Deuda USA: lo mejor de una mala elección

“Es imprescindible, como dijo el presidente Obama la noche del lunes, poner fin a este “juego peligroso”. Pero incluso si uno de estos planes se las arregla para llegar cojeando más allá de la lí­nea de meta y evitar la crisis fiscal, nadie -y menos aún todos los involucrados en las negociaciones que han llevado a un callejón sin salida el techo de la deuda- deberí­an sentirse orgullosos de los resultados.”

Luego vienen los trucos reales: el dinero que no se gastará como resultado de la liquidación de las guerras en Irak y Afganistán es catalogado como un ahorro de 1 billón, y otros 400 mil millones de ahorros se le atribuye a los agos de interés más bajos. Tales artimañas tienen una larga trayectoria en ambos partidos. El problema es que los trucos ofenden a los republicanos, que insisten en una proporción de 1 a 1 en recortes de gastos y aumento en el techo de la deuda. Pero no hay ninguna razón, aparte de vistosos simbolismos, para continuar exigiendo esa proporción. (THE WASHINGTON POST) THE NEW YORK TIMES.- Obama denunció la propuesta del portavoz de la Cámara de Representantes, John Boehner, para hacer sólo recortes ahora, y elevar el techo de la deuda brevemente, pero abrazó la propuesta presentada el fin de semana por el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, que dio a los republicanos prácticamente todo lo que dijeron que querían cuando se inició esta crisis artificial: un recorte de 2,7 billones de dólares en el gasto del gobierno en la próxima década, sin aumento de los ingresos. Es, de hecho, un plan terrible, que recorta gastos demasiado profundamente en un momento en que el gobierno debe movilizar todos sus recursos para resolver el problema económico real del desempleo. Sin pedir ningún sacrificio a aquellos que han prosperado enormemente mientras la desigualdad económica ha aumentado. DIARIO DEL PUEBLO.- En el breve espacio de dos meses, EE.UU. presentó sucesivamente dos programas de políticas relativas al ciberespacio. Pasando de una “estrategia internacional” a “operaciones militares”, han desplegado una serie de actividades diplomáticas acerca del ciberespacio además de realizar tareas de preparación y despliegue militar a través de Internet. Esto muestra plenamente que EE.UU. ha comenzado a adoptar medidas paralelas en lo diplomático y militar, para promover su “proyecto” en el ciberespacio. EEUU. The Washington Post El plan efectista del Senado sobre la deuda: lo mejor de una mala elección LA ACTUAL propuesta de la Cámara para levantar el techo de la deuda es irresponsable. La versión del Senado es un truco publicitario. Entre los dos, optaríamos por el truco en este momento. Es imprescindible, como dijo el presidente Obama la noche del lunes, poner fin a este “juego peligroso”. Pero incluso si uno de estos planes se las arregla para llegar cojeando más allá de la línea de meta y evitar la crisis fiscal, nadie –y menos aún todos los involucrados en las negociaciones que han llevado a un callejón sin salida el techo de la deuda– deberían sentirse orgullosos de los resultados. En primer lugar, el enfoque irresponsable. Todo esfuerzo serio para conseguir que la deuda quede bajo control requerirá una mezcla de recortes de gastos, incluyendo el gasto en prestaciones, y un aumento de los ingresos. El paquete dado a conocer el lunes por el portavoz de la Cámara de Representantes, John A. Boehner (Rep-Ohio) representa la antítesis de ese enfoque equilibrado. La solución en dos etapas del Sr. Boehner sería un recorte ahora (de aproximadamente 1,2 billones de dólares en gastos discrecionales durante la próxima década) y otro recorte más tarde (a través de las prpuestas de un súper-comité del Congreso que propondrá otros 1,8 billones en "reformas en las ayudas sociales y ahorro"). A cambio, el techo de la deuda se levantaría de inmediato por 1 billón de dólares y por otros 1,6 billones, si –y sólo si– hay acuerdo para un segundo conjunto de recortes por un total de 2,6 billones. ¿Qué falta en esta imagen? En efecto – nuevos ingresos fiscales. El plan no descarta expresamente el aumento de los ingresos como parte del mandato del