El presidente del BCE comparece en el Congreso

Draghi, sin luz ni taquí­grafos

El pasado 28 de enero la “troika” (los hombres del FMI, el BCE y la Comisión Europea) visitaba España para revisar y controlar la aplicación de la reforma bancaria “teledirigida” desde Berlí­n, dos semanas después es el propio jefe del BCE, Mario Draghi, el que se presenta en Madrid para comparecer en el Congreso a puerta cerrada. ¿A qué viene tanto secretismo?

Si Draghi, el “hombre de negro” de más categoría que llega a nuestro país, se encierra en el Congreso con los diputados dos horas sin actas, sin taquígrafos y sin grabaciones, no es para “escuchar la visión de los diputados”, como él dice, sino para dictar las nuevas órdenes directamente a los diputados españoles. “¿Qué nuevas “órdenes” habrá dictado Draghi, el “gran hombre de negro” a los diputados españoles a puerta cerrada?”

“Los hombres de negro” de la “troika” que le precedieron ya dictaminaron que a pesar de los “significativos progresos alcanzados”, son necesarias más “reformas estructurales”, tales como imponer las pérdidas a los atrapados en las preferentes o mantener la restricción del crédito hipotecario. Y Draghi ha llegado para dictarlas en secreto.

Aún está pendiente que se publique la “carta secreta” que Trichet, el anterior jefe del BCE, envió a los gobiernos de Berlusconi y Zapatero en agosto de 2011 exigiendo un programa de reformas de calado si no querían que sus gobiernos cayeran (*). Programa que Zapatero aplicó, incluida la reforma de la Constitución en pleno mes de agosto. Y que costó el puesto a Berlusconi tres meses después, mediante un “golpe de Estado fiananciero” y la instalación de un gobierno tecnócrata.

¿Qué programa y bajo qué condiciones habrá dictado el “gran hombre de negro” en el encierro del Congreso? ¿Sólo más medidas financieras o habrá llegado con el conjunto de reformas que están exigiendo el FMI y Berlín, tale como nuevas rebajas del salario mínimo, los “minijobs” basura para jóvenes, o la nueva gran reforma de las pensiones para recortarlas aún más y privatizarlas?

No nos engañemos, Draghi trae el nuevo “dictak” alemán. Y no tardaremos en empezar a comprobarlo.

Deja una respuesta