Disputa EEUU-Alemania: dura tarea del G-20

“La administración Obama, hace hincapié en la necesidad de más estí­mulos gubernamentales — y quisiera que sus socios comerciales se unieran a él. La canciller alemana, Angela Merkel, ha optado por aumentar impuestos y recortar gastos. Serí­a un argumento fácil de resolver si detrás de la diputa estuviera la teorí­a económica y los datos económicos. Por desgracia, las cosas no son tan simples”

La discusión sobre la olítica económica es también un choque de intereses políticos profundamente arraigados y valores políticos. Lo ideal sería que Estados Unidos y Alemania tomaran más de sus respectivos consejos de lo que actualmente parecen estar dispuestos a hacer. Como mínimo, se debe atacar las distorsiones estructurales de sus respectivas economías: los servicios crónicamente ineficientes de Alemania, la excesiva dependencia de la vivienda en Estados Unidos. Pero si las disputas en la víspera del G-20 demuestran algo, es que no vivimos en un mundo ideal (THE WASHINGTON POST) DER SPIEGEL.- Los EEUU han criticado duramente las medidas de austeridad alemanas en los últimos días. Ahora, el ministro de Finanzas alemán las ha rechazado, advirtiendo en contra de convertirse en adictos al gasto deficitario. Las chispas volarán este fin de semana, sobre todo cuando se discutan los puntos de vista sobre la política fiscal entre Europa y los Estados Unidos. De hecho, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, echó más leña al fuego en una colaboración publicada el viernes en el diario económico Handelsblatt. Refiriéndose a las demandas de EEUU de que Alemania abandone la austeridad en favor de medidas adicionales de estímulo económico, Schäuble dijo que "los gobiernos no deben convertirse en adictos al endeudamiento como una solución rápida para estimular la demanda. El gasto deficitario no puede convertirse en un estado permanente de cosas." THE NEW YORK TIMES.- El mayor riesgo es la mezcla de tantos gobiernos relajando los estímulos fiscales en favor de la reducción del déficit. España y Grecia pueden tener escasas opciones si quieren hacer retroceder el pánico de los inversores. Pero incluso los países con economías fuertes, como Alemania, están decididos a recortar el gasto. El nuevo gobierno británico acaba de comprometerse a reducir su déficit de alrededor del 10 por ciento al 1% del PIB en cinco años. Es demasiado pronto y demasiado rápido y corre el riesgo de empeorar y prolongar la recesión económica de los países. Los Estados Unidos apenas van mejor EEUU. The Washington Post La disputa EEUU-Alemania pone de relieve las duras tareas del G-20 De todas las cuestiones difíciles que enfrentan los líderes del Grupo de los 20 en Toronto este fin de semana, ninguna es más difícil que el equilibrio entre el crecimiento a corto plazo y la estabilidad fiscal a largo plazo. La administración Obama, que carga todavía con una tasa del 10 por ciento de desempleo y enfrenta una difícil elección en el otoño, hace hincapié en la necesidad de más estímulos gubernamentales — y quisiera que sus socios comerciales se unieran a él. La canciller alemana, Angela Merkel, tratando de evitar el colapso de su gobierno, y del propio euro, bajo el peso de la deuda soberana acumulada, ha optado por aumentar impuestos y recortar gastos. Sería un argumento fácil de resolver si detrás de la diputa estuviera la teoría económica y los datos económicos. Por desgracia, las cosas no son tan simples. La visión de EEUU es muy sensata — desde la perspectiva de EEUU. Habiendo servido como el mayor consumidor mundial de último recurso durante décadas, Estados Unidos cree razonablemente poder utilizar un poco de ayuda en ese aspecto, de modo que puede crecer mediante más exportaciones mientras los hogares estadounidenses pagan por la deuda que acumularon comprando mercancías importadas durante años. Sería más fácil hacerlo si Alemania y otros países con superávit, reforzaran sus propios gastos en lugar de buscar una competitividad aún mayor en los mercados mundiales. No es coincidencia que una Alemania más orientada al consumo también podría proporcionar un mercado para los países del Sur de Europa agobiados por las deudas, lo que les permitiría crecer a pesar de su difícil situación. La atención se centra en Alemania, porque China ya se ha comprometido a revaluar su moneda y porque Brasil y otras economías de mercado emergentes miembros del G-20 no son todavía lo suficientemente grandes para levantar la recuperación mundial por su cuenta. Pero mientras que la Gran Depresión ocupa un lugar preponderante en la mente de los políticos estadounidenses, los líderes de Alemania están obsesionados por la hiperinflación de la República de Weimar — y las catástrofes nacionales que se sucedieron. Así, mientras que la administración Obama ve la amenaza del déficit como secundaria