Discordia entre los aliados

“Ahora, el Sr. Sarkozy tiene que dar un paso atrás y dejar que la OTAN tome la iniciativa. Después de una conversación telefónica con el presidente Obama el martes, parece dispuesto a hacerlo, pero los detalles aún deben completarse rápidamente. Los esfuerzos franceses para aparecer como lí­der y coordinador principal de la intervención provoca relaciones innecesariamente tensas con otros paí­ses participantes. Este es el momento de una coalición militar unida, no astillada”

El liderazgo de la OTAN sirve mejor a los intereses norteamericanos. Los Estados Unidos tomaron la iniciativa de anular las defensas aéreas de Libia. Eso tenía sentido orque es el único que tiene los misiles de crucero para hacer ese trabajo. Ahora el gobierno de Obama con razón, quiere ceder el liderazgo militar a sus socios de la OTAN. El señor Sarkozy se haría a sí mismo, y a la causa democrática libia que apoya, un gran favor suavizando el camino hacia el liderazgo de la OTAN. (THE NEW YORK TIMES) DIARIO DEL PUEBLO.- Los recientes ataques militares de la alianza bélica integrada por EEUU, Francia, Gran Bretaña y sus aliados, han causado numerosas víctimas civiles y destruido oleoductos y otras instalaciones en Libia, añadiendo nuevos elementos de inestabilidad a un país que ya estaba sentado sobre el cráter del volcán. Estas acciones han dejado al desnudo ante los ojos de la opinión mundial la verdadera catadura moral de los hegemonistas, que no perdonan amenaza alguna a sus más caros intereses. Atrincherándose en su declarada e hipócrita defensa de los derechos humanos, las potencias occidentales no han vacilado en arremeter contra un país que a todas luces se sumía en un conflicto civil. EEUU. The New York Times Discordia entre los aliados Muchas personas se sorprendieron cuando Francia se convirtió en uno de los más belicoso defensores de la acción militar en Libia, especialmente los estadounidenses que estaban acostumbrados a la crítica francesa sobre Irak y su renuencia en Afganistán. Sin la presión temprana y constante del presidente Nicolas Sarkozy para que Naciones Unidas aprobara la zona de exclusión aérea, la intervención militar podría haber llegado demasiado tarde para salvar a la gente de Bengasi de la amenazas de muerte del coronel Muammar el-Gadafi. Ahora, el Sr. Sarkozy tiene que dar un paso atrás y dejar que la OTAN tome la iniciativa. Después de una conversación telefónica con el presidente Obama el martes, parece dispuesto a hacerlo, pero los detalles aún deben completarse rápidamente. Los esfuerzos franceses para aparecer como líder y coordinador principal de la intervención provoca relaciones innecesariamente tensas con otros países participantes. Este es el momento de una coalición militar unida, no astillada. Es irresponsable que la secuencia de comandos no se decidiera antes de que la operación militar se puso en marcha. Sarkozy tenía sus razones para tomar esa postura agresiva contra Libia. Su gobierno actuó chapuceramente ante la revolución pacífica y democrática en Túnez por su apego al dictador brutal y corrupto de ese país. Vio en Libia la oportunidad de recuperar el prestigio de Francia en África del Norte, una región que Francia siempre ha considerado importante para su economía y su seguridad. Y aprovechó la oportunidad de presentarse como líder mundial de cara a la disputada elección presidencial del próximo año. El gobierno de Obama, por su parte, se dividió internamente y fue renuente a llevar a cabo operaciones militares en un tercer país musulmán al mismo tiempo que está profundamente involucrado en Irak y Afganistán. Por lo tanto, fue Francia quien tomó la delantera en el reconocimiento de los rebeldes de Libia y, con Gran Bretaña, en la redacción de la resolución del Consejo de las Naciones Unidas que autoriza acciones militares para proteger a los civiles libios. Si Francia hubiera presionado menos duramente, las fuerzas pro-gubernamentales podrían haber avanzado más en la ciudad