El Club de Berlí­n regirá los protectorados europeos

“La canciller Merkel trata de establecer normas vinculantes en medio del caos de la crisis financiera y monetaria. Su deseo de orden fue reforzado recientemente, cuando la perspectiva del colapso de Grecia bajo una montaña de deuda provocó la agitación en la Unión Monetaria Europea. Para evitar problemas en el futuro, los alemanes han pedido a sus expertos un paquete de reformas que podrí­an estabilizar la construcción de la Unión Monetaria Europea en aspectos importantes, es decir, si los paí­ses socios siguen jugando. Y aun así­, no se puede descartar que algunos paí­ses puedan ir a la bancarrota en el futuro.”

Con sus lanes para unas quiebras nacionales ordenadas, Merkel tiene la intención de eliminar estas vulnerabilidades en la unión monetaria. Ella espera instaurar un procedimiento por el que un país en bancarrota podría ser reestructurado en el futuro. Su meta es estructurar los planes como el desarrollo de una alternativa distinta al paquete de rescate. Si los planes se ejecutan, bancos e inversionistas no serán los únicos que lleven la carga cuando los países de la zona euro afronten problemas financieros. Los países endeudados también tendrán que hacer sacrificios importantes, y sus gobiernos ceder parte de su poder. Un Club de Berlín de nueva creación actuaría como garante internacional. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estaría involucrado en la refinanciación de la deuda desde el principio. Si los representantes de la organización con sede en Washington determinan que el perdón de la deuda y la reestructuración ha fallado, entonces la segunda fase del procedimiento sería poner un pie dentro. Lo que equivale a una refinanciación completa. De acuerdo con el concepto, "esto requerirá restricciones a la soberanía de los poderes discrecionales." En otras palabras, el gobierno del país afectado ya no será capaz de disponer totalmente de su propia tesorería. (DER SPIEGEL) Alemania. Der Spiegel Las normas de Merkel para las quiebras Christian Reiermann Temiendo una carga permanente sobre los contribuyentes, el gobierno alemán está preparando un conjunto de reglas de insolvencia para los países de la zona euro. Requeriría a los inversores privados asumir parte de la carga financiera y forzaría a los países afectados a renunciar a parte de su soberanía. Está garantizado que el plan encontrará resistencia. Como física y admiradora confesa del ama de casa de Suabia, la canciller alemana, Angela Merkel, líder de los demócrata-cristianos de centro-derecha (CDU), trata de establecer normas vinculantes en medio del caos de la crisis financiera y monetaria. Su deseo de orden fue reforzado recientemente, cuando la perspectiva del colapso de Grecia bajo una montaña de deuda provocó la agitación en la Unión Monetaria Europea. La primera bancarrota nacional en suelo europeo en las últimas décadas se evitó sólo porque los demás países de la zona euro llegaron en ayuda de su colega tambaleante con miles de millones en préstamos y garantías de préstamos. La canciller, decidida a no permitir que la debacle griega se repita en otras partes, propuso el establecimiento de un procedimiento que garantice unas "quiebras nacionales ordenadas". La canciller alemana espera que el plan cree "un incentivo importante para que los miembros de la eurozona mantengan sus presupuestos bajo control". El ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, totalmente de acuerdo con Merkel, dijo: "Tenemos que pensar en cómo, en una situación extrema, los Estados miembros podrían llegar a ser insolventes de una forma ordenada, sin poner en peligro la zona euro en su conjunto." Prevención de problemas futuros Los dos políticos han asumido una tarea formidable. Ellos sienten que el futuro del euro es muy dudoso, a pesar del recientemente aprobado paquete de rescate europeo de 750.000 millones de euros. Al aprobar la medida de emergencia, todos los involucrados, incluyendo Merkel, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso y el primer ministro griego, Georgios Papandreu, no han hecho más que ganar tiempo, que deben utilizar para rebajar los déficit. Esto es especialmente verdad referido a Grecia, que tendrá que reestructurar su presupuesto para cuando todos los paquetes de rescate expiren en 2013, pero más aún para la zona euro en su conjunto. Para evitar problemas en el futuro, los alemanes han pedido a sus expertos un paquete de reformas que podrían estabilizar la construcción de la Unión Monetaria Europea en aspectos importantes, es decir, si los países socios siguen jugando. Y aun así, no se puede descartar que algunos países puedan ir a la bancarrota en el futuro. El esfuerzo es necesario, ya que las importantes medidas de seguridad para proteger la moneda común no están funcionando. El Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que tenía la intención de cortar el endeudamiento público excesivo en sus inicios resultó ser en gran medida inútil. Algunos de los principios acorazados de la unión monetaria fueron ignorados, incluyendo la regla que prohíbe a los estados miembro acudir en ayuda de otros en dificultades financieras. Fue sólo con trucos políticos de legitimidad cuestionable que los países de la zona euro lograron conjurar la crisis a corto plazo, pero de ninguna manera la han superado. Los contribuyentes alemanes, en particular, podrían enfrentarse a enormes cargas si las medidas actuales no