nuevo comité, pero el señor Boehner se jactó de que "no hay aumentos de impuestos que formen parte de este plan." Este enfoque desequilibrado es inaceptable. Con él, como señaló el presidente, se abre la perspectiva de otra disputa sobre el Armageddon fiscal dentro de seis meses. El clima político para un acuerdo equilibrado no va a ser más amable a medida que las elecciones se acercan. Es lamentable que las dos partes hayan sido incapaces de utilizar el momento de la negociación sobre el techo como impulso para lograr un acuerdo más amplio. Sin embargo, dado el estancamiento, la Casa Blanca está en la posición correcta al tratar de posponer otro enfrentamiento así hasta después de las elecciones. En segundo lugar, el camino del truco. El líder de la mayoría del Senado Harry M. Reid (demócrata de Nevada) ha presentado un enfoque opuesto: un supuesto paquete de 2,7 billones de dólares que maneje simultáneamente evitar tocar el gasto en prestaciones y evitar aumentar los impuestos. ¿Cómo? Sr. Reid lo inicia con los 1,2 billones en recortes de gastos discrecionales en las que los republicanos, la Casa Blanca y el Congreso ya se han puesto de acuerdo. Y añade 100 mil millones en recortes en gastos obligatorios, incluyendo 40 mil millones en "un programa de integridad y ahorro" persiguiendo a viejos conocidos – el despilfarro, el fraude y el abuso. Luego vienen los trucos reales: el dinero que no se gastará como resultado de la liquidación de las guerras en Irak y Afganistán es catalogado como un ahorro de 1 billón, y otros 400 mil millones de ahorros se le atribuye a los pagos de interés más bajos. Tales artimañas tienen una larga trayectoria en ambos partidos. El problema es que los trucos ofenden a los republicanos, que insisten en una proporción de 1 a 1 en recortes de gastos y aumento en el techo de la deuda. Pero no hay ninguna razón, aparte de vistosos simbolismos, para continuar exigiendo esa proporción. El plan de Reid también establece un comité bipartidista de ambas cámaras que elabore un informe con más opciones de reducción de la deuda, es de suponer que con reformas en las ayudas sociales y los ingresos fiscales, al final del año. La diferencia más notable con el plan de la Cámara es que el enfoque de Reid no secuestra el techo de la deuda a la capacidad del súper-comité para llegar a estas opciones. Lo que daría a la Casa Blanca el pleno aumento de los 2,4 billones en el tope de la deuda que tiene como objetivo, por adelantado, y no dependiendo de acciones futuras. THE WASHINGTON POST. 25-7-2011 EEUU. The New York Times Los escombros republicanos Los republicanos de la Cámara han perdido de vista el bienestar del país. Es difícil concluir otra cosa de sus últimas actuaciones, incluido el rechazo del presidente de la Cámara al llamamiento al compromiso del Presidente Obama la noche del lunes. Ellos han tenido éxito en su campaña de que para rescatar la economía de Estados Unidos son necesarios los mayores recortes del gasto en una generación. Ellos han deformado una discusión sobre el pago de la deuda actual en una discusión sobre el gasto futuro. Sin embargo, cuando ganan otra concesión, renuncian al acuerdo. Este juego cada vez más imprudente ha empujado a la nación al borde de la ruina por impago. Los republicanos han oscurecido el futuro de millones de estadounidenses desempleados, cuyas esperanzas para encontrar trabajo estarán más fuera del si los programas de empleo del gobierno se recortan y las tasas de interés comienzan a subir. Ellos han convertido al gobierno federal en el hazmerreír de todo el mundo. En un mordaz discurso televisado en horario estelar el lunes por la noche, el presidente Obama salió del banquillo para decir a los estadounidenses que los republicanos de la Cámara amenazaban con una "profunda crisis económica" que podría enviar las tasas de interés por las nubes y retrasar el pago de los cheques de la Seguridad Social y de los veteranos. Al insistir en un enfoque unilateral y negarse a negociar, dijo, los republicanos estaban violando los principios fundadores del país de compromisos. "¿Cómo podemos pedir a un estudiante que pague más por la universidad antes de