EEUU-China: dolores de crecimiento

“La reacción de China a la decisión de la administración de Obama de vender armas a Taiwán ha sido furiosa, pero ha consistido principalmente en gestos simbólicos. Por parte de Washington, a pesar de las crí­ticas de Hillary Clinton a China sobre la libertad en Internet y la declaración del presidente Obama que va a ponerse duro con Pekí­n sobre su moneda, es poco probable que esta retórica fuerte sea acompañada con su equivalente en acciones”

Pero hay dos tendencias que odrían llevar a una situación menos manejable y que sea algo más preocupante. La primera es la percepción cada vez mayor en China de que ya no depende tanto de Occidente, y en particular de Estados Unidos, tal como ocurría hasta ahora. El segundo factor es el destino económico de los Estados Unidos. Existe gran temor de que la economía de EEUU esté en un profundo declive estructural. Si los políticos estadounidenses no pueden reunir el coraje para hacer competitiva la economía de EEUU y Beijing percibe que se trata de una superpotencia en declive inexorable, las relaciones entre China y Estados Unidos cambiarán drásticamente. (THE WASHINGTON POST) DIARIO DEL PUEBLO.- Desde principios de 2010, el optimismo que en un momento primó en lo tocante a las relaciones de China con EE.UU. se ha trocado en breve en predicciones calamitosas para los lazos bilaterales más complicados del mundo. Un sinnúmero de espinosos problemas diplomáticos han trastornado a los expertos en política de ambas partes. Pero si se maneja adecuadamente, siempre será posible disminuir el impacto negativo del incidente más serio. EEUU. The Washington Post EEUU-China: dolores de crecimiento A pesar de las recientes tormentas en las relaciones EEUU-China, ambos países tienen razones poderosas para cooperar el uno con el otro. Éstas han crecido en las últimas dos décadas, una progresión que ambos países parecen reconocer. La reacción de China a la decisión de la administración de Obama de vender armas a Taiwán ha sido furiosa, pero ha consistido principalmente en gestos simbólicos. Compare esto con 1992, cuando la administración del primer Bush envió armas de Taipei, y poco después de Beijing al parecer vendió misiles a Pakistán y firmó un acuerdo de cooperación nuclear con Irán. Esta vez la amenaza más fuerte de China –la de "tomar represalias" contra las empresas de EEUU que participan en la venta de armas– es probable que sea dirigida a las empresas que, como Raytheon, han sido durante mucho tiempo los proveedores a Taipei y como consecuencia se dieron de baja en el mercado chino. Pekín probablemente no castigará a los tres gigantes norteamericanos involucrados en el acuerdo: Boeing, General Electric y United Technologies. Del mismo modo, la reacción indignada de Beijing a la decisión del Presidente de Obama de reunirse con el Dalai Lama es una pose. El gobierno chino no puede haber sido sorprendido. En los últimos tiempos, cada presidente de los EEUU se ha reunido con el Dalai Lama, y Obama dijo al presidente chino, Hu Jintao directamente que iba a reunirse con el líder tibetano. Por parte de Washington, a pesar de las críticas de Hillary Clinton a China sobre la libertad en Internet y la declaración del presidente Obama que va a ponerse duro con Pekín sobre su moneda, es poco probable que esta retórica fuerte sea acompañada con su equivalente en acciones. Estados Unidos tiene algunas flechas en su carcaj, y el gobierno sabe bien que la amonestación pública a Beijing, rara vez funciona. De hecho, ambos países bien podría estar jugando el mismo juego: fingir indignación pública para satisfacer a la audiencia nacional. Pero hay dos tendencias que podrían llevar a una situación menos manejable y que sea algo más preocupante. La primera es la percepción cada vez mayor en China de que ya no depende tanto de Occidente, y en particular de Estados Unidos, tal como ocurría hasta ahora. En la década de 1980, Deng Xiaoping sacó a China llevó del frío abrazando a Estados Unidos y abriéndose a la inversión extranjera. Esto fue un poco diferente de la depredadora estrategia exportadora impulsada por Japón y Corea del Sur. Sin embargo, el estudioso de China Minxin Pei argumenta que esto no fue una conversión ideológica al capitalismo de libre mercado. Devastado por la Revolución Cultural, Beijing necesitaba desesperadamente los conocimientos técnicos de gestión, tecnología y capital occidentales para desarrollar su economía. En la actualidad, China está inundada de capital, tiene muchas empresas locales de primera categoría y este año, por primera vez, el principal motor del crecimiento chino ha sido su mercado interno, no las exportaciones. A medida que China se expande, el mercado interno probablemente se convertirá en su preocupación dominante. Una realidad similar es aplicable a la política exterior. Mao restableció las relaciones con Estados Unidos, en cierta medida para buscar un aliado contra la Unión Soviética. China ha necesitado de Estados Unidos como un aliado político desde entonces, el difuso abrazo de Jiang Zemin a Estados Unidos fue parte de una estrategia cuyo objetivo era concreto: convertirse en miembro de la Organización Mundial del Comercio. Hoy