Los recortes, la sumisión a la OTAN, al FMI y Bruselas...

Desaparecidos en campaña

Con Pujol y el 3% ocultos bajo siete llaves en el armario del independentismo, los recortes ejecutados por el todaví­a president Artur Mas, la defensa de la soberaní­a nacional y la sumisión de Mas a la OTAN o al FMI y Merkel apenas han hecho aparición en esta campaña. Todos estos temas han sido sustraí­dos a los catalanes en el debate electoral. Sólo denunciados y colocados en primer plano por Recortes Cero y su programa por la Redistribución de la Riqueza y la Unidad.

Artur Mas, oculto en el cuarto puesto de la lista de “Junts Pel Sí”, es el jefe de los mayores recortes aplicados en en cualquiera de las nacionalidades y regiones de España.

Más de 1.310 millones de euros y 3.000 profesionales recortados en la Sanidad Pública, con 180.000 enfermos en listas de espera, cierre de urgencias y miles de plazas hospitalarias. “La guardia pretoriana que ha rodeado a Mas en “Junts Pel Sí”, Romeva y los Junqueras de ERC, han encubierto al jefe de uno de los sectores más rancios y corruptos de la gran burguesía catalana”

Otros 1.376 millones de euros y 4.300 maestros y profesores recortados en Educación. A los que añadir 165,5 millones de euros recortados en Ciencia.

Gracias a eso en la Cataluña de Mas dos de cada 10 catalanes (el 20%) se encuentra en riesgo de pobreza y exclusión social. Es la primera Comunidad en desahucios y la segunda con más familias sin ingresos (110.000).

Y todo esto mientras apoyaba en el Congreso la reforma de Zapatero para rebajar el Impuesto de Sociedades que le ha permitido aplicar un generoso sistema de privilegios y deducciones a las grandes empresas. Fruto de todo eso, sólo las mayores 50 empresas catalanas por beneficios y las SICAV de las grandes fortunas catalanas han dejado de ingresar más de 3.760 millones de euros cada año. O encubría un sistema de corrupción que, según algunos estudios como los del Sindicato del Técnicos de Hacienda, estaría costando a Cataluña cada año unos 6.000 millones de euros.

La defensa de la soberanía frente a las imposiciones del FMI y Bruselas, frente a Washington y Berlín, y la OTAN es el otro gran tema hurtado a los catalanes en la campaña del 27-S. La preparación de las mayores maniobras (Trident Juncture 2015) de la OTAN desde la Guerra Fría, anuncio de futuras intervenciones militares y guerras, que desplegarán más de 20.000 efectivos militares en suelo español, la mayoría en el vecino Aragón, y ejercicios con fuego real en el Mediterráneo que baña las costas catalanas, no ha merecido el más mínimo interés. También esto se ha sustraído a los ciudadanos catalanes de la campaña electoral.

¿Pero por qué temas tan decisivos para el presente y el futuro de los catalanes no han no han entrado en campaña? ¿Cómo ha sido posible que se sustraigan del debate a los ciudadanos de Cataluña?

Evidentemente que el control ejercido por el régimen de la Generalitat sobre el importante aparato de comunicación y propaganda público catalán ha jugado un papel fundamental. Pero no tanto o más que el cerco de protección levantado por la guardia pretoriana que ha rodeado a Mas en “Junts Pel Sí”, con ese testaferro de Romeva de “cap de turc” y la vergonzosa actuación de los Junqueras de ERC encubriendo al jefe de uno de los sectores más rancios y corruptos de la gran burguesía catalana. O el silencio cómplice del PP y sus voceros para no verse colocados en el mismo lado como gestores sumisos en Madrid de Washinton y Berlín.

Sindicatos, “desaparecidos en combate”

La desaparición de las grandes organizaciones sindicales de nuestro país, CCOO y UGT, ante los gravísimos ataques a los intereses de la clase obrera y el pueblo trabajador de los últimos años de crisis, y su posición en momentos cruciales ya clama al cielo. Una desaparición que no se corresponde con la posición y la indignación de las bases sindicales sino con la posición vergonzante de sus dirigentes.

En la batalla de Cataluña, donde tanto nos jugamos todos los trabajadores catalanes o vascos, andaluces o gallegos, valencianos o castellanos, y como vienen haciendo ante los draconianos ajustes y reformas impuestas contra los salarios y derechos sociales de los trabajadores, se han limitado a una declaración vergonzante, sin poner un ápice de sus capacidades y recursos para llevar a los trabajadores catalanes la necesidad de la unidad de la clase obrera y el pueblo trabajador para dar la batalla contra las políticas de saqueo y superexplotación, por la redistribución de la riqueza y la creación de empleo.

Era una buena oportunidad para rehabilitarse que han desaprovechado haciendo un flaco favor a los trabajadores y poniendo de manifiesto la necesidad de una profunda renovación y cambio de línea.

Deja una respuesta