Zapatero amplí­a la edad de jubilación a los 67 años y recorta las pensiones

El mayor ataque jamás visto

Ni siquiera Franco se habí­a atrevido a tanto. Zapatero pasará a la historia por ser el gobernante que se atrevió a ampliar la edad de jubilación más allá de los 65 años. Gracias a la “polí­tica social” de Zapatero, nos veremos obligados a entregar dos años más de nuestras vidas a la gran banca y los monopolios. Y cuando, por fin, podamos jubilarnos a los 67 años, veremos como nuestra pensión se reduce entre un 10% y un 30%.

Zaatero acudió al Foro de Davos, el sancta sanctorum del gran capital mundial, para asegurar que “España es un país serio y cumplirá sus compromisos”.Era un mensaje al capital financiero europeo, que exige la inmediata aplicación de draconianos recortes sociales.En primera fila, Ana Patricia Botín, heredera del imperio Santander, escuchaba satisfecha las declaraciones de Zapatero.Al día siguiente, el gobierno –para asegurar los beneficios de la gran banca española y los intereses del capital financiero franco-alemán- anunciaba un histórico tijeretazo a las pensiones.La fórmula de Zapatero es muy simple: trabajaremos más y cobraremos menos.La cifra mítica de los 65 años, que data de 1919, ha sido derruida. Deberemos trabajar hasta los 67 para poder cobrar la pensión. Los números dejan al descubierto las mentiras del gobierno, que intenta hacernos tragar con la rebaja aduciendo que “es necesaria para evitar la quiebra de las pensiones en el futuro”.Al retrasar dos años la edad de jubilación, la Seguridad Social se “ahorrará” entre 6.000 y 10.000 euros… un 3,5% del total del rescate bancario, y bastante menos que las subvenciones concedidas a las grandes eléctricas.Lo que quieren son dos años para estrujar nuestra fuerza de trabajo, para producir más plusvalía que agigante las cuentas de resultados de bancos y monopolios.Pero esta es sólo la espectacular puerta hacia un severo recorte de las pensiones.El gobierno pretende aumentar el cómputo de años que cuentan a la hora de calcular las pensiones. Actualmente son quince, la propuesta propone aumentarlo hasta 20 ó 25… y algunos voceros del capital financiero exigen ampliarlo hasta toda la vida laboral.Un informe de la consultora Labour Asociados demuestra que un aumento de 10 años en el cómputo de la jubilación, reduciría la cuantía de la pensión un 10%. Pero si se extiende el plazo a toda la vida laboral, estamos hablando de un recorte superior al 30%.¿Imagina lo que puede pasar si las míseras pensiones actuales se redujeran de golpe en un tercio de su valor? ¿Cuántos millones de pensionistas caerían en una aberrante pobreza?Y los objetivos de esta reforma van todavía más allá.Se pretende ampliar el cómputo de años trabajados necesarios para poder percibir una pensión contributiva. SI tenemos en cuenta el alto índice de paro juvenil, y la elevadísima temporalidad, una buena parte de las nuevas generaciones no van a poder completar el cupo, y se verán condenados a percibir una mísera pensión no contributiva.La guinda macabra la pone el intento de suprimir las pensiones de viudedad –en casos e “convivencias cortas sin hijos”-. Un ingreso del cual depende el nivel de vida de muchas de nuestras abuelas en sus últimos años.Pero no hay límite alguno para la tijera cuando están en juego los beneficios de la banca.

Deja una respuesta