EEUU y el ascenso de China en el Sudeste asiático

“La administración Obama ha sabido revertir el antiamericanismo popular durante el gobierno de la administración Bush y la percepción generalizada del abandono de EEUU a través de varios gestos simbólicos, incluido la firma del Tratado de Amistad y Cooperación con la ASEAN. El Comando del Pací­fico de EEUU ha creado una densa red de relaciones militares-militares, en particular en la zona marí­tima del sudeste de Asia”

EEUU debe cambiar su enfoque en el sudeste de Asia desde las cuestiones humanitarias, tales como Birmania, hacia los roblemas de seguridad críticos, como el Mar de China Meridional. No sabemos si Pekín ha puesto en marcha un proceso de ‘imperialismo a pequeños bocados’ en el Mar de China Meridional, pero prevenir la dominación china de este mar y mantener el paso libre para las fuerzas armadas de EEUU y para el suministro de energía es fundamental para las alianzas en el noreste de Asia de EEUU y, de hecho, para el mantenimiento de la posición de EEUU en toda el Asia Oriental. THE WASHINGTON POST.- El hecho más tranquilizador sobre China es que los líderes del país han visto el problema y están tratando de poner el freno, siempre muy suavemente. Para un recordatorio de las dimensiones del problema de exceso de capacidad que están enfrentando, consideremos que China tiene suficiente capacidad de producir acero como para satisfacer las demandas de Estados Unidos, Rusia, Japón y Europa juntos. Para un país adicto a un crecimiento impulsado por la exportación, la transición a una economía sostenible no será fácil. Las personas que asumen que una siempre creciente de China inexorablemente reemplazará a Estados Unidos como la superpotencia económica del mundo, deberían tener una mirada más cercana a los números. Hong Kong. Asia Times EEUU reflexiona sobre el ascenso de China en el Sudeste asiático Peter J Brown La Comisión Estados Unidos-China para el seguimiento de las relaciones económicas y de seguridad (USCC) celebró el mes pasado una extensa audiencia sobre las actividades de China en el sudeste asiático y sus consecuencias para los intereses de EEUU en la estratégica región. La USCC fue dirigida por cinco miembros del Congreso de los EEUU, un par de altos funcionarios del gobierno y 10 expertos y se celebró en un momento en que EEUU se ha comprometido a reorientar su diplomacia en el sudeste asiático. El comisionado de la USCC Larry Wortzel hizo hincapié en el aumento de la influencia económica de China en la región, señalando que numerosos proyectos de extracción de recursos financiados por China están en marcha, "con el objetivo de continuar el aumento del desarrollo económico de China". Señaló que Beijing también ofrece préstamos a bajo interés para financiar proyectos de infraestructura, especialmente en Myanmar, Laos y Camboya. Mientras que las propuestas económicas de China en la región están bien documentadas, Wortzel señaló que China ha ampliado recientemente sus interacciones en la seguridad del sudeste de Asia, en particular mediante la venta de armas y maniobras militares conjuntas. "Visitas de alto nivel militar entre China y el sudeste de Asia han ido en aumento, al igual que las escalas de los buques de guerra chinos", dijo Wortzel. La audiencia siguió a un viaje en diciembre por los miembros de USCC a Taiwán y Vietnam, donde celebraron debates sobre la creciente presencia de China en la región. Si bien se están ampliando los lazos de seguridad, la USCC con frecuencia recuerda que en Vietnam ha habido un aumento de la ansiedad de Hanoi sobre la creciente presencia activa de China en el Mar de China Meridional, donde varios países de la región tienen reclamaciones que se solapan. "Como la marina china mejora su fuerza a fin de incluir una posible flota de portaaviones en el futuro próximo, el equilibrio de poder en la región oscilará fuertemente a favor de China", dijo Wortzel. "Ya algunos países están empezando a reaccionar, como se demostró con el reciente anuncio de los planes de Vietnam de comprar a Rusia seis submarinos y 12 aviones de combate avanzados. La presencia confirmada de petróleo y gas natural en la región no hace más que agravar esta tendencia", dijo Wortzel. La congresista Dana Rohrabacher, miembro de alto nivel de la Comisión