Crisis industrial y dependencia

Crisis de acero

La inundación de acero chino barato en Europa está tensando todas las costuras del sector y levantando movilizaciones de patronales y sindicatos en toda Europa. La margen izquierda de Bizkaia y la comarca de Urola (Guipuzkoa) están en el ojo de este huracán, que será un cetro polí­tico de las próximas elecciones vascas.

El grupo siderúrgico ArcelorMittal, de capital indio, principal productor de acero del mundo y propietario de las principales acerías españolas, detuvo el pasado mes de febrero la principal acería vasca, la de Sestao, enviando a casa a sus 325 trabajadores. El motivo alegado es el dumping chino, la factura eléctrica y el coste de la chatarra.A finales de enero pasado, tras conocerse que el grupo siderúrgico había decidido la “parada temporal indefinida” de la instalación varios miles de personas de la acería, empresas auxiliares y vecinos se manifestaron en Sestao por el mantenimiento de los puestos de trabajo, en una zona castigada especialmente por el paro.

A partir de ahí se han sucedido los encierros, concentraciones, reuniones con las instituciones.

Tras los 325 de la plantilla, más de 250 trabajadores de contratas afectados por el parón. Les une la incertidumbre sobre la decisión del cierre y la reivindicación sobre la viabilidad. La principal vulnerabilidad española ante la entrada del acero chino proviene de que tanto nuestra industria como nuestra soberanía están en manos extranjera

Afirman los trabajadores, por boca de su comité de empresa, que la empresa es viable. Jose Manuel Casado (CCOO), presidente del comité, ha manifestado que “existen planes industriales que aseguran su viabilidad y no se están cumpliendo”.

De hecho, la decisión del parón cogió a los trabajadores totalmente “con el paso cambiado” porque se estaba en pleno proceso de negociación del convenio y había producción prevista hasta junio de este año.

LA PARTICULARIDAD ESPAÑOLALo que pone de manifiesto este auténtico drama no es sólo que hay que proteger el sector del acero europeo, como afirman quienes reclaman que la UE tome medidas drásticas y deniegue el estatus de “economía de mercado” a China. Lo que verdaderamente ocurre es que la principal vulnerabilidad española ante la entrada del acero chino

proviene de que tanto nuestra industria como nuestra soberanía están en manos extranjeras. Sobre esta cuestión no debe haber confusión.

Se dice que el acero español va a sufrir una nueva reconversión. La traumática destrucción del tejido productivo español con la entrada en la UE, la mal llamada reconversión del sector siderúrgico, ha venido coronada por la venta al capital extranjero de sus restos, hoy en manos de la mayor empresa mundial del sector. La india Mittal-Arcelor.La nueva reconversión no es más que una vuelta de tuerca en la entrega del sector al capital extranjero. Como muestra, el botón de las tres grandes cabeceras siderúrgicas vascas de origen privado.

El Grupo Condesa, está en pre concurso y ha caído en manos de sus acreedores (los grandes bancos y ArcelorMittal) por sus 325 millones de deuda. Gerdau Europa se vende. Su accionista principal, la matriz brasileña, está centrada en su propia crisis.

Celsa, con dos centros en Euskadi, propiedad de un grupo familiar catalán, está renegociando con los bancos un nuevo aplazamiento de su deuda de 2.700 millones.

Arcelor sencillamente reordenará sus activos a escala mundial, dejará de repartir dividendo, disminuirá inversiones y cerrará plantas.

LA REDISTRIBUCIÓN, LA SOLUCIÓNEl auge de los países emergentes, como China que concentra la mitad de la producción mundial Pekín ha levantado durante la última década una gigantesca industria del acero. China concentra al tiempo tanto la mitad de toda la producción mundial (823 millones de toneladas de un total global de 1.670 millones en 2014) como la mitad del consumo (710 millones de toneladas frente a los 1.537 millones de demanda mundial).

El sector prevé que las proporciones se consolidarán en los próximos años. ha sentado un precedente. Para crecer económicamente hay que tener autonomía respecto a las locomotoras norteamericana y alemana, de lo contrario estás condenado a sufragar sus crisis.

Lógicamente el auge chino, en tanto influye sobre la economía mundial, introduce una serie de desajustes que deben ser conveniente corregidos.

Pero ojo, frente a los que pretenden que veamos en la vulnerabilidad de nuestra economía al “enemigo amarillo”, lo que dice la realidad es la apabullante dependencia económica y política que condena a nuestro país a padecer los traqueteos de las locomotoras norteamericana y alemana a las que estamos enganchados.

El auge de los países emergentes se puede ver como un peligro y no como una oportunidad en tanto nuestra soberanía nacional está en manos de las grandes potencias.

Por eso, en un momento en el que se van a convocar elecciones en Euskadi el próximo otoño, es más que nunca necesario un programa que, lejos del “papanatismo europeista” que nos pone, una vez más, detrás de los intereses de los mismos monopolios franco-alemanes que dictaron nuestra desindustrialización, ponga como uno de los ejes la redistribución de la riqueza y la reindustrialización de nuestra comunidad autónoma.

Ejes como los que presentó Recortes Cero en las últimas municipales de Barakaldo: -Reducción de un 10% de los gastos innecesarios, atajando el despilfarro, los privilegios de la clase política y la corrupción en los presupuestos para dedicar ese dinero a la inversión en creación de puestos de trabajo productivos o de utilidad social.

-Negociar con las entidades financieras un convenio municipal para la creación de un Fondo especial para el Fomento del empleo, proporcional al dinero público inyectado en ellas en el rescate bancario.

-Auditoría de la deuda municipal. Negociar con los acreedores una “quita” cuando haya sido ilegítima y una moratoria en el pago…

–Con los recursos ahorrados de las anteriores medidas de redistribución de la riqueza crear un Plan de Empleo vinculado a la recuperación del tejido industrial y las características de la comarca.

-Impulsar una coordinadora con los ayuntamientos de la comarca de Ezquerraldea para impulsar y coordinar acciones destinadas a defender el desarrollo industrial.

-Apoyo desde el ayuntamiento a las pymes y autónomos del municipio y fomento del cooperativismo.

Deja una respuesta