pedir a los gestores de fondos que dejen de pagar impuestos a una tasa más baja que sus secretarias?", dijo. Invocó el esfuerzo de Ronald Reagan para hacer que todos paguen una parte justa y señaló que su inmediatos predecesores tuvieron que pedir un aumento de tope de la deuda, bajo las reglas establecidas por el Congreso. Instó a los espectadores que exijan un acuerdo. "El mundo entero está mirando", dijo. Obama denunció la propuesta del portavoz de la Cámara de Representantes, John Boehner, para hacer sólo recortes ahora, y elevar el techo de la deuda brevemente, pero abrazó la propuesta presentada el fin de semana por el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid, que dio a los republicanos prácticamente todo lo que dijeron que querían cuando se inició esta crisis artificial: un recorte de 2,7 billones de dólares en el gasto del gobierno en la próxima década, sin aumento de los ingresos. Es, de hecho, un plan terrible, que recorta gastos demasiado profundamente en un momento en que el gobierno debe movilizar todos sus recursos para resolver el problema económico real del desempleo. Sin pedir ningún sacrificio a aquellos que han prosperado enormemente mientras la desigualdad económica ha aumentado. La propuesta del Sr. Reid hace por lo menos protege a Medicare, Medicaid y la Seguridad Social. Y aproximadamente la mitad de sus ahorros proviene de la liquidación de las dos guerras, lo que, naturalmente, ha provocado la oposición republicana. (Aunque los republicanos cuentan esos mismos ahorros en sus presupuestos.) El Sr. Boehner no acepta esto como la rendición de última hora que es. El orador, que siguió a Obama en la televisión durante unos cinco minutos con vetustos temas de conversación escritos claramente antes de que el presidente hablara, insistió en un plan que eleva el techo de la deuda hasta el próximo año y exige una nueva votación para una enmienda sobre el presupuesto equilibrado, rechazado por el Senado la semana pasada. El resultado sería abrir este mismo debate otra vez en un año electoral. No importa que esto es casi seguro que desembocaría en una rebaja inmediata del crédito del gobierno. Estamos muy de acuerdo en que el señor Obama dijera que los estadounidenses deben mostrarse "ofendidos" por esta demostración y que "pueden haber votado a favor de un gobierno dividido, pero que no votaron por un gobierno disfuncional." Es difícil no concluir ahora que la disfunción es el objetivo de los republicanos – incluso si su coste es impensable. THE NEW YORK TIMES. 25-7-2011 China. Diario del Pueblo El “poder disuasivo en Internet” es un juego peligroso Yu Xiaoqui El Departamento de Defensa estadounidense divulgó recientemente su Estrategia de Acción en el Ciberespacio. Se trata del primer plan y táctica para orientar su estrategia militar en Internet. También es un importante paso en la concreción de la Estrategia Internacional en el Ciberespacio dada a conocer por el gobierno de EE.UU. en mayo de este año. Los hechos demuestran que ese país básicamente ha completado su tarea de inspección y reconocimiento a fondo de la seguridad en Internet, y ha pasado a la etapa de acción. En el breve espacio de dos meses, EE.UU. presentó sucesivamente dos programas de políticas relativas al ciberespacio. Pasando de una “estrategia internacional” a “operaciones militares”, han desplegado una serie de actividades diplomáticas acerca del ciberespacio además de realizar tareas de preparación y despliegue militar a través de Internet. Esto muestra plenamente que EE.UU. ha comenzado a adoptar medidas paralelas en lo diplomático y militar, para promover su “proyecto” en el ciberespacio. En la estrategia de acción se incluye por primera vez al ciberespacio como un “área de operaciones”, paralela a los campos terrestre, marino, aéreo y espacial, como base para que el ejército lleve a cabo preparaciones y entrenamiento. Esto significa que Internet se convertirá en uno de los futuros frentes de batalla para EE.UU. Entre los conceptos clave de la estrategia de acción, el de “defensa activa” y “disuasión de la red” son los que llaman más la atención. La seguridad de Internet pasará de ser una “defensa