Doble rasero y sed de petróleo

“La intervención ha sorprendido al mundo, colocando a la vista de todos el verdadero objetivo de la operación castrense. Si algo queda claro en todo este empeño occidental, es el doble rasero que las potencias involucradas aplican a Libia, en contradicción con los objetivos iniciales de la ONU, de establecer una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles en Libia, dijo Amro Moussa, secretario general de la Liga Arabe, organización que presentó el proyecto de resolución 1973 de la ONU.”

Pero esto no es noticia. Por mucho tiemo, Occidente se ha adherido a dobles discursos al aplicar sus valores, con vistas a garantizar la protección de sus intereses. De tal suerte, los valores que defiende Occidente quedan equiparados a sus intereses estatales, como principal sostén moral al abordar los asuntos internacionales. En lo casos en que el concepto en abstracto choca con los intereses estatales reales, el primero deja de regir la conducta y se obedece a los segundos. (DIARIO DEL PUEBLO) THE WASHINGTON POST.- La principal respuesta de la administración a este lío ha sido tratar de entregar la misión a sus aliados lo antes posible – un esfuerzo que ha disparado una disputa multinacional sobre quién tomaría el mando del general Ham. Pero otra abdicación del liderazgo no librará a Obama de Libia por mucho tiempo. Debido a sus límites, la intervención militar amenaza con perpetuar una situación de estancamiento que deja el señor Gadafi en el poder, y que con el tiempo podría dar lugar a una mayor crisis humanitaria y a más graves amenazas a los intereses de EEUU y Europa. China. Diario del Pueblo Doble rasero y sed de petróleo, los criterios de Occidente Las operaciones militares que Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia lanzaron contra numerosos objetivos en Libia desde el pasado 19 de marzo, bajo el denominador de Odisea del Alba, se han ampliado más allá de lo estipulado en la resolución de la ONU sobre la zona de exclusión aérea. Los ataques han causado numerosos víctimas mortales y heridos. La intervención ha sorprendido al mundo, colocando a la vista de todos el verdadero objetivo de la operación castrense. Si algo queda claro en todo este empeño occidental, es el doble rasero que las potencias involucradas aplican a Libia, en contradicción con los objetivos iniciales de la ONU, de establecer una zona de exclusión aérea para proteger a los civiles en Libia, dijo Amro Moussa, secretario general de la Liga Arabe, organización que presentó el proyecto de resolución 1973 de la ONU. Pero esto no es noticia. Por mucho tiempo, Occidente se ha adherido a dobles discursos al aplicar sus valores, con vistas a garantizar la protección de sus intereses. De tal suerte, los valores que defiende Occidente quedan equiparados a sus intereses estatales, como principal sostén moral al abordar los asuntos internacionales. En lo casos en que el concepto en abstracto choca con los intereses estatales reales, el primero deja de regir la conducta y se obedece a los segundos. En las recientes revueltas en el Medio Oriente, Occidente ha aplicado una multiplicidad de criterios, dada la complejidad del panorama en la región. Igualmente, aún permanecen frescas en la memoria las posiciones adoptadas por esas potencias durante la guerra entre Irak e Irán, cuando los medios occidentales describían a Sadam como héroe contra el fundamentalismo. Por su parte, Estados Unidos suministraba informaciones a ambas partes beligerantes, de modo que no emergiera entre ellas ningún vencedor. Tampoco se olvida el hecho de que hace tres años, Muammar el Gadafi estuvo en Francia, como invitado de honor del presidente francés. El punto central en este tema es que la intervención militar y política de Occidente en el Oriente Medio se vincula de modo inexorable al petróleo y la posición estratégica de la región. Al igual que Irak, Libia ha sido víctima de los ataques occidentales por el petróleo. ¿Cómo explicar sino el celo con que los países occidentales, sumidos en la crisis financiera, recurren a la fuerza armada contra otros países? En el caso de Francia, que lleva la delantera en los ataques contra Libia, bien podría sopesarse el renacimiento de un viejo sueño colonial en el Norte de Africa, o quizás pese más la premura por ganar votos en las venideras elecciones del país galo. En lo que a EEUU atañe, su participación menos destacada en la campaña podría obedecer a las actuales divergencias en el seno de la administración de Obama, así como al compromiso alcanzado entre el secretario de Defensa, Robert Gates, partidario del realismo, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que se decanta por cierto idealismo. De paso, el Pentágono se ha apresurado a aclarar que el objetivo del ataque militar contra Libia no es derribar al actual gobierno. Esta declaración da mucho que pensar. Quizá, EEUU intenta guardarse cartas en la manga para alguna eventualidad. Las revueltas del mundo árabe son resultado de la evolución del entorno internacional y de la situación regional en lo político, militar y cultural. La civilización islámica es una de las principales del mundo y la evolución de su entorno dependerá de hasta qué punto calen los cambios en esa cultura. DIARIO DEL PUEBLO. 