de Asuntos de Relaciones Exteriores de la Cámara, fue más explícita en su crítica al aumento de la influencia regional de Beijing, al referirse a China como "un país totalitario que aspira a convertirse en un imperio totalitario [y] difundir su influencia y el dominio de la región, particularmente en el sudeste de Asia". De todos los países de Asia, "tal vez la relación más amistosa que tiene [China] es con el régimen mafioso que ahora controla Birmania [Myanmar]. China ha armado a la junta birmana hasta los dientes y en cambio ha robado al pueblo birmano, apoderándose de sus grandes recursos naturales", dijo Rohrabacher. Ellen Frost, investigador visitante del Instituto Peterson para la Economía Internacional, dijo que los gobiernos del sudeste asiático están manteniendo un ojo vigilante sobre el creciente poderío militar de China. Si bien han estado muy tranquilos por el comportamiento reciente de China, algunos aún no están seguros de sus metas últimas, dice. "Los líderes más antiguos todavía recuerdan los momentos en que China apoyaba activamente las insurgencias de sus países. En lugar de intentar construir una coalición en contra de China, los estadistas del Sudeste Asiático han optado por ‘integrar’ a China en las organizaciones cuya ubicación y orden del día están bajo su control", dijo Frost . "Calculan que envolviendo a China en una plétora de acuerdos y comisiones promoverán la paz y el comportamiento cooperativo y reforzarán la estabilidad regional. Pero sólo para estar seguros, muchos gobiernos de la ASEAN están reafirmando o fortaleciendo sus relaciones militares con Estados Unidos". La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) está formada por Brunei, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Myanmar, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam. Frost hizo hincapié en que los líderes de la ASEAN están buscando maximizar su voz colectiva en la región y en el resto del mundo. "Ellos calculan que ofrecer a China un papel de liderazgo en las organizaciones regionales hace más probable que otras potencias presten más atención a la región y trabajarán con los países de la ASEAN en condiciones aún más atractivas", dijo Frost. Doble filo económico Según David Shear, secretario adjunto de Estado para Asia Oriental y el Pacífico de EEUU, "está claro que tanto [China] como los países de la ASEAN ven los beneficios mutuos que se derivan del aumento del comercio", y "los vínculos económicos de China con la región probablemente crecerán aún más en el marco del Acuerdo de Libre Comercio [TLC] China-ASEAN que entró en vigor el primero de este año." Shear también sostuvo que en el proceso "China ha producido la dislocación de la economía local y tensiones en algunas economías del sudeste asiático" donde existe una creciente preocupación de "que la competencia de productos de bajo costo de China pueden afectar a sus industrias nacionales". Shear señaló que Indonesia ya ha pedido una revisión del acuerdo, debido a esas preocupaciones. Al tiempo que los asiáticos del sudeste "reconocen grandes oportunidades en China, continúan considerando vitales los vínculos económicos con EEUU y otros países", dijo Shear. El comercio total de China con la región alcanzó los 193.000 millones de dólares en 2008, frente a 45.500 millones en 2001. Si bien la inversión directa de Pekín en la región todavía palidece en comparación con la de EEUU y Japón, su ayuda directa ha aumentado considerablemente. Beijing ha presentado unos fondos de 10 mil millones de dólares en inversión en infraestructuras para mejorar carreteras, ferrocarriles, líneas aéreas y enlaces de información y comunicación entre China y los países de la ASEAN, según el secretario general de la ASEAN, Surin Pitsuwan. Beijing también ha proporcionado un mecanismo de crédito de 15 mil millones para promover la integración regional y la conectividad, dijo. La diplomacia china, a menudo denominada como "poder blando", ha destacado también las conexiones culturales. Por ejemplo, ahora hay más estudiantes tailandeses –unos 10.000–estudiando en China que en EEUU. Shear señaló que China inauguró su primer Instituto de Confucio en Asia en 2004 , y que hoy hay 70 centros en Asia y 282 a nivel mundial. "Hay 12 institutos sólo en Tailandia, y China recientemente