El 40% de los parados en hogares sin empleo

“Según cálculos del Banco de España, dos de cada cinco desocupados, lo que equivale a un 40% del total, residen en un hogar donde todos sus miembros están parados. Este porcentaje era de los más bajos de la zona del euro en 2007, con una tasa del 26%, pero tras subir con fuerza en los últimos dos años está ya dos puntos por encima del anterior máximo, alcanzado en 1994 cuando España dejaba atrás la recesión económica.”

El fuerte reunte de la tasa de paro entre los cabeza de familia y la entrada en el mercado laboral de más miembros de un mismo hogar para subsanar la falta de ingresos, sin conseguirlo, ha elevado al 10,2% el número de familias que tienen a todos sus miembros en paro. La capacidad de protección adicional contra el desempleo que pudieran constituir los vínculos familiares es ahora menor que en recesiones anteriores, lo que hace más patente, si cabe, la urgencia de llevar a cabo las reformas necesarias para potenciar rápidamente la creación de empleo (EL PAÍS) LA VANGUARDIA.- La subsecretaria del Tesoro de EE.UU., Lael Brainard, viajó el miércoles a Madrid, donde estuvo durante cuatro horas antes de seguir su camino hacia París y Berlín. Brainard, además de visitar a representantes del Gobierno, tuvo otro encuentro con enorme carga simbólica. Se trató de una discreta reunión con Mariano Rajoy, el presidente del PP. Es la primera ocasión en la que una responsable del Tesoro se reúne con líderes de la oposición en una de sus visitas y revela cómo ha ido cambiando en el exterior la visión de las relaciones de fuerzas entre las dos grandes formaciones políticas españolas. La derrota socialista en Catalunya revela a qué velocidad se está erosionando con la crisis el capital del partido gobernante.ABC.- LAS medidas que hoy aprobará el Consejo de Ministros llegarán después de que se haya demostrado que los mercados y el Banco Central Europeo han sido escasamente receptivos al mensaje de Rodríguez Zapatero, el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados. España pagó ayer la colocación de deuda a tres años al interés más alto desde 2008 y el Banco Central Europeo generó cierta confusión comprando deuda soberana de manera soterrada tras haber asegurado públicamente que no lo haría. El hecho es que la lógica de los mercados sigue desenvolviéndose con un enorme grado de incertidumbre. Además, es evidente que la desconfianza de inversores e instituciones ya es impermeable a las medidas súbitas que acostumbra a tomar Zapatero cuando se le hacen insoportables las presiones externas Economía. El País El 40% de los parados vive en hogares donde nadie trabaja La crisis y el fuerte auge del desempleo han modificado el perfil de los hogares españoles con un importante aumento de las familias en donde todos los miembros en edad de trabajar no tienen empleo. Según cálculos del Banco de España, dos de cada cinco desocupados, lo que equivale a un 40% del total, residen en un hogar donde todos sus miembros están parados. Este porcentaje era de los más bajos de la zona del euro en 2007, con una tasa del 26%, pero tras subir con fuerza en los últimos dos años está ya dos puntos por encima del anterior máximo, alcanzado en 1994 cuando España dejaba atrás la recesión económica. Tal y como se recoge en un capítulo especial incluido en el último boletín económico del organismo, publicado hoy, el fuerte repunte de la tasa de paro entre los cabeza de familia y la entrada en el mercado laboral de más miembros de un mismo hogar para subsanar la falta de ingresos, sin conseguirlo, ha elevado al 10,2% el número de familias que tienen a todos sus miembros en paro. Pese a su aumento, la tasa se mantiene por debajo de los máximos alcanzados a principios de los noventa. Según recuerda la institución, durante los dos últimos años la tasa de paro española "se ha deteriorado con mucha más profundidad que en otros países europeos, pasando del 7,9% registrado en el segundo trimestre de 2007 al 20,1% del segundo trimestre de 2010. Con estos niveles, la tasa dista aún 4 puntos del máximo registrado en la crisis de los años noventa. No obstante, en esta ocasión, el patrón