El coste del rescate de España

“Sólo tres dí­as después de que el rescate de Grecia por valor de 110 mil millones de euros (134 millones de dólares) se presentara como el último paso para estabilizar los mercados europeos, ha ocurrido lo contrario. Los temores de que una epidemia mayor podrí­a infectar a España, Portugal y tal vez a otros paí­ses endeudados fuera de la zona euro, como Gran Bretaña y Estados Unidos, se han extendido a través de los mercados financieros.”

En resuesta, los analistas están pidiendo una opción de “conmoción y pavor” – una forma de rescate de las mayores economías de la zona periférica del euro que sufren de estancamiento y altos niveles de deuda, no muy distinto del Programa de Alivio de Activos Problemáticos que se creó para restablecer la confianza en el sistema financiero estadounidense. Tal movimiento amplio seguramente costaría más de los 700.000 millones de dólares que Estados Unidos se comprometió para respaldar a sus bancos en quiebra a finales de 2008. Ahí reside el problema: no sólo es una suma enorme, sino que requiere un cierto grado de flexibilidad, valentía política y un trabajo en equipo que la Unión Europea y el FMI aún no han comenzado a demostrar. (THE NEW YORK TIMES) CHINA DAILY.- La economía de mercado ha funcionado bastante bien. Su combinación con el sistema político actual del país ha creado un milagro económico en las últimas dos décadas con una tasa de crecimiento económico de dos dígitos durante más de una década y la mejora sustancial del nivel de vida. Sin embargo, muchos problemas han surgido en el curso de nuestro crecimiento económico rápido. La corrupción nunca ha sido tan rampante, los recursos de diversos tipos nunca han sido tan sobreexplotados, la brecha entre los ricos y los pobres nunca ha sido tan amplia y los intereses entre diferentes grupos sociales nunca han estado tan inclinados hacia la gente con poder. El gobierno central y la dirección del Partido deben darse cuenta de la grave situación que enfrentamos y hacer grandes esfuerzos para resolver los problemas antes mencionados. EEUU. The New York Times El golpe de audacia puede estar más allá de los medios de Europa Landon Thomas Jr. Europa puede necesitar una cura a su amplia crisis de la deuda, pero los vínculos cada vez más difíciles entre la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional hace poco probable tal acción. Sólo tres días después de que el rescate de Grecia por valor de 110 mil millones de euros (134 millones de dólares) se presentara como el último paso para estabilizar los mercados europeos, ha ocurrido lo contrario. Los temores de que una epidemia mayor podría infectar a España, Portugal y tal vez a otros países endeudados fuera de la zona euro, como Gran Bretaña y Estados Unidos, se han extendido a través de los mercados financieros. En respuesta, los analistas están pidiendo una opción de “conmoción y pavor” – una forma de rescate de las mayores economías de la zona periférica del euro que sufren de estancamiento y altos niveles de deuda, no muy distinto del Programa de Alivio de Activos Problemáticos que se creó para restablecer la confianza en el sistema financiero estadounidense. Sugieren que el Banco Central Europeo recompre miles de millones de euros de deuda no deseada griega, portuguesa y española y que el FMI ofrezca un gran plan de rescate para España. Tal movimiento amplio seguramente costaría más de los 700.000 millones de dólares que Estados Unidos se comprometió para respaldar a sus bancos en quiebra a finales de 2008. Ahí reside el problema: no sólo es una suma enorme, sino que requiere un cierto grado de flexibilidad, valentía política y un trabajo en equipo que la Unión Europea y el FMI aún no han comenzado a demostrar. "En realidad no es cuestión dinero," dice Timothy Congdon, un economista euroescéptico confeso que prevé un éxodo de los ahorros desde los bancos en la periferia de Europa a Alemania a medida que se crean dudas sobre el poder de estos países para permanecer en la zona euro. “Se trata de la cantidad de dolor que la gente en la periferia puede soportar. Una vez que la confianza desaparezca, y los griegos y los españoles muevan sus depósitos a Frankfurt, se convertirá en una profecía autocumplida, implosionándolo todo.” Funcionarios de toda Europa siguen diciendo que el plan de Grecia es suficiente y no hay necesidad de un proyecto de ayuda más amplio o una reestructuración de la deuda oficial de cualquier país afectado. Los inversionistas, sin embargo, continúan empujando hacia abajo el euro, que cayó a 1,28 dólares el miércoles, una señal importante de erosión de la confianza. La forma tradicional de combatir el desempleo en una recesión es expandir la oferta monetaria. Esta medida presiona a la baja las tasas de interés y hace más abundante el capital para las empresas y los