abrió el primer instituto en Camboya", dijo Shear. La competencia por los corazones y las mentes también ha llegado a las ondas. Mientras que EEUU siempre ha promovido Radio Free Asia y programas de radio de la Voz de América en la región, China puso en marcha la Radio de Amistad China-Camboya en diciembre de 2008. "Los efectos reales de los esfuerzos de China en las opiniones y sensibilidades locales hacia los intereses chinos siguen siendo un área de interés de EEUU", dijo Shear. "Se ha dicho que para continuar con una diplomacia de éxito en el sudeste de Asia, todo lo que tienes que hacer es presentarte. Este es un nivel demasiado bajo y este gobierno va a hacer más", dice Shear. Reconoce que anteriores presidentes de EEUU se habían perdido cumbres de Cooperación Económica Asia-Pacífico, secretarios de Estado no había acudido a las reuniones del Foro Regional de la ASEAN y altos funcionarios de EEUU no habían pasado suficiente tiempo reforzando las relaciones bilaterales regionales. "El mensaje de la administración Obama para resolver este problema ha sido simple: estamos de vuelta y dispuestos a participar activamente", dijo Shear, señalando que Washington pretende nombrar pronto a un embajador, con sede en Yakarta, ante la ASEAN y comenzar las consultas sobre cómo EEUU puede desempeñar un papel en las Cumbres de Asia Oriental, una agrupación de 16 países de la región de Asia oriental que se reúne anualmente. Ernest Bower, asesor principal y director del Programa del Sudeste de Asia en la sede del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, destacó que "los deseos y necesidades de EEUU en el sudeste asiático [son] intensificar su juego y articular una estrategia para promover sus intereses en la región (…) Bower dijo que no se percibe en el sudeste de Asia a una China "muy grande, con torpeza ideológica, centrada en sí misma, o sólo preocupada por la seguridad en el norte", sino como "un vecino comprometido e interesado en proporcionar beneficios significativos en el comercio, la ayuda, el turismo y que promete aumentar la inversión y la prosperidad". "China ha hecho más fácil para los estudiantes del sudeste asiático viajar y estudiar en China y se conceden becas a varios niveles, incluidos los de maestría y doctorado. La política de China hacia el sudeste de Asia en los últimos 15 años se ha transformado de ideológica a oportunista y pragmática", dijo Bower. Aunque en ocasiones a China se le ha ido la mano en su perjuicio, incluso en el Mar de China Meridional, o cuando presionó al gobierno de Camboya para enviar de vuelta a los refugiados uigures a China el año pasado. "Los líderes de la región reconocen en estos ejemplos al puño de hierro que se flexiona bajo el guante de seda de la nueva diplomacia china", dice Bower. "La principal preocupación del sudeste asiático, como lo fue hace 15 años, sigue siendo mantener el equilibrio entre las grandes potencias … Quizás la diferencia más importante entre China y EEUU en el sudeste de Asia es que China tiene una estrategia clara para la región, y EEUU, no". Divergencias en las diplomacias Walter Lohman, director del Centro de Estudios de Asia de la Fundación Heritage en Washington, señala las diferencias clave en cómo EEUU y la diplomacia china se conducen en la región. "Simplemente no se pueden entender los procesos de adopción de las decisiones de la ASEAN de la forma que aprendimos en la escuela, con países tratando de maximizar sus ventajas estratégicas sin tener en cuenta las demandas nacionales, a veces personales, de sus líderes. El cultivo de China de la diplomacia económica explica esta dinámica de una de manera que la nuestra no lo hace", dijo Lohman. "EEUU no puede replicar los esfuerzos de China en el sudeste de Asia. Obviamente, los funcionarios estadounidenses tienen que responder ante el pueblo estadounidense de una manera que los chinos no han de hacer. No podemos estructurar los acuerdos comerciales de manera que elijamos a los ganadores y a los perdedores por imperativos diplomáticos o de política industrial. "Los chinos también están más cerca y tienen más que ofrecer a los diplomáticos de la ASEAN. Podemos hacerlo mejor si tenemos presencia en la ASEAN, pero no podemos emparejar a cada diplomático chino con uno nuestro, foro por foro", agrega