rebelde de Benghazi, donde el coronel Gadafi había jurado no mostrar misericordia. Eso hizo mucho para mejorar la imagen de Francia en todo el mundo. Pero si el señor Sarkozy quiere salir de la crisis con una reputación internacional aún mayor, lo que tiene que hacer es dar un paso atrás y dejar que una combinación entre la OTAN y la coordinación de los países que participan en las operaciones militares asuma el mando. Ese tipo de enfoque híbrido se ha utilizado antes, cuando otros países se unieron a la OTAN en la acción militar, por ejemplo, en Kosovo en la década de 1990 y en Afganistán. No es perfecta, pero es mejor que las otras alternativas, incluida la idea favorita de Francia de que un consejo de ministros de Asuntos Exteriores de los países participantes proporcionen la orientación política, mientras la OTAN se limita a la ejecución de las operaciones militares. Esa es una receta para la parálisis y la discordia, y posibles deserciones en la coalición. Italia, por ejemplo, que es la nación de la OTAN más cercana al frente de batalla libio y el país europeo con mayor interés económico en su resultado. Ha dejado claro que prefiere una misión dirigida por la OTAN a una dirigida por Francia. Al igual que Noruega, que se ha negado a participar a menos que la OTAN esté al cargo. Y el liderazgo de la OTAN podría hacer más suave la coordinación con Turquía, un importante miembro de la OTAN, que tiene previsto enviar buques de guerra, pero evitar el combate real. El liderazgo de la OTAN sirve mejor a los intereses norteamericanos. Los Estados Unidos tomaron la iniciativa de anular las defensas aéreas de Libia. Eso tenía sentido porque es el único que tiene los misiles de crucero para hacer ese trabajo. Ahora el gobierno de Obama con razón, quiere ceder el liderazgo militar a sus socios de la OTAN. El señor Sarkozy se haría a sí mismo, y a la causa democrática libia que apoya, un gran favor suavizando el camino hacia el liderazgo de la OTAN. THE NEW YORK TIMES. 23-3-2011 China. Diario del Pueblo Hegemonía occidental se desboca ante peligro para sus intereses Los recientes ataques militares de la alianza bélica integrada por EEUU, Francia, Gran Bretaña y sus aliados, han causado numerosas víctimas civiles y destruido oleoductos y otras instalaciones en Libia, añadiendo nuevos elementos de inestabilidad a un país que ya estaba sentado sobre el cráter del volcán. Estas acciones han dejado al desnudo ante los ojos de la opinión mundial la verdadera catadura moral de los hegemonistas, que no perdonan amenaza alguna a sus más caros intereses. Atrincherándose en su declarada e hipócrita defensa de los derechos humanos, las potencias occidentales no han vacilado en arremeter contra un país que a todas luces se sumía en un conflicto civil. Francia, que tanto criticó a EEUU cuando este cocinaba la guerra contra Irak, ha sido la primera en atacar a Libia. Según numerosos medios informativos europeos, el poder galo expone así a la luz del sol sus propósitos egoístas: procura a todo trance barrer los obstáculos que le impiden delinear un mapa a su medida en el mar Mediterráneo. A ello suma el objetivo de garantizar sus intereses económicos y energéticos en Libia, importante productor de petróleo en África. En este proceso, las potencias occidentales se han desembarazado de cualquier escrúpulo, pisoteando con su intervención armada la paz mundial, la justicia y los propios derechos humanos que afirman defender. Aunque el Gobierno de Libia ha declarado el cese al fuego y expresado su deseo de dialogar con los rebeldes, las potencias occidentales ha iniciado sus incursiones militares, desatendiendo la resolución de la ONU sobre la zona de exclusión aérea. Su conducta ha violado la Carta de la organización. Por encima de cualquier otro señalamiento imputable al líder libio Muamar el Gadafi, quizás su mayor “crimen” haya sido el de haber osado desafiar los sacrosantos intereses del pérfido Occidente. DIARIO DEL PUEBLO. 25-3-2011

Deja una respuesta