SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El Bundesbank contra el resto del mundo

Un desprevenido observador que hubiera sido testigo de la reunión del pasado miércoles en la sala E 400 de la Cámara Paul Löbe, un edificio del parlamento en Berlín, podría haber sido confundido pensando que estaba ante la defensa de una tesis doctoral. El candidato, con un traje oscuro, se sentó cortésmente en una mesa separada, su rostro de aspecto juvenil revela una mezcla de timidez y confianza. Cruzó las manos y las colocó sobre la mesa, esperando pacientemente hasta que alguien se dirigió a él. Sentado frente a él, los miembros del Comité de Finanzas del parlamento alemán, el Bundestag, podrían haber sido una junta de examinadores de la universidad.Pero el hombre interrogado no es otro que Jens Weidmann, el presidente de 43 años de edad del banco central de Alemania, el Bundesbank, y no tardó mucho tiempo para que su audiencia se diera cuenta de que no se le debe subestimar. Hablando en voz baja pero firme, Weidmann entregó su evaluación de la política de rescate de los países de la eurozona y el Banco Central Europeo (BCE). Al final, fue Weidmann el que estaba poniendo las notas – y no eran buenas.Los políticos aún no han hecho sus deberes, dijo críticamente el presidente del Bundesbank. Asignó la culpa de la crisis de confianza en la zona del euro a los políticos y dijo que estaban poniendo en peligro la posición independiente del banco central. Y luego vino la declaración sin la cual ningún organismo de control monetario alemán está completo. El BCE, dijo Weidmann, tiene un solo propósito, es decir, “mantener estables los precios”.Una presión cada vez mayorUn hombre se está preparando para la tormenta. En la batalla para salvar el euro, los organismos de control monetario de Europa están bajo una creciente presión de todo el planeta para comprar cantidades ilimitadas de bonos soberanos de los Estados miembros en dificultades. Pero el jefe del Bundesbank, dice que no, y está haciendo llegar alto y claro su mensaje, no sólo a Berlín, sino también a Bruselas, París y Washington. Si el BCE cede ante la presión, sostiene Weidmann, no sólo se estarían violando los tratados europeos y la Constitución alemana. Tal medida sería también “un sinónimo de la emisión de eurobonos.”La crisis que rodea a la moneda única ha alcanzado una nueva etapa. Menos de dos años después de que el Gobierno griego admitiera por primera vez que estaba en graves problemas financieros, los políticos europeos se están quedando sin opciones para salvar el euro. Ya han reunido media docena de paquetes de rescate y llegado a medio billón de euros. Los jefes de seis gobiernos han sido derribados o han renunciado. Muchos de los principios en que se basó la moneda común, que van desde la prohibición de asumir las deudas de otros países a la necesidad de mantener el banco central de la zona euro fuera de la política, han sido violados.Romper las reglas se ha convertido en práctica habitual, pero en vano. Grecia está más cerca de salir de la zona euro que nunca, e Italia parece estar inexorablemente a la deriva hacia una bancarrota nacional. No es de extrañar que la semana pasada, la canciller alemana, Angela Merkel, una vez más se encontrara en la necesidad de negar el rumor de que Alemania y Francia se están preparando para una división de la zona euro.Estos son tiempos desesperados, a tal punto que la mayoría de los líderes de la UE sienten que es hora de quitar el último tabú que queda en la zona euro. Hasta ahora, el BCE sólo ha comprado un número limitado de bonos soberanos portugueses, españoles e italianos para apuntalar el euro.Pero si la mayoría de los políticos europeos se salen con la suya, en el futuro el BCE deberá responder por todas las deudas pendientes de los países deudores, de forma permanente, ilimitada y en violación de las leyes actuaes. Su receta es imprimir dinero y ahogar la crisis de la deuda en un mar de liquidez.Riesgo de inflación Weidmann cree que lo que muchos políticos ven como la solución más fácil no hará sino exacerbar los problemas. En su opinión, lo que sería un “dulce veneno” para los países deudores es incompatible con todas las tradiciones del Bundesbank y un medio de financiación de los gobiernos que ya provocó una catástrofe financiera en Alemania, en forma de la hiperinflación de la década de 1920.Durante semanas, la resistencia Weidmann ha sido el tema dominante en todas las cumbres financieras. En Alemania, el banco central sabe que cuenta con el apoyo de la mayoría de la población y la mayoría de los expertos. Pero la presión desde el exterior es cada vez mayor. Del presidente de EEUU Barack Obama al presidente francés Nicolas Sarkozy pasando por el presidente de la Comisión José Manuel Barroso, todos están instando a los alemanes a abandonar su resistencia al plan del