funcionan. Conforme a las disposiciones del paquete de rescate, Alemania se ha comprometido a aportar hasta 170 mil millones de euros. Con sus planes para unas quiebras nacionales ordenadas, Merkel tiene la intención de eliminar estas vulnerabilidades en la unión monetaria. Ella espera instaurar un procedimiento por el que un país en bancarrota podría ser reestructurado en el futuro. Ella también quiere evitar que el programa de rescate se convierta en un elemento permanente en el futuro y, en consecuencia, una amenaza crónica para el presupuesto federal alemán. Compartiendo la carga A pesar de la urgencia del problema, el Gobierno alemán debe adoptar un enfoque prudente. A la canciller le preocupa que sus deliberaciones puedan ser vistas como un voto de desconfianza en el plan de rescate europeo, es por ello que está tratando estos planes con ese secreto. Todavía son menos de una docena de expertos de diversas partes del gobierno los que están familiarizados con el asunto. Su meta es estructurar los planes como el desarrollo de una alternativa distinta al paquete de rescate. El trabajo sobre el proyecto ya ha hecho muchos progresos. Un concepto basado en el trabajo preliminar realizado por los Ministerios de Hacienda y Justicia ya está siendo distribuido en la Cancillería. Si los planes se ejecutan, bancos e inversionistas no serán los únicos que lleven la carga cuando los países de la zona euro afronten problemas financieros. Los países endeudados también tendrán que hacer sacrificios importantes, y sus gobiernos ceder parte de su poder. Los expertos proponen un procedimiento en dos etapas. Al describir los objetivos de este enfoque, Schäuble ha dicho: "Siempre que una empresa se declara en bancarrota, los acreedores deben renunciar a una parte de sus créditos. El mismo principio debe aplicarse en caso de quiebra nacional". Los reformistas esperan que el plan tenga un efecto disuasivo, tanto para los prestamistas como para los prestatarios. Si los bancos y los inversores privados llegan a anticipar que pueden no recuperar toda su inversión, serán más cautelosos sobre los préstamos de dinero a ciertos países. Los países, a su vez, se verán obligados a conservar sus calificaciones crediticias si esperan seguir pidiendo dinero prestado. El objetivo de los expertos del gobierno alemán es desarrollar un plan para enderezar una situación que puede quedar fuera de control en medio del entusiasmo por los programa de rescate. "El sector privado debería participar en el procedimiento, para que los contribuyentes no sean los que lleven la carga financiera," se lee en el plan. "El tenedor de bonos recibe una prima de riesgo a través del cupón, por lo que también deberían tener que soportar este riesgo." ¿Agravando la crisis? Pero, ¿es esto posible? En una situación en la que un país de la zona euro ya no pueda pagar sus deudas, los expertos gubernamentales proponen una combinación "a la medida de la extensión de los vencimientos y la correspondiente reducción del valor nominal o tasa de interés" de los bonos en cuestión. En otras palabras, los acreedores recibirán menos dinero del que tienen derecho, y tendrán que esperar más tiempo para ello. El país deudor obtiene la mayor parte del beneficio. Se declina su carga financiera, para que el gobierno no deba afrontar nuevas deudas para pagar las antiguas. Esto reduce la carga sobre los presupuestos públicos, ya que el país sólo puede pedir prestado nuevos fondos, ofreciendo a sus prestamistas una mayor prima de riesgo. Debido a que ello puede provocar nuevos agujeros en el presupuesto del gobierno, esta sobrecarga también puede agravar la crisis. Sin embargo, los acreedores deben recibir también un incentivo para dar cabida a una nación deudora. A cambio de renunciar a sus demandas, se les garantiza un valor residual de los bonos, que no sería más de la mitad de su valor nominal. El beneficio para ellos es que no tienen que amortizar el bono completo. La nación deudora debe pagar un interés garantizado, lo que significa que también responde de una porción de la carga. Debido a que menos de la mitad de las deudas suelen ser perdonados en un procedimiento así, los países en bancarrota se quedan con el “riesgo del propio país”. Esta cantidad residual funciona como una señal, porque los bonos del propio país todavía están siendo negociados. Si la calificación de crédito disminuye las tasas de interés suben, y si sube al calificación, las tasas de interés bajan. En otras palabras, los inversores, los gobiernos y las organizaciones de rescate están constantemente pendientes de la evaluación que hace el mercado de la situación. El club de Berlín como garante internacional Un Club de Berlín de nueva creación actuaría como garante internacional. Los expertos del gobierno alemán ver esta organización como una entidad apolítica "e independiente jurídicamente." Los planes se basan en instituciones que ya participan en la solución de la deuda internacional. Mientras que el Club de París regula la reestructuración de la deuda entre las naciones, el Club de Londres está especializado en el pasivo entre bancos y países. El gobierno alemán espera tender un puente con su propuesta. El Club de Berlín se concentrará en bonos del gobierno y los correspondientes títulos derivados. Los miembros del club podrían ser elegidos dentro del grupo del G-20 de naciones industriales y emergentes. Otra posibilidad sería la de establecer el club en el marco