SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

EEUU está a punto de instalar armamento pesado en Europa del este

En un paso importante para impedir la posible agresión rusa en Europa, el Pentágono está preparado para almacenar carros de combate, unidades de infanterí­a de lucha contra vehí­culos y otras armas pesadas, con un contingente de hasta 5.000 soldados americanos, en varios paí­ses bálticos y de Europa, según dijeron EEUU y sus aliados.

La propuesta, de aprobarse, sería la primera vez desde el final de la guerra fría que Estados Unidos instala equipo militar pesado en las nuevas naciones miembros de la OTAN en Europa del este que habían sido parte de la esfera de influencia soviética. La anexión rusa de Crimea y la guerra en el este de Ucrania causó alarma y demanda una planificación militar nueva en las capitales de la OTAN.

Sería el más importante de una serie de movimientos que los Estados Unidos y la OTAN han llevado para reforzar las fuerzas en la región y enviar un mensaje claro de su determinación a los aliados y al Presidente de Rusia, Vladimir V. Putin, en el sentido de que los Estados Unidos defenderían a los miembros de la Alianza más cercanos a la frontera rusa.

Después de la expansión de la OTAN para incluir a los países bálticos en 2004, los Estados Unidos y sus aliados evitaron el estacionamiento permanente de equipos o tropas en los países del este que buscaban distintas formas de asociación con Rusia.

“Esto es un cambio muy significativo en la política norteamericana” dijo James G. Stavridis, un almirante retirado y ex comandante supremo aliado de la OTAN, que ahora es Decano de la Escuela Fletcher de derecho y diplomacia en la Universidad Tufts. “Proporciona un nivel razonable de seguridad a los nerviosos aliados, aunque nada es tan bueno como tropas a tiempo completo en su territorio, por supuesto.”

La cantidad de equipos militares incluidos en la nueva planificación norteamericana es pequeña comparado con los que Rusia podría utilizar en las naciones de la OTAN cerca de sus fronteras, pero serviría como una señal creíble de compromiso estadounidense, actuando como un impedimento a la manera en que la brigada de Berlín lo hizo después de la crisis del muro de Berlín en 1961.

“Es la forma con que la OTAN toma posiciones para el futuro” dijo Julianne Smith, ex responsable de defensa y oficial de la Casa Blanca que ahora es senior fellow del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense y cicepresidente de la firma de consultoría Beacon Global Strategies.

Los equipos militares desplazados, que se almacenará en bases aliadas y permitirían equipar a una brigada de entre 3.000 y 5.000 soldados, serían similiares a los que Estados Unidos mantuvo en Kuwait más de una década después de que Irak lo invadiera en 1990 y fuera expulsado por una coalición de tropas norteamericanas y aliadas el año siguiente.

La propuesta del Pentágono todavía requiere la aprobación del Secretario de defensa Ashton B. Carter y la Casa Blanca. Y siguen existiendo obstáculos políticos, como la preocupación entre algunos aliados de la OTAN sobre la reacción de Rusia a este despliegue militar.

“El ejército estadounidense continúa evaluando la mejor ubicación para almacenar estos equipos en consulta con nuestros aliados,” dijo el coronel Steven H. Warren, un portavoz del Pentágono. “En este momento, no hemos tomado ninguna decisión acerca de si o cuando proceder al despliegue”.

Funcionarios informados sobre las propuestas, que se protegen con el anonimato, dijeron que esperaban la aprobación antes de la reunión de Ministros de defensa de la OTAN en Bruselas este mes.

La actual propuesta incumple la asignación de tropas de Estados Unidos a los países bálticos, algo que altos funcionarios de esos países recientemente solicitaron en una carta a la OTAN. Aún así, funcionarios de esos países dan la bienvenida a la propuesta de enviar al menos el equipo militar.

“Necesitamos disponer del equipo previamente porque si pasa algo necesitamos más armamento, equipo y municiones,”dijo Raimonds Vejonis, ministro letón de defensa, en una entrevista la semana pasada.”Si algo sucede, no podemos esperar días o semanas el equipo,” dijo el Sr. Vejonis, que se convertirá en Presidente de Letonia en julio. “Tenemos que reaccionar inmediatamente”.

