El nuevo Papa ¿de Roma?

El Papa Francisco: de la visita a Cuba al reconocimiento del Estado palestino

Aparece y provoca un sinfí­n de reacciones cada vez más llamativas. Es el primero nacido fuera de Europa en 1300 años.

Recibió este sábado al Presidente del Estado de Palestina, Mahmud Abás en un acto más que simbólico con el reconocimiento de Palestina en el escenario político internacional. Además su último movimiento hacia el mundo hispano en El Salvador ha sido la beatificación de Monseñor Romero, cuyo rasgo fue la lucha por la justicia social, con la que se ganó el apoyo de los sectores populares organizados y no organizados así como el odio y rechazo de los sectores derechistas de la iglesia, la oligarquía, fuerzas armadas e imperialismo estadounidense. “Yo denuncio, sobre todo, la absolutización de la riqueza. Este es el gran mal de El Salvador: la riqueza la propiedad privada, como un absoluto intocable. ¡Y ay del que toque ese alambre de alta tensión! Se quema…” Monseñor Romero, Homilía de 1979.

“El Vaticano tiende la mano a un mundo hispano que gana peso en el mundo”

Históricamente la baraja de cartas que la Iglesia Católica emplea ha sido muy diversa, variopinta y de todos los estilos y colores. Un desfile de reyes de la baraja religiosa al sol que más caliente. Provoca a la vez un creciente murmullo de desaprobaciones entre los sectores más conservadores de la Iglesia. Visitará Cuba en su gira por América Latina, sin escatimar: Ecuador, Bolivia, Paraguay. Sostendrá diálogos con educadores y organizaciones sociales, entre ellas indígenas, durante su visita a Ecuador en julio. En 2016 visitará Chile, Argentina y Uruguay. No es sólo el actual papel de apoyo a Cuba, siguiendo la estela de Juan Pablo II, frente al bloqueo norteamericano. En cuanto al mundo hispano ha simpatizado repetidamente o tendido la mano a una serie de gobiernos que han emprendido un camino por la independencia y soberanía política frente a los designios norteamericanos.

Hay que seguirle la pista

Su actitud en determinados asuntos sigue levantando oleadas de admiración entre propios y extraños. Sobre Venezuela, Colombia, Bolivia o Argentina. Ha manifestado una orientación favorable hacia los gobiernos hispanos con una firme política opuesta a las imposiciones de Washington levantando elogios de los respectivos dirigentes. Su reacción es muy positiva. Aún más, ante un momento en el que EEUU aumenta y redobla su ofensiva contra esos gobiernos antihegemonistas. Una actitud y orientación diferentes a lo conocido hasta ahora. Y en lo general buena. Ante la apuesta estadounidense de desestabilización en la región, su actitud sorprende por positiva y preocupa al Tío Sam. Hacia los países en que los candidatos made in USA se ven derrotados en las urnas interviene ya sea levantando falsas revoluciones de colores como en Brasil o con Venezuela calificándola de amenaza para la seguridad y desatando intensas campañas de descrédito desde los monopolios de la información contra gobiernos electos, las posturas del nuevo papa están mostrando un “juego de cintura” político y diplomático que, de momento y con toda la cautela posible, despierta en dichas cuestiones severas simpatías comparado con los anteriores pontífices. Al papa Francisco hay que seguirle la pista.

Deja una respuesta