pobreza en Catalunya es cada vez más severa y la sociedad es cada vez más desigual, como certificó el informe de la federación de Entidades Catalanas de Acción Social. La población catalana en situación de pobreza extrema -con ingresos inferiores al 40% de la renta media- son ya el 11,7 %. El aumento de las desigualdades sociales en Catalunya es más acusado que en la media de España y es el mayor de Europa, según la comparación de datos realizada entre 30 países. El 20 % de la población con un nivel económico más alto gana 6,5 veces más que el 20% la población con un nivel económico más bajo en 2014 (en 2009 eran 5,6 veces más). Otro informe, de la Fundació Jaume Bofill, referido al período 2008-2012 ya concluía que en Cataluña hay un descenso social, que afecta a más de un millón de ciudadanos. “Son cifras descomunales que evidencian la onda expansiva de destrucción y desposesión generada por la crisis”, destaca el estudio. La situación se agrava más por la extensión de la precarización y los bajos salarios. Desde 2012, por primera vez, la tasa de descenso social fue superior a la del ascenso. Los sociólogos autores del informe afirmaron que “se abre una nueva etapa de desigualdad regresiva e imprevisible de remontar”.

Vaya faena que le ha hecho la revista Forbes al president Puigdemont: ahora resulta que en Cataluña hay clases sociales, y que la política de la anterior Covergencia (ahora Pdecat), ha contribuído al mayor abismo social de España y el que más crece en Europa.

Deja una respuesta