respecto a la amenaza del desempleo, al menos por ahora, Alemania favorece la austeridad como su mejor protección contra un posible colapso del euro y de la Unión Europea. Habiéndose ya visto obligado a sacar de apuros a Grecia y a tolerar la radical expansión monetaria del Banco Central Europeo, Berlín se ve como el último actor responsable en un continente que coquetea peligrosamente con la heterodoxia económica. Funcionarios de EEUU señalan la proporción relativamente baja de la deuda de Alemania respecto al Producto Interior Bruto y argumentan que Alemania todavía tiene mucho espacio fiscal para el estímulo — a diferencia de otros países que también están ahora acudiendo a la austeridad, como Japón, Gran Bretaña, España y Portugal. Alemania recuerda su población en descenso y argumenta que asumir más deuda pública no haría más que los alemanes ahorraran más asustados por el envejecimiento. La idea implícita, y es acertada, es que Estados Unidos también haría bien en hacer frente a sus déficit a largo plazo, y más temprano que tarde. En resumen, la discusión sobre la política económica es también un choque de intereses políticos profundamente arraigados y valores políticos. Lo ideal sería que Estados Unidos y Alemania tomaran más de sus respectivos consejos de lo que actualmente parecen estar dispuestos a hacer. Como mínimo, se debe atacar las distorsiones estructurales de sus respectivas economías: los servicios crónicamente ineficientes de Alemania, la excesiva dependencia de la vivienda en Estados Unidos. Dichas medidas podrían aumentar las tasas de crecimiento potencial a ambos lados del Atlántico, sin necesidad de demandas mutuamente exasperantes. Pero si las disputas en la víspera del G-20 demuestran algo, es que no vivimos en un mundo ideal. THE WASHINGTON POST. 26-6-2010 Alemania. Der Spiegel Alemania advierte a EEUU que no se convierta en un “adicto al endeudamiento” Los EEUU han criticado duramente las medidas de austeridad alemanas en los últimos días. Ahora, el ministro de Finanzas alemán las ha rechazado, advirtiendo en contra de convertirse en adictos al gasto deficitario y tomando nota de que la historia ha hecho que el país sea extremadamente cuidadoso de la deuda nacional y la inflación. El conflicto, al parecer, estará en todas partes en Toronto este fin de semana mientras los líderes mundiales se reúnen en la cumbre del G-20 para discutir las posibles reformas al sistema financiero global. Ya el nuevo primer ministro británico, David Cameron, ha dicho que puede terminar tratando de evitar sentarse junto a la canciller alemana, Angela Merkel, el domingo. "No estoy seguro si esto será así. Puede ser que nos aguantemos un poco ", dijo. Los comentarios de Cameron, por supuesto, eran medio en broma. Se referían a la batalla de la Copa del Mundo entre Alemania e Inglaterra este domingo en Sudáfrica. Sin embargo, no hay duda de que las chispas volarán este fin de semana, sobre todo cuando se trate de discutir los puntos de vista sobre la política fiscal entre Europa y los Estados Unidos. De hecho, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, echó más leña al fuego en una colaboración publicada el viernes en el diario económico Handelsblatt. Refiriéndose a las demandas de EEUU de que Alemania abandone la austeridad en favor de medidas adicionales de estímulo económico, Schäuble dijo que "los gobiernos no deben convertirse en adictos al endeudamiento como una solución rápida para estimular la demanda. El gasto deficitario no puede convertirse en un estado permanente de cosas." La visión a más largo plazo Schäuble dijo que él no puede estar de acuerdo con las acusaciones de que Alemania no ha hecho su parte para estimular la economía, señalando que Berlín aprobó un paquete de estímulo masivo en 2008. "Además -dijo- también tenemos los llamados estabilizadores automáticos (por ejemplo, los elevados gastos de bienestar social) que no juegan un papel tan grande en los países que ahora nos están criticando". El ministro de Finanzas de Merkel también señaló que "mientras los políticos de EEUU tienden a centrarse en las medidas correctivas a corto plazo, nosotros somos de la opinión que son más importantes y, por tanto, estamos más preocupado por las consecuencias de los déficit excesivos y los peligros de una alta inflación". Schäuble señaló que, mientras la historia económica del país ha enseñado a EEUU a desconfiar de la deflación, la historia de Alemania ha dado lugar a un temor generalizado a los déficit y la inflación. Las observaciones de Schäuble fueron sólo el último episodio de un tira y afloja trasatlántico que ha permanecido durante toda la semana. En su carta a los líderes del G-20, el presidente de EEUU Barack Obama, al escribir: "estoy preocupado por la débil demanda del sector privado y la continua dependencia excesiva de las exportaciones de