consumidores, estimulando el crecimiento económico. El Sr. Congdon dijo que las cifras recientes indican que incluso después de las presiones deflacionarias en España e Irlanda, y el efecto más amplio de la crisis griega sobre unos bancos europeos hambrientos de créditos, no ha habido crecimiento de la oferta monetaria del Banco Central Europeo. Esto es prueba suficiente, afirma, de que el banco central sigue estando bajo la influencia de Alemania, que se opone firmemente a este tipo de monetización de la deuda, que ha sido agresivamente realizada en Estados Unidos y Gran Bretaña para combatir la recesión. En cuanto al FMI, su ambicioso director gerente, Dominique Strauss-Kahn, ha estado deseoso de presentar al Fondo como un posible salvador de Europa. Esto a pesar de su historial de posguerra de proporcionar un tratamiento específico de austeridad fiscal y devaluación de la moneda únicamente cuando se le ha pedido. Hasta ahora, el fondo no ha mostrado el tipo de flexibilidad que los inversores multinacionales ahora dicen que se necesita. E incluso si el Fondo fue invitado a tratar la crisis de la deuda de Europa, sigue habiendo dudas en cuanto a si tiene fondos suficientes para hacer el trabajo correctamente. El congresista Mark Steven Kirk, republicano de Illinois, miembro del Comité de Asignaciones de la Cámara que supervisa la financiación para el FMI, estima que un plan de rescate de España podría costar tanto como 600 mil millones de dólares. Citando investigaciones del Servicio de Investigación del Congreso, dice que el fondo sólo tiene 268 mil millones dólares para prestar. Con una participación del 17% del fondo internacional, Estados Unidos es el mayor accionista y contribuyente financiero. Habida cuenta de las frustraciones después del rescate de sus instituciones financieras, y sus subsiguientes famosos beneficios, no parece que haya demasiado apetito en Estados Unidos para incrementar su apoyo. Pero puede haber un problema más profundo. La metodología clásica que el Fondo utiliza en estas situaciones –austeridad combinada con una devaluación de la moneda– no puede aplicarse plenamente en este caso. Grecia por sí sola no tiene control sobre el euro, ni Portugal o España. Según Desmond Lachman, economista y ex funcionario del personal del departamento de revisión política del Fondo, este el dilema que hace el trabajo del Fondo en Europa casi imposible – especialmente a la luz de los dos billones de euros de deuda pendiente en las economías periféricas con problemas. El Sr. Lachman sostiene que las devaluaciones monetarias son un componente crucial para equilibrar todos los programas de austeridad, ya que pueden poner en marcha las exportaciones y el crecimiento, diluyendo así el dolor de los recortes en el gasto público. Pero con Grecia y otras economías zona del euro con una moneda fija, esta opción no está disponible, obligando al fondo a compensarlo con medidas de austeridad aún más duras que prolongan la recesión y encienden la chispa de la cólera social que llegó a caracterizar los controvertidos programas del Fondo en el sudeste de Asia a finales de 1990. Para Grecia, alcanzar el objetivo del Fondo de un déficit presupuestario del 4 al 6% por ciento de la producción económica en 2014, supone que el gobierno tendrá que buscar un ahorro del 13,5 por ciento de su producción total, según un análisis realizado por Barclays Capital. Tal cambio tiene pocos precedentes en los pasados esfuerzos de reestructuración en Europa occidental y será tanto más difícil dada la profundidad de la recesión y la incapacidad de Grecia para devaluar. Algunos analistas se preguntan si el rígido euro puede dar a Grecia y a Europa la devaluación y el aumento de la competencia que necesitan desesperadamente, o si volverá a ser demasiado poco, y demasiado tarde. Grecia no es el único país que debe sobrevivir a unos recortes brutales del gasto y mantener un régimen cambiario fijo. Las economías de Letonia, como parte de un programa de FMI, y Lituania, por su propia cuenta, se han reducido en más del 10% como resultado de profundos retrocesos en el gasto público. El Sr. Lachman dice que cuando el FMI acudió al rescate de Letonia, que también tiene un cambio fijo, el personal del Fondo recomendó que el lat letón se dejara flotar para aliviar el dolor de los recortes presupuestarios. "Sé que los empleados estaban muy descontentos con el programa, ya que creían que sería imposible lograr un ajuste en Letonia sin mover el tipo de cambio", dice Lachman. "Pero la Comisión Europea consideró que si Letonia movía sus tipos, contagiaría al resto de Europa, así que la presionaron." Hasta ahora, ni Letonia ni Lituania han sido abrumadas por el tipo de protestas que están ocurriendo regularmente en Atenas. Pero en el caso de Grecia, donde los sindicatos son poderosos y ya se preparan para oponerse al gobierno, no tener el lujo de devaluar la moneda lo hará todo más difícil para que el programa del Fondo tenga éxito. THE NEW YORK TIMES. 