¿Dónde están mis 3.100 euros?

El 90% de las familias ha experimentado una reducción media de su renta anual de unos 3.100 euros, alrededor de 260 euros al mes. De ellos, 1.800 se deben directamente a las subidas de impuestos y tasas de todo tipo, desde el IRPF y el IVA hasta el IBI y las tasas y cánones autonómicos o municipales.

Otros 1.000 euros por la diferencia entre los incrementos salariales pactados en los convenios y la inflación. Los 300 restantes provienen directamente del incremento de las tarifas de los servicios monopolizados como gas, electricidad, carburantes y comisiones bancarias.Para los trabajadores públicos, además, la reducción media de renta es todavía superior. Y asciende, gracias a la supresión de la paga extra de Navidad a 4.600 euros al año, casi 400 euros mensuales menos de salario. “¿Dónde están esos 3.100 euros, dónde han ido a parar, quién se los ha quedado?” La consecuencia de esta perdida de poder adquisitivo sobre la economía nacional, y principalmente sobre la inmensa mayoría de pequeñas y medianas empresas que producen para el mercado interno, ha sido brutal. Hasta octubre, último mes del que se tiene datos completos, el consumo se ha desplomado en un 8,1% interanual. La pregunta que aparece inmediatamente es obvia. ¿Dónde están esos 3.100 euros? De nuestros bolsillos han salido, eso está claro. ¿pero dónde han ido a parar, quién se los ha quedado?No hace falta mirar muy lejos. La banca, nacional y sobre todo extranjera, a través de la deuda pública, que se ha convertido ya en la principal partida de gasto de los presupuestos del Estado, se ha llevado la parte de león. Monopolios y multinacionales se reparten otro gran pedazo. Y la clase política, que sigue despilfarrando y viviendo con sueldos, privilegios y prebendas de escándalo, se lleva el resto.Y todavía tienen la desfachatez de anunciarnos que 2013 será igual, si no peor que 2012. Lo que plantea ante todos nosotros la urgente necesidad de organizarnos para poner fin a este inmisericorde saqueo en el que la miseria y el empobrecimiento de la mayoría de la población es la condición para que un puñado de bandidos financieros y monopolistas, de aquí y sobre todo de fuera, sigan enriqueciéndose a costa de nuestros padecimientos.

Deja una respuesta