pasiva” a ser “activa”, es decir: de la defensiva a la ofensiva para formar un poder disuasivo de internet más fuerte. El subsecretario del Departamento de Defensa de EE.UU., William Lynn, señaló que el ataque a través de internet será una parte importante de cualquier conflicto futuro. Ya se trate de otro país o de organizaciones terroristas, habrá que estar preparados para responder a cualquier ataque enemigo que venga a través de Internet. En la estrategia de defensa activa,“disuasión será el punto central que acabe con todo [el problema]”. El vicepresidente del Estado Mayor Conjunto, el general James E. Cartwright, expresó claramente que para mejorar la seguridad de Internet, el ejército de EE.UU. se centrará en el plano defensivo, y el énfasis irá cambiando progresivamente hasta la disuasión estratégica. En los próximos 10 años, no sólo se abocarán a fortalecer el firewall, sino también a detectar activamente los autores de posibles ataques, para prevenir o llevar a cabo represalias. EE. UU. usará todas las fuerzas de ataque convencional de cada sector militar. En caso de recibir un fuerte ataque cibernético, será contrarrestado con fuerzas militares convencionales, y a través de una guerra física se enfrentará y destruirá al enemigo responsable del ataque virtual. Altos funcionarios militares de EE.UU. presentaron la llamada "red de disuasión", idea muy similar al principio de "disuasión nuclear" de años anteriores. Es decir, bajo la premisa de no debilitar la capacidad ofensiva, se procura tener la capacidad de salir victorioso a través de destruir o realizar una represalia difícil de soportar por el enemigo. Gracias al gran poder disuasivo de las armas nucleares, los países que las poseen pueden lograr un “equilibrio a través del terror nuclear”. Sin embargo, la situación de Internet evidentemente es más compleja. Para EE.UU., “la fuerza disuasiva de Internet” no tiene más que tres componentes: primero, un ejército virtual con capacidad de ofensiva y defensiva; segundo, desarrollar armas de ataque virtual, como “bombas digitales”, etc.; y tercero, en caso de necesidad, llevar a cabo un ataque militar físico contra un enemigo virtual. Es difícil que sólo EE. UU. o algunos pocos países posean este programa, pues los primeros dos puntos pueden ser logrados incluso a nivel individual. En la seguridad de internet siguen existiendo la características de la asimetría, penetración mutua y conversión entre el ataque y la defensa. La estrategia de acción también muestra sus peculiaridades. Los Estados Unidos temen que en el futuro tengan lugar conflictos virtuales basados en el estilo de confrontación en grupos de la Guerra Fría, y propuso crear una “red de defensa colectiva” con la OTAN y otros aliados. De esta manera, se lograría fortalecer la línea de defensa virtual de EE.UU. a nivel internacional, con lo que se aseguraría la superioridad de los países occidentales en lo que respecta a la seguridad de Internet. El ciberespacio se convertirá en el nuevo campo de batalla. La mentalidad de la Guerra Fría probablemente reaparecerá y traerá al mundo un nuevo factor de inestabilidad. La estrategia de acción ayudará a aumentar la militarización del ciberespacio. Se podría predecir que en el futuro el ciberespacio se convertirá en un nuevo terreno o campo de batalla en el que se medirán las fuerzas los ejércitos del mundo. Es difícil de evitar una carrera armamentística por Internet, lo cual influirá en un problema vital, como lo es la seguridad nacional. Para evitar que ésta resulte amenazada o dañada, un problema aún más prominente será el grado de autonomía y seguridad de las aplicaciones y los productos tecnológicos que usen la red. Lo más importante es que la estrategia de acción no ha sido dirigida hacia ningún país, sino a cualquier amenaza proveniente de Internet. De hecho, ataques virtuales suceden todos los días. Frente a esto es importante cómo definir estas amenazas, pues, si una acción personal puede elevarse hasta ser considerada como proveniente de un país determinado, es muy probable que se caiga en la ciénaga de una “guerra sin sentido”.DIARIO DEL PUEBLO. 25-7-2011

Deja una respuesta