Mark Galeotti, profesor en la Universidad de Nueva York que ha escrito extensamente sobre cuestionesvmilitares de Rusia y acerca de los servicios de seguridad, señaló que “el despliegue de anques sobre el terreno, incluso si no va acompañado de nuevas tropas, son una señal significativa”.

La propuesta actual del Pentágono, que no detalla plazos, es depositar en Lituania, Letonia y Estonia material suficiente para unos 150 soldados en cada país, según el Times. La cantidad sería superior, para unos 750 soldados, en Polonia, Rumania, Bulgaria y “posiblemente” Hungría.

Los especialistas militares americanos han llevado a cabo encuestas para establecer el mejor sitio para la instalación en los países bajo consideración, y el Pentágono está trabajando en las estimaciones sobre los costos para actualizar ferrocarriles, construcción de nuevos almacenes y servicios de limpieza del equipo y para reemplazar a otras instalaciones de la era soviética para acomodar el armamento pesado estadounidense. Los almacenes de armas serían custodiados por contratistas locales o de seguridad, y no por personal militar estadounidense, informaron las autoridades.

El almacenamiento previo del equipo ahorra tiempo, dinero y recursos al ejército de Estados Unidos y evita tener que enviar el equipo a los Estados Unidos cada vez que una unidad del ejército viaja a Europa para entrenar. Digno de una brigada completa de equipo, llamado formalmente el sistema europeo de actividad, incluiría unos 1.200 vehículos, incluyendo algunos tanques M1-A2 250, vehículos Bradley de combate y obuses blindados, según un alto funcionario militar.

El ejército norteamericano dijo después de la invasión de Crimea el año pasado que ampliaría la cantidad de equipo que almacena en el campo de entrenamiento de Grafenwöhr en Alemania suroriental y en otros sitios, hasta llegar a una brigada de un batallón. Un paso intermedio sería posicionar las armas adicionales y vehículos en Alemania, lo que permitiría desplazarlos rapidamente hacia el este.

Actualmente unidades del ejército, un batallón de la tercera división de infantería, despliegan vuelos en rotaciones regulares. Se valora extender estos ejercicios en otras partes de Europa.

Junto con la intensificación de maniobras en el aire, a través de patrullas y ejercicios de entrenamiento en el flanco oriental de la OTAN, fueron las medidas iniciales aprobadas por líderes de la OTAN en su cumbre celebrada en Gales el año pasado. Las propuestas del Pentágono reflejan una comprensión de que las tensiones con Rusia es poco probable que disminuyan pronto.

“Estamos en una transición partiendo de una serie de decisiones temporales tomdas el año pasado,” dijo Heather A. Conley, director del programa de Europa en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.La idea de desplegar armas y materiales a los países bálticos y Europa oriental, previamente al envio de tropas, se ha discutido antes, pero nunca llevado a cabo porque sería visto por el Kremlin como una violación del espíritu del acuerdo de 1997 entre la OTAN y Rusia, que sentó las bases para la cooperación.

En dicho acuerdo, la OTAN prometió que, “en el entorno de seguridad actual y previsible,” no buscaría “incrementar sustancialmente y de forma permanente el estacionamiento de fuerzas de combate de tierra” en las naciones más cercanas a Rusia.

El acuerdo también señala que “la OTAN y Rusia no se considera mutuamente como adversarios”. Muchos en la Alianza sostienen que las acciones agresivas de Rusia alrededor de las fronteras de la OTAN han hecho que ese pacto tenga hoy una eficacia discutible.

La propuesta del Pentágono ha ganado nuevo apoyo debido a los temores entre los aliados del este que podrían enfrentar una amenaza rusa.

“Esto es básicamente política”, dijo el profesor Galeotti. “Esto es decirle a Rusia que está acercándose a una línea roja”.

En una entrevista antes de una visita a Italia esta semana, el Sr. Putin desestimó los temores sobre un ataque ruso a la OTAN.

“Creo a que solamente una persona insana y sólo en un sueño puede imaginar que Rusia atacara de repente la OTAN”, dijo al diario Corriere Della Sera. “Creo que algunos países simplemente se aprovechan del miedo de la gente con respecto a Rusia.”.

Deja una respuesta