A fondo

El fantasma de la reforma laboral

Rebajarlos y seguir extendiendo la rebaja salarial al conjunto de los trabajadores. Ese es uno de los objetivos clave de este gobierno. Rajoy aseguró en su investidura que no renunciarí­a a la reforma laboral, instrumento fundamental de la rebaja salarial.

¿Qué quieren hacer con los salarios?

Rebajarlos y seguir extendiendo la rebaja salarial al conjunto de los trabajadores. Ese es uno de los objetivos clave de este gobierno. Rajoy aseguró en su investidura que no renunciaría a la reforma laboral, instrumento fundamental de la rebaja salarial.

* Cambiar empleo por rebaja salarial. De cada diez empleos nuevos que se crean sólo 1 es indefinido y los otros 9 son temporales. Y de ellos el 95,5% son a tiempo parcial.

La duración media de los contratos temporales ha caído hasta los 58 días, se ha reducido en 30 días en los últimos ocho años. Y uno de cada cuatro dura 7 días o menos. Y según la EPA la contratación temporal y a tiempo parcial afecta fundamentalmente a los jóvenes menores de 30 años, que concentran el 58% de ese tipo de contratos.

Este es el mercado laboral que está creando Rajoy y su reforma laboral: reducen el paro a costa de generalizar los contratos precarios y la rebaja salarial.

* Seguir abaratando los salarios. Primero con los “contratos basura” por horas: afectan a 3,5 millones de trabajadores que cobran menos de 350 euros al mes, y que en los últimos años han crecido en más de medio millón. Estos trabajadores salen de las listas del paro oficiales pero no se pueden considerar puestos de trabajo reales. Son trabajo invisible.

Segundo, sustituyendo el empleo fijo y estable con salarios más altos por contratos temporales con una rebaja salarial media del 36,6%. Así se deduce de la Encuesta de Estructura Salarial publicada por el INE, reconocido por un estudio del Banco de España: los trabajadores que se envían al paro y vuelven a ser contratados lo hacen con salarios recortados ese 36,6% de media.

Tercero, aplicando la flexibilidad laboral en el interior de la empresa y eliminado los derechos laborales adquiridos. La reforma laboral ha dejado las manos libres al empresario para que aplique a discreción la flexibilidad laboral: modificando la jornada laboral, horarios laborales, periodos de producción y vacaciones o eliminando timpo de descanso y “bocadillo”; con lo que no se pagan horas extras ni pluses por peligrosidad, nocturnidad ni festivos.

Casi el 60% de las horas extras no se pagan. Cada semana se roban 4 millones de horas extra a los trabajadores.

* Quitar del horizonte de cualquier nuevo trabajador la esperanza de estabilidad laboral. Bajo el chantaje de que “hay crisis” y la amenaza de “hay 4,5 millones de parados esperando” se obliga a los trabajadores a aceptar cualquier tipo de trabajo, en las condiciones que sean y con salario reducido, independientemente de la cualificación. Tanto para los nuevos trabajadores jóvenes que se incorporan como para los que vienen del paro. Hoy miles de jóvenes tienen que eliminar de sus currículos parte de su cualificación profesional o doctoral para que les contraten.

* Rebajar el poder adquisitivo de los salarios. Hoy los salarios han perdido, en los últimos siete años, más del 25% de su poder adquisitivo. A la rebaja en las nóminas hay que sumar la pérdida de poder adquisitivo por la escandalosa subida de los precios de los servicios básicos (luz, agua, transporte…) impuestos por los monopolios que controlan la energía y los servicios. El más escandaloso la subida de un 80% del recibo de la luz en los últimos años.

¿Quién se lleva el dinero de la rebaja salarial?

Las grandes empresas, la banca, los monopolios y las multinacionales que fabrican aquí para exportación son los grandes beneficiados de la reforma laboral y los bajos salarios.

Empezando por los propios altos ejecutivos de esas grandes empresas que se asignan salarios, bonos y pensiones millonarias y reparten miles de millones en beneficios a sus principales accionistas. Los altos ejecutivos de las empresas del Ibex-35 aumentaron en 2015 sus retribuciones salariales hasta 600.000 euros de media, 37 veces el salario más frecuente. En 2015 las empresas cotizadas del IBEX-35 repartieron 4.300 millones de euros entre sus principales accionistas, las eléctricas las que más, encabezadas por Iberdrola (casi 800 millones).