BCE. El BCE, escribió la semana pasada el Financial Times de Londres, finalmente deberá usar su “bala de plata”.Hay mucho en juego para el joven organismo de control monetario. El ex presidente del Bundesbank, Axel Weber y el economista jefe del BCE, Jürgen Stark renunciaron en medio de la disputa sobre las compras de bonos del gobierno, un problema en el que se sentían cada vez más aislados en el seno del BCE. También se sintieron abandonados por el gobierno de Berlín. Weidmann, también, no puede tener confianza en que el gobierno apoyará su posición durante mucho tiempo.El canciller y ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, constantemente bajo el fuego de sus aliados, estaría más que dispuestos a enviar una señal de su disposición a hacer concesiones. Como resultado, la campaña de las más importantes instituciones de vigilancia monetaria de Alemania también se ha convertido en una lucha personal para afirmar su independencia. Un ex asesor del gobierno de Merkel, Weidmann debe ahora demostrar su valía en el papel de opositor a sus antiguos jefes (…)Desde que Weidmann asumió el cargo hace seis meses, no ha dado la más mínima impresión de depender de la canciller y su administración. Sólo unas semanas después de tomar el timón en el Bundesbank, pasó a la ofensiva contra la política de rescate de los miembros del euro y también contra la mayoría del Consejo de Gobierno del BCE.A principios de agosto, el presidente del Bundesbank votó en contra de restablecer el programa del BCE de compra de bonos y del plan para comprar bonos soberanos de Italia y España, que habían estado bajo presión financiera. Sin embargo, Weidmann estuvo prácticamente solo en su posición, con la votación de la inmensa mayoría del Consejo del BCE a favor de la medida.Fue una derrota amarga, pero no una razón para que Weidmann abandonara su resistencia. Por el contrario, aplicó lo que había aprendido en la política de Berlín, y esperó una nueva oportunidad para aplicar los frenos.Lo que iba a suceder muy pronto. Debido a que el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF) sólo tiene fondos limitados a su disposición, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, trató de utilizar un truco que le facilitara el acceso a los fondos ilimitados del BCE: El EFSF con sede en Luxemburgo, se iba a convertir en un banco. “Eso está fuera de cuestión”, dijo Weidmann con irritación. El plan permitiría al banco central proveer indirectamente sumas ilimitadas de dinero para financiar los presupuestos gubernamentales. El EFSF podría depositar los bonos que había comprado como garantía al Banco Central Europeo y recibir dinero fresco a cambio, con el que podría comprar aún más bonos.Weidmann se opuso, y esta vez sus colegas clave en el Consejo de Gobierno del BCE, vinieron en su ayuda. A la vista de la resistencia de los organismos de control monetario alemán, el gobierno alemán también apoyó Weidmann. Es cierto que existen otras maneras de aumentar los recursos financieros de la EFSF, reconoció el ministro de Finanzas, Schäuble.En su cargo como asesor del gobierno, sin embargo, Weidmann no sólo ha hecho suyo el arte de la oportunidad política. También ha aprendido que los éxitos sólo cuentan cuando son debidamente publicitados, como la reciente disputa sobre los llamados derechos especiales de giro del Bundesbank. Estos derechos consisten en miles de millones en cuentas por cobrar que se cuentan como parte de las reservas del Bundesbank y que, como el oro y la moneda extranjera, también puede ser monetizados.La idea era que los países de la unión monetaria deben transferir sus derechos especiales de giro al fondo de rescate europeo con el fin de ponerlos a disposición de rescatar el euro. La unanimidad sobre la cuestión ya estaba conseguida en gran medida en el G-20 en Cannes. Francia estaba a favor, al igual que Estados Unidos, el FMI no tenía ningún problema con la idea, e incluso entre los demás bancos centrales nacionales de los países de la zona euro había pocas objeciones.Sin embargo, Weidmann se opuso. En primer lugar el presidente del Bundesbank presentó su veto a su antiguo jefe, quien se opuso a la iniciativa. Pero eso no fue suficiente para Weidmann. Al final de la cumbre, cuando el plan ya no jugaba ningún papel en Cannes, Weidmann filtró información sobre los debates a la prensa, a sabiendas de que cualquier intento de tocar las reservas del Bundesbank podría causar un gran malestar.No estaba equivocado. Un artículo de portada en el influyente periódico Frankfurter Allgemeine Zeitung se titulaba “Y ahora nuestro oro.” No importaba que no hubiera habido ninguna mención al oro del Bundesbank. De cualquier manera, Weidmann había ganado la batalla, y también se había asegurado inteligentemente que su victoria dominaria la agenda informativa del fin de semana (…)

Deja una respuesta