Lohman, diciendo que EEUU no debe "resistirse al orden económico actual", sino "apalancarse" en él. "Si los chinos quieren invertir en infraestructuras en la ASEAN, está bien. EEUU debe tener relaciones en la región de la ASEAN que ayuden a determinar sus prioridades y den voz a sus preocupaciones. Si las multinacionales chinas quieren invertir en la ASEAN, genial. Trabajemos para ponerlas en conformidad con los estándares de Estados Unidos y de integrarlos en las cadenas de suministro USA", dice Lohman. "Si va a más el comercio entre la ASEAN y China, las empresas estadounidenses deben invertir en los dos lados de la frontera e integrarlos en los mercados de retorno a casa. Luchar contra las tendencias económicas actuales socava la credibilidad de nuestro liderazgo". Catharin Dalpino, profesora visitante asociada de la Universidad de Georgetown, se refiere a las estrategias sub-regionales de Beijing y a cómo el papel de China en el sudeste asiático continental "es cada vez más distinto a su relación con la zona marítima del sudeste de Asia". "Esto es principalmente una cuestión de grado más que de diferencias dramáticas en la política china hacia las dos sub-regiones, sin embargo, la mayor atención de China y la penetración en la parte continental ha creado una separación de hecho", dice Dalpino. "Esta ventaja cada vez mayor en el sudeste asiático continental no se ha desarrollado en un espacio vacío, sino que se ha visto facilitada por la desigualdad de la política de EEUU hacia estos dos regiones desde hace varios años y la relativa desatención de Washington hacia el sudeste asiático". Señala, por ejemplo, que "la alianza con Tailandia funciona con el piloto automático desde hace varios años". "En un nivel más fundamental, la generación más joven de tailandeses no comprenden la justificación de la relación de alianza, dada la renuencia de Estados Unidos para ofrecer ayuda bilateral a Tailandia en la crisis financiera de 1997 o las guerras en Afganistán e Irak, que son remotas para muchos tailandeses, como ejemplos de la disonancia entre los dos países", dijo Dalpino. Bronson Percival, asesor de la CNA en el Centro de Estudios Estratégicos, en Virginia, sostiene que "EEUU posee un balance equilibrado en el sudeste asiático" y siempre ha insistido en que "el tema no es los EEUU frente a China en el sudeste de Asia". "Además, la administración Obama ha sabido revertir el antiamericanismo popular durante el gobierno de la administración Bush y la percepción generalizada del abandono de EEUU a través de varios gestos simbólicos, incluido la firma del Tratado de Amistad y Cooperación con la ASEAN. El Comando del Pacífico de EEUU ha creado una densa red de relaciones militares-militares, en particular en la zona marítima del sudeste de Asia ", dijo Percival, que reclama a EEUU "cambiar su enfoque en el sudeste de Asia desde las cuestiones humanitarias, tales como Birmania, hacia los problemas de seguridad críticos, como el Mar de China Meridional”. "No sabemos si Pekín ha puesto en marcha un proceso de ‘imperialismo a pequeños bocados’ en el Mar de China Meridional, pero prevenir la dominación china de este mar y mantener el paso libre para las fuerzas armadas de EEUU y para el suministro de energía es fundamental para las alianzas en el noreste de Asia de EEUU y, de hecho, para el mantenimiento de la posición de EEUU en toda el Asia Oriental." ASIA TIMES. 10-3-2010 EEUU. The Washington Post El problema de la burbuja económica de China David Ignatius El entusiasmo efervescente que muchos analistas expresan sobre la economía china me recuerda el viejo show de variedades del presentador Lawrence Welk, quien desterraba las preocupaciones de cada semana, con relajantes sonidos de su Champagne Music Makers. Observadores de China creen llegado el momento de apagar la música y escuchar al Primer Ministro Wen Jiabao, quien ha sido sorprendentemente franco en el aviso de que un exceso de inversión y la falta de demanda interna está produciendo una burbuja económica en su país. "El mayor problema de la economía de China es que el crecimiento es inestable, desequilibrado, descoordinado e insostenible", advirtió Wen en una conferencia de prensa en marzo de 2007 durante el Congreso Popular Nacional de China. Este comentario tuvo aproximadamente