Son ellos principalmente los que se están beneficiando de todos los mecanismos de la reforma laboral para llevar adelante sus ajustes de platillas y sustituir empleos estables y con altos salarios por empleo temporal con salarios hasta 30, 40 y 50% más bajos.

Son los grandes quienes se descuelgan de los convenios sectoriales y firman convenios de empresa para imponer las condiciones de jornadas, vacaciones, horas extras o festivos que no pagan por “necesidades de la producción”.

O aplican los ERE, despidos colectivos, para que el Estado asuma una gran parte de los costes del despido a costa del seguro del paro y la Seguridad Social.

Y los datos del INE confirman el enorme trasvase de las rentas salariales a las rentas del capital. Desde el inicio de la crisis las rentas salariales han perdido 2,8 puntos de PIB en el reparto de la riqueza nacional (más de 28.000 millones de euros, frente a los 9.000 millones (0,9%) que han ganado los beneficios empresariales

¿Para qué ha servido la reforma laboral?

La última Encuesta de Estructura Salarial del INE refleja una completa radiografía del nuevo mercado laboral creado por la reforma laboral.

La rebaja salarial. El salario medio más frecuente para casi 10 millones de trabajadores no llega a los 1.000 euros netos al mes. El salario medio bruto más frecuente, el que cobraron esos 10 millones de trabajadores, fue de 16.490 euros anuales, que una vez descontadas las cotizaciones sociales y la retención del IRPF (4.551,36 euros anuales) se queda en 995 euros netos al mes.

De ellos el 35%, (5,5 millones de trabajadores) gana menos de los 665 euros del SMI.

Los más precarios son los que menos ganan. El salario medio de los trabajadores temporales es un 36,6% inferior a los que tienen contratos indefinidos. Mientras el salario medio anual de los fijos está por encima del salario medio, incluso ha subido un 0,7% desde 2010, el salario de los trabajadores con contrato temporal se ha reducido en un 6,1% y está más de 800 euros por debajo del salario más frecuente. Una gran parte de los temporales son trabajadores que han perdido su trabajo y vuelven a ser contratados con un sueldo mucho más bajo del que tenían antes.

Lo mismo ocurre con los trabajadores con contratos por horas, su sueldo se ha reducido en un 5,6% hasta los 9.794 euros anuales de sueldo bruto, apenas 591 euros mensuales netos.

Las mujeres ganan un 24% menos que los hombres. Los ingresos medios de las mujeres son casi 6.000 euros menos que los de los hombres. Entre los salarios más bajos el 64% son mujeres.

Aumentan las desigualdades y el abismo social. Por sectores, la hostelería sigue en la cola, con un salario medio de 13.263 euros anuales (888 euros netos al mes). Y han aumentado aún más las desigualdades territoriales, el sueldo medio de un canario o un extremeño es 7.000 euros menos que el de un vasco o un madrileño.

Los ingresos medios de las mujeres son casi 6.000 euros menos que los de los hombres. Entre los salarios más bajos el 64% son mujeres.

Así actúa la reforma

La reforma laboral ha quebrado la negociación colectiva, imponiendo la supremacía de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales.

Como han denunciado los sindicatos: «Se facilita la desaparición de los convenios colectivos y se hace prevalecer el convenio de empresa sobre el del sector». La reforma laboral ha facilitado el descuelgue y la limitación de la ultraactividad, la fuerza vinculante de los convenios, una de las bases fundamentales de la negociación colectiva.

Ha servido sobre todo para imponer la rebaja salarial, sustituyendo empleo fijo indefinido por nuevos contratados con un 36,6% menos de salario, permitiendo el establecimiento de diferentes escalas salariales para un mismo puesto de trabajo según el tipo de contrato, indefinido, temporal o a tiempo parcial.

Flexibilización interna de las plantillas. Además de imponer los ajustes salariales y abaratar el despido, introducir la flexibilidad a criterio de la empres respecto a la jornada laboral, vacaciones, festivos, horas extra… sobre las que se han perdido todos los derechos laborales adquiridos, quedando todos estos temas a criterio de la empresa que los puede modificar sin sometimiento a ningún convenio “por necesidades de la producción” o por “descenso de beneficios”.

