Peer Gynt por Pablo Setién

“Discutir colectivamente sobre lo que pensamos es un acto subversivo”

Directo contra el poder y la falta de valores morales de la sociedad moderna

El pasado 12 de noviembre el grupo de teatro Tejido Abierto, dirigido por Jorge Eines, representó en Bilbao su magnífica versión del Peer Gynt de Ibsen. El lugar de la reunión fue en el extrarradio, en un antiguo taller industrial reciclado a teatro y que obedece al nombre de Pabellón 6.

Pese a la dificultad y engorro que supuso para el público el acceso, Eines y su grupo consiguieron lo que añora todo grupo de teatro antes de levantar el telón: colgar el “No hay entradas”. Desconozco la afluencia de público a los actos culturales en otras grandes ciudades pero la asistencia de más de 200 personas en Bilbao (ya he dicho que Pabellón 6 está al margen de los circuitos comerciales) no deja de ser un hecho cuanto menos resaltable.

Posteriormente hubo un debate (de 125 a 150 personas) organizado por El Foro de Intelectuales, Artistas y Profesionales de Recortes Cero para discutir con el director y elenco el contenido de la obra y algunos de los asistentes reconoció que habían entendido muy poco el “mensaje” de la obra pero que tras el debate sí habían comprendido y entendido su carga moral y política.

Peer Gynt (1876) es una obra compleja y la adaptación de Eines está preñada de guiños que sólo un espectador mínimamente “formado” puede coger al vuelo (desde Marilyn Monroe a Tennessee Williams…) y cuya sinopsis es conocida: Peer Gynt es un pobre sujeto que decide hacer todo lo posible para obtener el mayor éxito en la vida y lo consigue pero una vez ha probado las mieles del éxito, que diría un cursi, decide abandonar la cumbre del poder para retornas a sus orígenes: la humildad y la sencillez en la vida.

Me tocó moderar ese debate en Bilbao y califiqué de “subversiva” la obra de Ibsen/Eines. No me apeo una coma de lo que dije. En la sociedad moderna la falta de valores morales está tan difundida que reivindicar la fraternidad, la solidaridad o la igualdad –es decir, valores morales- es un acto revolucionario. La modernidad ha engolosinado tanto a la sociedad con el éxito de lo que se puede conseguir, aparentemente, que la amoralidad está universalmente difundida.

Hablar de ello también es sumamente subversivo. Discutir colectivamente sobre lo que pensamos y compartirlo, ilustrarnos y descubrir matices y recovecos del pensamiento en debates como el que he dicho es lo único que puede dar en la línea de flotación y hundir al portaviones atómico del actual estado de cosas: la falta de valores morales. Que no nos dejemos engañar por el “éxito” que nos promete la sociedad de consumo.

La senda está trazada. Nos la ha mostrado Eines y su Tejido Abierto.

Pablo Setién* fue junto con un grupo de intelectuales y artistas vasco uno de los fundadores del Foro Ermua del que fue su primer secretario estando presidido por el poeta Vidal de Nicolás recientemente fallecido. En la actualidad Setién es uno de los promotores de Recortes Cero en Euskadi y ha sido candidato al Senado por la circunscripción de Vizcaya en las dos últimas Elecciones Generales.

Deja una respuesta