Arte

El doble de Hitchcock

El pánico nuclear, las tensiones polí­ticas de la Guerra Frí­a, la era de la televisión y los medios de comunicación… Son los temas que centran la nueva obra de Grimonprez. Y para ello tení­a que retornar a la imagen en movimiento, al cine experimental como terreno de juego, para transmitir una compleja visión del mundo occidental contemporáneo. El guión lo elabora el escritor Tom McCarthy, basándose en un relato de Jorge Luis Borges titulado “El Otro”, en el que el escritor argentino evoca un encuentro consigo mismo para planear su suicidio. Porque esta es la figura central sobre la que descansa el peso narrativo: El doble.

Un curioso ersonaje llamado Ron Burage centra el protagonismo de esta historia. Se trata de la vida del doble de Alfred Hitchcock, que interaccionaba con el propio director en sus pequeñas obras de suspense creadas para la televisión – “Hitchcock presenta”-, y con el que promociona Los pájaros (1963) junto con Tippi Hedren. Esta es la “excusa narrativa” para hablar del arranque de la década prodigiosa, en el que el mundo empieza a dejar atrás la pesadilla de la guerra. Es también el momento en que la televisión pasa a ser la gran máquina de la comunicación global. Y con estas imágenes, las de Nixon y Kruschov discutiendo en Moscú sobre las ventajas del capitalismo y el comunismo, las de la carrera espacial, Grimonprez confecciona los decorados para narrar la historia.Pese a ser un artista plástico, Grimonprez utiliza el lenguaje audiovisual con una elegancia sorprendente. Aunque experimenta radicalmente con el medio, creando una especie de “collage cinematográfico”, y manipula imágenes y fabrica texturas, como cualquier artista que se precie, el resultado es cine de pura ortodoxia. Grimonprez ya sorprendió en 1997 con Dial H-I-S-T-O-R-Y, una reflexión sobre la historia del terrorismo aéreo que prácticamente profetizaba los ataques del 11 de septiembre de 2001. Pero si aquella obra todavía nació dentro del circuito del arte -fue presentada en la X Documenta de Kassel y en el Centro Pompidou de París-, Double Take sale a la luz directamente en el mercado del cine, en la última Berlinale.Durante estos días tenemos la ocasión de ver su película en Barcelona, aunque en esta ocasión si tendremos que acercarnos a un museo y no a una sala de cine convencional. Concretamente en la capilla del MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona), donde será proyectada hasta el próximo sábado. Posteriormente también podremos disfrutar de este exquisito experimento artístico, narrativo y audiovisual, en pequeño formato, en este mismo museo.

Deja una respuesta