Ha implicado un cambio general a peor de las condiciones de trabajo. Lo que a juicio de García de las Heras, de USO, ha llevado a «la judicialización de las relaciones laborales», una de las consecuencias más perniciosas de las reforma. «Los sindicatos nos hemos visto obligados a reivindicar a golpe de demanda».

Flexibilidad de la contratación, desvinculada del principio de casualidad (que los contratos temporales o indefinidos estén vinculados a que la actividad que se va a desarrollar sea temporal o indefinida. Lo que ha permitido que hoy prácticamente el 96% de los nuevos contratos sean temporales y se haya reducido hasta límites extremos la contratación a tiempo parcial. Y el 25% de los contratos temporales no duran ni 7 días. Por no hablar de los contratos de una hora…

La única alternativa es redistribuir la riqueza

No puede haber solución al problema de los salarios sin redistribución de la riqueza. Nadie por debajo de 1.000 euros. Nadie por encima de 10.000 euros.

El objetivo de Rajoy es convertir en estructural el mercado laboral precario creado con la reforma laboral. No basta con reformar algunos puntos. Ni siquiera la derogación de la reforma daría una solución si no va unida a la redistribución de la riqueza.

Recortes Cero lleva desde su nacimiento, hace más de dos años (y, desde antes, Unificación Comunista de España) defendiendo la redistribución de la riqueza como la única alternativa que puede “reactivar la economía, acabar con el paro, revertir los recortes y ayudar a las personas”. Sobre la base de poner los enormes recursos de que dispone la economía española -hoy en manos y al servicio de los intereses de una minoría de banqueros, monopolios y del capital extranjero- al servicio de los intereses generales del país y de las necesidades de la gente.

La redistribución salarial es un punto fundamental para elevar el nivel de vida del conjunto de las clases trabajadoras empobrecidas por el saqueo y los recortes. Y al mismo tiempo convertirlo en un motor de la recuperación económica y una salida a la crisis favorable a la mayoría.

Hoy la necesidad de redistribuir de la riqueza se ha extendido entre las fuerzas y sectores progresistas. Y se reclama de diferentes formas.

Recientemente el secretario general de UGT, J.M. Álvarez, declaraba en una televisión que hay una mayoría social que reclama “un reparto de la riqueza”.

La redistribución salarial es posible sin que eso signifique ningún aumento de deuda. Si hay rebaja salarial es porque alguien se la lleva, 28.000 millones de nuestros salarios han ido a parar a los sueldos de los altos ejecutivos y a los beneficios empresariales.

Redistribuir es aplicar medidas para redistribuir la masa salarial de otra manera, imponiendo un tope salarial máximo de 10.000 euros mensuales a los salarios más altos para que nadie cobre menos de 1.000 euros netos al mes.

Bastaría con aplicar un salario máximo de 10.000 euros al grupo de 106.191 ultraprivilegiados que declaran cobrar un salario medio de 245.400 euros anuales para liberar una masa salarial de 13,500 millones de euros. Y aplicar la redistribución salarial en el empleo público (limitando el salario máximo de los altos cargos ) para garantizar un salario de 1.000 euros al mes, sin aumentar ninguna deuda.

Un comentario sobre “El fantasma de la reforma laboral”

  • Es utópico,antes montan un pifostio grave para este paí­s.
    Medidas concretas basadas en la solidaridad del sector publico, hacia las 5 millones de pobres energéticos.
    Los salarios del sector publico rebajados un 7% , resultado 8.000 millones de euros.
    Las pensiones de mas de 28.000 euros rebajadas un 5%, resultado un millón por 1500 euros 1500 millones.
    Establecer competencia de sectores estratégicos y reducción de salarios de empresas publicas,cuyos miembros cobra una media de 49.000 euros, resultado, bajada de la luz, el agua etc…..,
    Bajada de un 10% de salarios de empresas publicas ,resultado 2.000 millones de euros.
    Todo este dinero unos 11.500 millones aplicados la mitad a inversión publica y la otra mitad a innovación que nos sacara de esta economí­a improductiva en 10 años. Un saludo

Deja una respuesta