del desempleo es diferente, y su incidencia sobre los hogares, mayor". Del 6% al 16% de paro En la actualidad, la tasa de paro del principal perceptor de renta del hogar, que había alcanzado su nivel mínimo en los trimestres previos a la crisis con un 6%, ha subido al 16,1%, con lo que supera el anterior récord registrado en la recesión de 1993, cuando llegó al 13%. No obstante, el organismo matiza que el deterioro se ha visto algo atenuado porque, aunque ha disminuido el tamaño de los hogares, ha aumentado su número de activos, es decir, de las personas con posibilidad de trabajar. Principalmente porque ha continuado la incorporación al mercado laboral de las mujeres, un fenómeno iniciado hace dos décadas, añade el artículo. Pese a ello, la tasa de paro del cónyuge, aunque se sitúa en niveles similares a los del cabeza de familia con un 16,8%, no se ha incrementado con tanta intensidad como en crisis anteriores. Sin embargo, si se suman ambos efectos, la entrada en el paro de los dos, sí que se constata "una mayor incidencia de situaciones de desempleo simultáneas entre miembros del hogar". Esta descomposición, añade el texto firmado por José María Casado, Cristina Fernández y Juan F. Jimeno, de la Dirección General del Servicio de Estudios del Banco de España, "permite observar en qué medida la estructura de hogares y la incidencia simultánea del desempleo entre todos sus activos contribuyen a agrupar a los parados en hogares sin ningún empleado". Por todo esto, los firmantes concluyen que "la capacidad de protección adicional contra el desempleo que pudieran constituir los vínculos familiares es ahora menor que en recesiones anteriores, lo que hace más patente, si cabe, la urgencia de llevar a cabo las reformas necesarias para potenciar rápidamente la creación de empleo". EL PAÍS. 3-12-2010 Opinión. La Vanguardia Rajoy, el Tesoro y el FMI Manel Pérez El papel que finalmente deberá desempeñar el BCE de ahora en adelante en la crisis de la deuda soberana ha dejado de ser un asunto meramente técnico o financiero. Deberán decidirlo los líderes europeos que en estas horas tensas ya estarán organizando un próximo encuentro en la cumbre. Esa es la principal conclusión de la comparecencia pública ayer de Jean-Claude Trichet, el presidente del BCE, tras la reunión del consejo de la entidad. Defraudó sin duda a quienes descontaban un pronunciamiento explícito de la institución declarando la guerra al mercado para dar la señal de compra a gran escala de bonos de deuda soberana de Irlanda, Portugal, España e Italia. Fueron los mercados los que testimoniaron que el BCE estaba activo haciendo las compras, lo que salvó la jornada en las bolsas y mantuvo apaciguada la prima de riesgo de la deuda. El mensaje implícito de Trichet revela tanto su deseo de no mantenerse pasivo como la imposibilidad de comprometerse con claridad en una línea de acción, principalmente porque su consejo no ha conseguido superar la división entre los partidarios de una actitud más beligerante, entre ellos tal vez él mismo, y los abiertamente contrarios, con el presidente del Bundesbank, Alex Weber, a la cabeza. Será, por lo tanto, la hora de que la política señale cuál será el curso de los acontecimientos. No fue la única señal de que los movimientos de esa índole están ganando potencia entre bastidores. La subsecretaria del Tesoro de EE.UU., Lael Brainard, viajó el miércoles a Madrid, donde estuvo durante cuatro horas antes de seguir su camino hacia París y Berlín. Brainard, además de visitar a representantes del Gobierno, tuvo otro encuentro con enorme carga simbólica. Se trató de una discreta reunión con Mariano Rajoy, el presidente del PP. Es la primera ocasión en la que una responsable del Tesoro se reúne con líderes de la oposición en una de sus visitas y revela cómo ha ido cambiando en el exterior la visión de las relaciones de fuerzas entre las dos grandes formaciones políticas españolas. La derrota socialista en Catalunya revela a qué velocidad se está erosionando con la crisis el capital del partido gobernante. Sobre el contenido del encuentro no ha trascendido gran cosa, aunque sí se sabe que Rajoy expresó su confianza en