de la zona euro. El Fondo Monetario Internacional (FMI) estaría involucrado en la refinanciación de la deuda desde el principio. Los expertos alemanes ven desempeñar al FMI un papel clave. Si los representantes de la organización con sede en Washington determinan que el perdón de la deuda y la reestructuración ha fallado, entonces la segunda fase del procedimiento sería poner un pie dentro. Lo que equivale a una refinanciación completa. De acuerdo con el concepto, "esto requerirá restricciones a la soberanía de los poderes discrecionales." En otras palabras, el gobierno del país afectado ya no será capaz de disponer totalmente de su propia tesorería. Desempoderamiento institucionalizado Sería sustituido por "una persona o grupo de personas familiarizadas con las características regionales de la nación deudora", que deberán salvaguardar los intereses financieros del país en quiebra. El Club de Berlín tendría la autoridad para nombrar a estas personas. El concepto endurece la postura, particularmente hacia los acreedores, pero también hacia el país agobiado por las deudas. Si se aplica, supondrá la institucionalización de la retirada de poder al gobierno de la nación deudora y su traspaso al FMI y el nuevo Club de Berlín, al menos en su etapa final. Esta posibilidad sólo tendría efectos disciplinarios sobre los gastos excesivos de los gobiernos. Pero este concepto también representaría una imposición a los donantes internacionales. Hasta ahora, los programas convencionales de rescate como el que se ideó para el caso de Grecia se han basado principalmente en la idea de que un gobierno carente de dinero recibe fondos públicos procedentes de otros países, mientras que a los prestamistas privados no se les pide que renuncien a sus reclamaciones. En pocas palabras, los contribuyentes en los países con finanzas públicas razonablemente saludables, sobre todo Alemania, han tomado el lugar de los bancos y los inversores privados que se han quitado de encima a las economías enfermas. Este ya no sería el caso en el futuro. Esta es también la manera en que la UE y el FMI trabajarán el paquete de rescate de 750 mil millones de euros. Los fondos de rescate proporcionados por la zona euro son un plan de seguridad hasta 2013, pero no es en absoluto seguro que la crisis se haya resuelto para entonces. Los expertos predicen que en esa fecha Grecia soportará el peso de un ratio de deuda del 150 por ciento de su PIB. El país tendrá una enorme necesidad de nuevos préstamos, pero las dificultades que enfrentará para obtener esos préstamos probablemente será igual de grande. Esto sugiere que el país muy posiblemente podría pasar de un programa de rescate al siguiente. Resistencia garantizada También esta muy poco claro si, cuándo y en qué medida el nuevo concepto siquiera podía ponerse en práctica. Independientemente de si el gobierno presenta sus planes en el ámbito del G-20 o dentro del grupo de trabajo encabezado por el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, la resistencia está garantizada. Países inmediata o potencialmente amenazados por la insolvencia, como Grecia, Portugal y España, se levantarán en armas en contra de la propuesta de Berlín. ¿Por qué deberían aceptar unas reglas que harían más fácil para los países del euro restantes negarles la ayuda en una emergencia? Pero el gobierno alemán está decidido a no ser el pagador de la deuda a los transgresores europeos en el largo plazo. Funcionarios de la Cancillería y el Ministerio de Finanzas temen que de otra manera la confianza de la opinión pública alemana en el euro y la UE se vería minada. En el desarrollo de sus escenarios, los expertos gubernamentales suponen que otros posibles países donantes comparten sus preocupaciones. Los gobiernos de Francia, Finlandia y los Países Bajos es probable que solo se interesen por los acreedores privados y por los países deudores en los que tienen una parte de la carga. No hay camino alrededor de los planes de emergencia El concepto de ninguna manera se va a vender por sí mismo. Si el proyecto se organiza bajo los auspicios de la UE, se enfrentaría a un gran obstáculo: los tratados europeos tendrían que ser enmendados para crear el Club de Berlín, lo que requeriría el consentimiento de cada uno de los países miembros. Este no es un proceso que los gobiernos estén dispuestos a repetir después de las experiencias del Tratado de Lisboa. Sin embargo, no hay manera de seguir adelante a través de los planes de emergencia, porque la situación podría hacer crisis más rápidamente de lo previsto. La ayuda a Grecia está sujeta a que el gobierno Papandreu cumpla los requisitos de la UE y el FMI. El primer ministro griego está lleno de buenas intenciones, pero sus medidas han sido relativamente ineficaces hasta ahora. Aunque el gobierno ha aumentado los impuestos e incluso ha introducido nuevos, los ingresos no han estado a la altura de las expectativas. Las huelgas, como la que se realizó el jueves pasado, están en paralizando constantemente la vida pública y la economía. En otras palabras, es muy posible que Grecia no cumpla las condiciones y por lo tanto no reciba la ayuda del fondo europeo. Esto podría llevar a una situación que los líderes europeos han estado tratando de evitar a toda costa: una quiebra nacional total. Y, si el paquete de reformas no se ha aplicado para entonces, podría llegar a ser cualquier cosa menos un proceso ordenado. DER SPIEGEL. 12-7-2010

Deja una respuesta