en día, China impone respeto en todo el mundo. Es confiada, incluso arrogante, en los foros bilaterales y multilaterales. Nada de esto es nefasto. Pero la reciente arrogancia de Beijing no está unida a una visión más amplia. El país no parece dispuesto a desempeñar un papel global. En las cumbres internacionales, Beijing se ha centrado principalmente en la consecución de sus intereses en un sentido bastante estrecho. En la Cumbre del Grupo de los 20 de abril, por ejemplo, China participó activamente en un solo tema: asegurarse de que Hong Kong se mantuviera fuera de la lista de paraísos fiscales a investigar. Quizás es demasiado pronto para esperar que China desempeñe un papel más amplio, asumiendo responsabilidades de orden mundial y haciendo concesiones a intereses más amplios. Pero dado el impacto mundial de China, es probable que pueda producir una parálisis en varios frentes. El aislacionismo estadounidense durante la década de 1920 era comprensible, también, pero tuvo efectos desgraciados para el mundo. El segundo factor que podría exacerbar las tensiones entre China y Estados Unidos es el destino económico de los Estados Unidos. Existe gran temor de que la economía de EEUU esté en un profundo declive estructural. Si los políticos estadounidenses no pueden reunir el coraje para hacer competitiva la economía de EEUU y Beijing percibe que se trata de una superpotencia en declive inexorable, las relaciones entre China y Estados Unidos cambiarán drásticamente. Por supuesto, si eso sucede, Estados Unidos tendrá mucho más de que preocuparse también. THE WASHINGTON POST. 8-2-2010 China. Diario del Pueblo Política de EEUU hacia China: los mismos altibajos de siempre Desde principios de 2010, el optimismo que en un momento primó en lo tocante a las relaciones de China con EE.UU. se ha trocado en breve en predicciones calamitosas para los lazos bilaterales más complicados del mundo. Un sinnúmero de espinosos problemas diplomáticos han trastornado a los expertos en política de ambas partes. Términos tales como “guerra comercial” o “confrontación total” han asomado la cabeza en la más reciente fraseología usada por los medios informativos, lo que no ha hecho más que agregar leña al fuego. Sin embargo, vistas en perspectiva, las relaciones chino-estadounidenses nunca han estado realmente libres de tormentas y turbulencias. Cuando Bush y sus precursores asumieron la presidencia, las relaciones bilaterales transitaron la misma curva descendente de costumbre antes de volver a la normalidad. Cuando tocó el turno a Barack Obama, empero, éste tomó un sendero distinto. Como parte de su acercamiento diplomático conciliatorio, propició un enfoque suave para tratar a China durante su primer año en la Casa Blanca. Estos factores generaron optimismo sobre las relaciones bilaterales entre el público chino, que se ha sentido cautivado por el carisma de Obama y olvida el hecho de que su sino político responde a la política nacional. El enfoque suave de Obama ha molestado al público estadounidense. En especial a los sectores conservadores, que se sienten irritados por la aparente sumisión del presidente al competidor de Washington. Así pues, ahora estamos viendo el retorno de viejos problemas. En el drama de las relaciones China-EEUU, los asuntos espinosos como el comercio, las ventas de armas, los derechos humanos y el Tíbet parecen elementos inevitables. La diferencia estriba en el sentido de la oportunidad para su aparición. Pero a pesar de los desacuerdos e intercambios de protestas, cada vez que sube la temperatura, ambas partes deben retornar eventualmente a tierra forzadas por las realidades políticas. A principios de 1999, poco después de la visita del presidente Clinton a China, las relaciones bilaterales quedaron casi congeladas por el escandaloso informe Cox y la acusación de que el científico chino-estadadounidense Wen Ho Lee había robado tecnología de EE.UU. En las primeras fases de la presidencia de Bush hijo, las relaciones bilaterales estuvieron a punto de arruinarse totalmente antes de que la diplomacia de EE.UU. sufriera un revés total. Si se hace un recuento, es posible comprobar que el costo político de los tropiezos en las relaciones chino-estadounidenses superan la suma de los avances políticos a corto plazo. Pero si se maneja adecuadamente, siempre será posible disminuir el impacto negativo del incidente más serio. A principios de 1999, pocos habrían anticipado el bombardeo de la OTAN dirigido por Estados Unidos contra la embajada china en Yugoslavia, acontecimiento que llevó las relaciones bilaterales a un punto bajo histórico. Con todo, antes del fin de ese mismo año, las dos partes firmaron el tratado que franqueaba la entrada de China a la OMC. El presidente Obama debe lidiar con una opinión pública que se impacienta ante la lentitud de la recuperación y el desempleo de dos dígitos. En esta situación, según se acerquen las elecciones a medio mandato, el presidente podría continuar desafiando a China, para ganar puntos políticos en casa. Obama entiende el sentido de aplicar puntos de giro a la política hacia China. Su prueba de fuego será cuándo y cómo revertir la política. DIARIO DEL PUEBLO. 8-2-2010

Deja una respuesta