el futuro de la economía española pero, aparentemente, se desmarcó de las políticas económicas del presidente Zapatero. Y ya se sabe que Brainard no estaba de visita para hablar de un escenario de futuro sino de la muy presente crisis de la deuda, que en esas mismas horas aquejaba a la zona euro y de las medidas que ponía en marcha España. Algunos atribuyen a ese encuentro algunas de las dudas y perplejidades que parecieron emerger en el mensaje del PP el pasado miércoles, tras el anuncio de Zapatero en el Parlamento de las nuevas medidas que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy. El tercer hecho revelador de cómo transita la situación desde la economía a la política fueron las declaraciones ayer del director gerente del FondoMonetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn. Tras defender la actuación del BCE en la crisis, el francés dijo que mientras Grecia e Irlanda fueron rescatados "cuando estaban al borde del precipicio", otros países europeos "no están lejos" de ese peligroso accidente geográfico. Como ya es conocido, el FMI forma parte de las instituciones que aportan los 750.000 millones de dólares del Fondo Europeo de Estabilidad financiera (FEEF) que ya se ha utilizado en el rescate de Irlanda y Grecia. Todos han comprado tiempo mientras buscan una salida. El BCE ha calmado los mercados, el Gobierno ha enviado nuevas señales de que seguirá ajustando allí donde pueda y las instituciones internacionales han dejado claro que están prestas a actuar si las circunstancias lo requieren. Sin embargo, todo eso no es un nuevo modelo que permita cerrar la crisis. LA VANGUARDIA. 3-12-2010 Editorial. ABC Economía al límite LAS medidas que hoy aprobará el Consejo de Ministros llegarán después de que se haya demostrado que los mercados y el Banco Central Europeo han sido escasamente receptivos al mensaje de Rodríguez Zapatero, el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados. España pagó ayer la colocación de deuda a tres años al interés más alto desde 2008 y el Banco Central Europeo generó cierta confusión comprando deuda soberana de manera soterrada tras haber asegurado públicamente que no lo haría. El hecho es que la lógica de los mercados sigue desenvolviéndose con un enorme grado de incertidumbre. Además, es evidente que la desconfianza de inversores e instituciones ya es impermeable a las medidas súbitas que acostumbra a tomar Zapatero cuando se le hacen insoportables las presiones externas. Un gobierno que sólo reacciona ante situaciones extremas y que demuestra tanta dependencia del exterior no transmite seguridad. A estas alturas, ni medidas objetivamente positivas como algunas de las que hoy tomará el Consejo de Ministros sirven para tener una tregua de los mercados. La situación interna tampoco ofrece un respiro, por más que el Gobierno pretenda hacer alquimia con las cifras del paro. El desempleo aumentó en noviembre en 26.000 personas y el Gobierno se ha apresurado a destacado que este dato supone en el menor crecimiento del paro en noviembre desde 1998. También este es el noviembre con más parados inscritos en el INEM, por encima de cuatro millones y medio, sin descuentos. Lógicamente, el número de parados irá reduciéndose porque cada vez habrá menos gente en disposición de perder su empleo. Pero para cifra preocupante, la reducción del número de cotizantes a la Seguridad Social y para tener una perspectiva del problema baste recordar que desde noviembre de 2008, se ha perdido más de un millón de afiliados. Simultáneamente, el Gobierno siguió probando las hieles de su precariedad política después de que la Comisión de Presupuestos del Senado admitiera el veto del BNG contra las cuentas del Estado para 2011. Las consecuencias prácticas son menores aunque el pleno del Senado rechace los presupuestos porque la coalición del PSOE con los nacionalistas vascos y canarios se ha creado para vencer cualquier resistencia de sentido común. Pero será la cuarta vez que el Senado devuelve a Zapatero sus presupuestos, algo inaceptable en un país en crisis que necesita el rigor económico que el Gobierno socialista es incapaz de dar. ABC. 3-12-2010

Deja una respuesta