Internacional, EE UU firma tratado estrategico con Georgia

EE UU responde a Rusia firmando un acuerdo de asociación estratégica con Georgia

El contenido exacto del acuerdo no fue facilitado por las autoridades de EEUU, pero la jefa de la diplomacia estadounidense dejó claro en sus breves declaraciones que el objetivo del mismo es respaldar a Georgia tras la guerra con Rusia y acercarla a la OTAN.

EE UU y Georgia, firmaron hoy un acuerdo de asociación estratégica que busca resaldar a Tiflis tras la guerra con Rusia y acercarla a la OTAN.El acuerdo, denominado Carta de cooperación estratégica entre EEUU y Georgia, fue firmado por los dos titulares de Exteriores en una ceremonia en el Departamento de Estado.El contenido exacto del acuerdo no fue facilitado por las autoridades de EEUU, pero la jefa de la diplomacia estadounidense dejó claro en sus breves declaraciones que el objetivo del mismo es respaldar a Georgia tras la guerra con Rusia y acercarla a la OTAN.”EEUU apoya y siempre apoyará la soberaní­a de Georgia y su integridad territorial, al igual que sus aspiraciones Euro-Atlánticas”, señaló Rice en la firma de la Carta.El acuerdo entre EEUU y Georgia, principal aliado de Washington en el Cáucaso, se produce después de la firma, en diciembre, de un convenio similar con Ucrania.La Carta podrí­a irritar a Rusia, que no ve con buenos ojos la amistad que une al Gobierno del presidente georgiano, Mijaí­l Saakashvili, con el del actual presidente estadounidense, George W. Bush, y que se opone firmemente al ingreso de Georgia a la OTAN.Pese a que Washington no ha facilitado detalles de la asociación estratégica, la secretaria del Consejo de Seguridad de Georgia, Eka Tkeshelashvili, dijo hoy en Madrid que EEUU se compromete en el acuerdo a garantizar, junto a la UE, la seguridad del proyecto del gasoducto Nabucco, con el que Europa quiere acceder al gas del mar Caspio y reducir así­ su dependencia energética de Rusia.Según algunos analistas, Saakashvili temí­a que el nuevo presidente estadounidense, Barack Obama, le diera la espalda para no irritar al Kremlin, que ya instala sus bases militares en Abjasia y OsetiaCon el reforzamiento del cerco militar sobre Georgia, Rusia controla de hecho el estratégico oleoducto Bakú-Tiflis-Ceyhan (BTC), una llave de acceso del petróleo del Caspio hacia Europa, que Moscú ya estarí­a barajando como herramienta para negociar un “nuevo orden regional” que lo tenga como protagonista centralEl BTC ha costado unos 3.600 millones de dólares (unos 2.370 millones de euros), que aportaron varias petroleras internacionales, entre las que se destacan British Petroleum y las norteamericanas Chevron y Conoco-Philips.En los últimos años, paí­ses post-soviéticos que tienen costas en el Mar Negro se integraron a la Alianza: en 2004 (además de Turquí­a) Rumania y Bulgaria se agregaron a la OTAN y estos dos últimos desde principios de 2007, además, se integraron a la Unión Europea. La estrategia de Washington buscaba (y busca) claramente el aislamiento de Rusia y su flota en la región.El caos y la desestabilización planificada con las “revoluciones de terciopelo” en el Asia Central forman parte del mismo proyecto estratégico, cuyo objetivo central apunta a desestabilizar las fronteras y áreas de influencia de Rusia con el propósito de establecer control militar y geopolí­tico sobre las ex repúblicas soviéticas.El dominio ruso del Mar Negro, además, tiene una clara incidencia geopolí­tica-militar sobre Irán y Turquí­a (una llave militar de EEUU) y juega un papel estratégico en el desarrollo del conflicto de Medio Oriente.

Deja una respuesta