6-5-2010 China. China Daily Capitalismo, el mal necesario para la economía Zhu Yuan Mirando el título del libro “Entendiendo al Capitalismo. Competencia, liderazgo y cambio”, lo que inmediatamente me viene a la mente es si los expertos chinos han hecho una investigación minuciosa sobre lo que este término, como sistema económico, significa exactamente. Dudo que el pueblo chino en las casi tres décadas anteriores 1978 realmente hizo un esfuerzo por la investigación, a pesar de que el capitalismo había sido utilizado como símbolo de todas las cosas malas y considerado como la fuente de todos los males. Nuestra actitud hacia el capitalismo ha sido ambigua durante más de tres décadas después que la política de reforma económica y apertura se adoptara en 1978. No importa cuántos elementos capitalistas han encontrado su lugar en la economía de mercado, los chinos nunca han llamado capitalista a su economía. En cambio, la llaman economía de mercado para diferenciarla de la economía planificada de la nación en las décadas anteriores a 1978. Un alimento sabroso, pero apestoso llamado choudoufu (queso de soja fermentado en conserva) fue utilizado para describir el capitalismo antes de 1978, lo que significa que suena mal, pero marca diferencias en el desarrollo económico. Suena mal porque había sido denunciado como un mecanismo de decadencia de la producción que realiza en gran medida las ganancias por la explotación de los trabajadores y alimenta la codicia. La connotación ideológica negativa ha ensombrecido su significado real como término económico y en lo más mínimo ha ampliado sus defectos. Pero detrás de la actitud ambigua ha estado la fiebre de las reformas económicas que ha adoptado los mecanismos de estímulo capitalista para promover el entusiasmo de los trabajadores. La tierra fue contratada a los agricultores. También se les dio el derecho a cultivar los campos y obtener ingresos de su cosecha. Se convirtió en un incentivo para estimular a trabajar duro. la reforma económica ha privatizado algunas empresas y muchas fábricas en las zonas urbanas. Sin hablar de capitalismo, algunos en la década de 1980 lo consideraban como una panacea para todos los problemas que enfrentamos. Los chinos estaban demasiado deprimidos por el constante subdesarrollo y descorazonados por las repetidas campañas política que tanto sopesaba los aspectos positivos y negativos de la economía de mercado (el eufemismo de capitalismo). La economía de mercado ha funcionado bastante bien. Su combinación con el sistema político actual del país ha creado un milagro económico en las últimas dos décadas con una tasa de crecimiento económico de dos dígitos durante más de una década y la mejora sustancial del nivel de vida. Sin embargo, ¿realmente sabemos lo suficiente sobre el capitalismo? No lo parece. Muchos problemas han surgido en el curso de nuestro crecimiento económico rápido. La corrupción nunca ha sido tan rampante, los recursos de diversos tipos nunca han sido tan sobreexplotados, la brecha entre los ricos y los pobres nunca ha sido tan amplia y los intereses entre diferentes grupos sociales nunca han estado tan inclinados hacia la gente con poder. El gobierno central y la dirección del Partido deben darse cuenta de la grave situación que enfrentamos y hacer grandes esfuerzos para resolver los problemas antes mencionados. Nunca ha sido tan urgente para los responsables políticos en este país que se sienten y hagan esfuerzos por saber más sobre el capitalismo, que no es tan malo como creíamos, pero tampoco es tan bueno como algunos de nosotros pensábamos. Al igual que en la medicación, la dosis correcta de un fármaco y su oportunidad marca la diferencia. El capitalismo, como el socialismo, es sólo un medicamento para el desarrollo económico y el progreso social y no funcionará bien a menos que se utilice la dosis correcta y en el momento adecuado. La crisis financiera de Wall Street y la desaceleración económica, siguen aún afectando a la economía mundial, demostrando todavía más que la libre competencia no siempre es confiable. Y cuando los economistas y expertos políticos en Occidente discuten si la regulación del libre mercado por parte del gobierno tiene que intensificarse, es probable que nuestros expertos tengan que reflexionar sobre lo bien que han utilizado los recursos del capitalismo y cómo ha ido la combinación de medidas capitalistas con el socialismo en las últimas décadas. La emancipación de la mente es siempre necesaria. Todavía tenemos que poner el capitalismo y el socialismo en una perspectiva más precisa y hacer las políticas más adecuadas para el desarrollo económico y el progreso social. CHINA DAILY. 5-5-2010

Deja una respuesta