24-3-2011 EEUU. The Washington Post La confusa política de Obama en Libia El embrollo de la política de EEUU en Libia fue resumido inadvertidamente por el general Carter Ham, comandante de la operación, en una conferencia de prensa el lunes. El general Ham dijo que si un simpatizante de la oposición libia que lleva un AK-47 defiende su casa contra las fuerzas de Muammar Gaddafi, los pilotos de EEUU y sus aliados lo protegerán. Pero si opera con un vehículo militar o con armas pesadas, no recibiría apoyo, porque "nosotros no proporcionamos apoyo aéreo a las fuerzas de oposición." ¿Le parece claro? El general Ham no parece pensar así. "Es una situación muy problemática", dijo. "A veces se trata de situaciones que se resuelvan más fácilmente en la jefatura que en la cabina de un avión." O en el podio presidencial. "Creo que es muy fácil ajustar nuestras acciones militares y nuestras políticas establecidas", insistió el presidente Obama durante una parada en su gira por América Latina. "La política de EEUU", reiteró, "es que Gadafi se tiene que ir". Pero la intervención militar en Libia. –que ha incluido un ataque al recinto personal del dictador de Trípoli– no está dirigida a ese objetivo, mantiene el presidente. En su lugar, de conformidad con el mandato de la ONU, se ha limitado a proteger a la población civil de Libia. En la práctica, el intento de establecer esa distinción para los pilotos que operan a 30.000 pies ha hecho que la intervención militar sea menos eficaz de lo que podría ser. Los ataques aéreos de EEUU, Francia y Gran Bretaña tuvieron éxito en retirar las fuerzas de Gaddafi de la ciudad rebelde de Benghazi, y así evitar el baño de sangre, amenaza que finalmente convenció a Obama de que la acción militar era necesaria. Pero los partidarios de la oposición en la ciudad de Misurata, muchos de ellos civiles, dijeron el martes que no habían recibido ninguna ayuda a pesar de que estaban bajo ataque de los tanques y la artillería del régimen. Mientras tanto, los ataques que tuvieron lugar levantó las objeciones de Rusia, China y la Liga Árabe. La principal respuesta de la administración a este lío ha sido tratar de entregar la misión a sus aliados lo antes posible – un esfuerzo que ha disparado una disputa multinacional sobre quién tomaría el mando del general Ham. Pero otra abdicación del liderazgo no librará a Obama de Libia por mucho tiempo. Debido a sus límites, la intervención militar amenaza con perpetuar una situación de estancamiento que deja el señor Gadafi en el poder, y que con el tiempo podría dar lugar a una mayor crisis humanitaria y a más graves amenazas a los intereses de EEUU y Europa. Fue la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton, quien advirtió este mes que Libia podría convertirse en "una gigantesca Somalia", dividida por la guerra tribal y una anarquía que permitirían a al-Qaeda crear una fortaleza. La única solución a la crisis de Libia, es la que ya el Sr. Obama reconoció por primera vez hace varias semanas, la remoción del señor Gadafi del poder. Pero el gobierno parece que todavía carece de una estrategia coherente para lograr ese objetivo. Obama habló vagamente el lunes sobre "una amplia gama de herramientas" y "un fuerte consenso internacional en torno al aislamiento del señor Gadafi." Pero las sanciones económicas y un embargo de armas no es probable que le obliguen a salir. Hacer llamamientos a los colaboradores del dictador para volverlo contra él se ven socavados por las predicciones públicas de altos funcionarios de EEUU, y más recientemente el general Ham, de que podría permanecer en el cargo. Si están decididos a cumplir su objetivo declarado, hay mucho más que la administración puede hacer. Podría proporcionar armas a los rebeldes y también seguir el ejemplo de Francia reconociendo al gobierno basado en Bengasi. Se podría aprovechar una interpretación amplia de la resolución de la ONU para tomar medidas más agresivas contra los recursos militares del régimen, golpeando sus blindados, la artillería y las aeronaves, dondequiera que se puedan encontrar. En la actualidad, según el general Ham, sólo se atacan tanques de Gadafi cuando están avanzando contra la población civil. Las fuerzas rebeldes parecían cerca de la victoria hace varias semanas, si las armas pesadas del régimen fueran atacadas de forma sistemática, los rebeldes podrían lanzarse de nuevo hacia delante. Todo esto requeriría de Obama hacer algo que ha evitado desde el principio en Libia: un ejercicio de liderazgo de EEUU. Los defensores del presidente dicen que se ha negado a aceptar ese papel porque quiere ninguna intervención para disfrutar de un amplio apoyo, y porque busca cambiar la imagen de EEUU en Oriente Medio. Pero las operaciones iniciales en Libia han demostrado que una acción multilateral eficaz, sobre todo relacionada con lo militar, depende de una fuerte participación estadounidense. Lejos de rechazar ese papel, muchos árabes se han mostrado perplejos e incluso indignados por la reticencia manifiesta de Obama para apoyar una revolución destinada a derrocar a una de las dictaduras más viles de la región. En última instancia, la pasividad de Obama es contraproducente. Cuanto más pronto se reconozca esto, mayor será la probabilidad de salvar un resultado decente en Libia. THE WASHINGTON POST. 22-3-2011

Deja una respuesta