algunos países con un superávit externo ya grande", dio inicio al debate la semana pasada. La mayoría interpreta estas líneas como una advertencia dirigida a Berlín. Merkel ha sido enérgica en su defensa del enfoque de Berlín sobre la deuda y la reducción del déficit, diciendo a la televisión pública alemana ARD el jueves que "yo no creo que debamos ceder." ’No hay más espacio para el gasto deficitario’ Berlín ha recibido el apoyo en los últimos días del presidente del Banco Central Europeo Jean-Claude Trichet. En declaraciones al diario italiano La Repubblica el jueves dijo que "en lo que respecta al crecimiento económico, es un error creer que las medidas de austeridad (europea) tendrán como resultado el estancamiento." El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, también respaldó a la canciller alemana, diciendo a los periodistas en Toronto que "no hay más espacio para el gasto deficitario". El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, pareció deseoso de restar importancia al desacuerdo el jueves, diciendo a la BBC World News America que "nuestro trabajo es asegurarnos de que estamos todos sentados juntos, y nos centramos en este desafío de crecimiento y confianza, porque el crecimiento y la confianza es lo más importante". Aún así, incluso si Europa y EEUU están de acuerdo en su desacuerdo cuando se trata del debate de la austeridad frente al estímulo, hay un montón de otros temas del programa que puedan dar lugar a la discordia. Una propuesta europea para un impuesto global a las transacciones financieras parece estar rumbo a la basura en Toronto. Del mismo modo, un impuesto mundial sobre los bancos para constituir un fondo para la próxima crisis es probable que sea rechazado. China, Australia y el anfitrión Canadá –todos ellos países que no tuvieron que rescatar a su sector bancario durante la crisis financiera– se oponen a las medidas. DER SPIEGEL. 25-6-2010 EEUU. The New York Times Se supone que ellos dirigen Cuando el sistema financiero mundial se tambaleaba al borde del abismo, las principales economías del mundo trabajaron en conjunto para atajar lo peor. En movimientos coordinados, bombearon capital a sus bancos, garantizaron préstamos y establecieron una financiación de emergencia para los países golpeados de refilón por la crisis. Unos meses más tarde, se comprometieron a gastar lo que fuera necesario para evitar una depresión global. El ambiente será muy diferente cuando los líderes del Grupo de los 8 y Grupo de los 20 países más ricos se reúnan en Canadá este fin de semana. La sensación de temor ha disminuido, y muchos políticos –y los votantes– han decidido que es hora de reducir los déficit. Esto puede sonar bonito, pero no lo es. Si todos los presupuestos se rebajan drásticamente a la vez, bien podrían inclinar de nuevo al mundo a una profunda recesión. Si todo el mundo trata de tirar de las exportaciones para salir de sus depresiones internas, podrían complicar el problema dando rienda suelta a una nueva y dañina ronda de proteccionismo comercial. La recesión ya se ha convertido en una excusa para eludir las promesas hechas a los países pobres. Hace cinco años, las naciones líderes del G-8 y otros países ricos prometieron aumentar la ayuda en 50 mil millones de dólares en cinco años. Han dado sólo 18 mil millones. Esto no es sólo una falta de generosidad. El alivio de la pobreza promueve la estabilidad, debilita el atractivo del terrorismo y ayuda al crecimiento. El mayor riesgo es la mezcla de tantos gobiernos relajando los estímulos fiscales en favor de la reducción del déficit. España y Grecia pueden tener escasas opciones si quieren hacer retroceder el pánico de los inversores. Pero incluso los países con economías fuertes, como Alemania, están decididos a recortar el gasto. El nuevo gobierno británico acaba de comprometerse a reducir su déficit de alrededor del 10 por ciento al 1% del PIB en cinco años. Es demasiado pronto y demasiado rápido y corre el riesgo de empeorar y prolongar la recesión económica de los países. Los Estados Unidos apenas van mejor. El presidente Obama espera presionar a otros países con los recursos necesarios para mantener el gasto hasta que sus economías, y la economía mundial, sean más fuertes. De regreso en Washington, sin embargo, no ha sido capaz de persuadir al Congreso para seguir adelante con su propia modesta agenda de estímulo. Esta semana, el Senado volvió a fracasar para extender el seguro de desempleo para cientos de miles de trabajadores. El presidente Obama tiene que emitir una advertencia clara en las reuniones de este fin de semana: La crisis no ha terminado, y las economías del mundo necesitan seguir trabajando juntas. Tendrá una credibilidad mucho mayor si se compromete más a luchar por sus propias políticas de estímulo al llegar a casa. THE NEW YORK TIMES. 26-6-2010

Deja una respuesta