el mismo efecto que cuando en1996, el presidente de la Fed, Alan Greenspan, mostró su preocupación por la "exuberancia irracional" del mercado de valores. Wen expresó su preocupación de nuevo la semana pasada en la Asamblea Nacional Popular. "Seguimos enfrentando una situación muy compleja", dijo, dado el doble peligro de un sobrecalentamiento en el país y la recesión mundial en el extranjero. Se refirió a un "crecimiento precipitado" de los precios de la vivienda en algunas ciudades chinas, y dijo que debido al peligro de un exceso de inversión, "la puesta en marcha de nuevos proyectos debe ser estrictamente controlado". El ascenso de China es uno de los milagros benditos de la historia económica moderna. Pero los líderes chinos saben que no pueden derogar las leyes económicas de la gravedad. Como el economista Herbert Stein observó décadas atrás, "Si algo es ‘insostenible’, eso significa que no se sostiene". Eso es sin duda cierto en el desequilibrado crecimiento impulsado por las exportaciones que ha impulsado el ascenso de China. "La dependencia de China en el crecimiento impulsado por las exportaciones… Es insostenible en el tiempo", dice Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, en un artículo de próxima aparición en la revista Economía Internacional. En él cita un reciente análisis del Fondo Monetario Internacional diciendo que para que China mantenga su tendencia de crecimiento del 8% anual con el actual patrón de comercio, tendría que duplicar su cuota de exportaciones mundiales en 2020. Eso no va a suceder. Así que la pregunta no es si la economía china va a cambiar, sino cómo va a hacerlo. La visión optimista es que los líderes de China desacelerarán el auge de la inversión y el crédito, y al mismo tiempo liderarán la transición a una economía dirigida por el consumo que no depende tanto de las exportaciones. La escala del crecimiento de China es tan abrumador que puede dar vértigo a los analistas: una compilación de "15 hechos sobre China, que harán volar tu mente" entusiasma al portal web Business Insider: "En 2025, China va a construir diez ciudades del tamaño de Nueva York." Es una visión de un perpetuo cajero automático. El problema de estas extrapolaciones unilineales es que son muy poco confiables en la predicción del futuro. Recordemos las previsiones sobre la Unión Soviética en la década de 1960 o de Japón en 1990. Mi analista favorito de las burbuja económicas es David M. Smick, quien predijo el caos financiero en EEUU su libro "El mundo es curvo". Observa algunas estadísticas preocupantes: Hasta la crisis financiera mundial, las exportaciones chinas representaron el 43% de su PIB. Para compensar el colapso de la demanda exterior una vez que la recesión llegó en 2009, China lanzó un estímulo de 1,8 billones de dólares y un programa de préstamos que asciende a alrededor del 38% de su PIB. Este dinero iba a llegar a los consumidores, pero las estimaciones de Smick es que el 85% de los préstamos subvencionados fueron a las empresas estatales y los bancos, provocando un aumento de la burbuja de inversión aún mayor. No te preocupes, dicen los entusiastas de China: un país con más de 2 billones de dólares en reservas en moneda extranjera no tiene que preocuparse por los problemas de la deuda. Pero las reservas (en su mayoría en dólares) no son la red de seguridad que algunos se imaginan, ya que China no podía liquidarlos sin perjudicarse a sí misma, como el economista Michael Pettis alega en su blog, Mercados Financieros de China (…) El hecho más tranquilizador sobre China es que los líderes del país han visto el problema y están tratando de poner el freno, siempre muy suavemente. Para un recordatorio de las dimensiones del problema de exceso de capacidad que están enfrentando, consideremos que China tiene suficiente capacidad de producir acero como para satisfacer las demandas de Estados Unidos, Rusia, Japón y Europa juntos. Para un país adicto a un crecimiento impulsado por la exportación, la transición a una economía sostenible no será fácil. Las personas que asumen que una siempre creciente de China inexorablemente reemplazará a Estados Unidos como la superpotencia económica del mundo, deberían tener una mirada más cercana a los números. THE WASHINGTON POST. 11-3-2010

Deja una respuesta