Medioambiente

¿Criminal eco-solidario?

Cinco de las organizaciones ecologistas más importantes, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/Bird Life y WWF, se han reunido para presentar un balance sobre los resultados medioambientales de la polí­tica del Gobierno. No se podí­a esperar otra conclusión. También el medioambiente da para el saqueo.

Tal y como ocurre en todos los asectos de la realidad del paí­s, la polí­tica medioambiental del Gobierno ha estado recorrida por el saqueo, el despilfarro y la destrucción. Los ecologistas proponen la implantación de la Euroviñeta y la aprobación de una Ley de Movilidad Sostenible.   En las últimas semanas el Ministerio de Medio Ambiente, y por la cuenta que les trae cara a las próximas elecciones, ha puesto encima de la mesa “voluntad dialogante”, que, como también era de esperar, no se ha reflejado en ningún cambio significativo, sino más bien al contrario, en retrocesos llamativos.   Según los ecologistas “las polí­ticas ambientales han pasado a un segundo plano y se ha producido una pérdida de liderazgo evidente en materia de sostenibilidad”. El Gobierno ha invertido 325 millones de euros en polí­ticas que pretenden reducir la contaminación mientras ha gastado cuarenta veces más, 13.600 millones, en infraestructuras de transporte que los verdes consideran contaminantes. “España es el paí­s de la Unión Europea que más kilómetros de carreteras y de ví­as ferroviarias tiene”.   “Ningún plan de cuenca ha sido todaví­a aprobado y los que están en trámite presentan graves carencias”. “El 80% de los españoles respira aire contaminado”. “Los españoles tienen 300 sustancias quí­micas en su cuerpo que nuestros abuelos no tení­an”. “No existe un calendario de cierre de las centrales nucleares, ni solución para el almacenamiento de residuos, ni salida para el carbón”…   Pese a que los grupos ecologistas también han señalado algunos puntos de avance, sobretodo en torno a la pesca, y que llamen al Gobierno a rectificar antes del fin de la legislatura, no es de esperar que nada cambie en la polí­tica general. Por lo que en primer lugar hay que persistir en ganar terreno por pequeño que sea. Cuando se habla del medioambiente una pequeña conquista significa un mundo ganado… pero sin concesiones.   El principal valor que han proporcionado las organizaciones ecologistas es el de considerar las reivindicaciones medioambientales parte integrada de la realidad polí­tica, económica y social, entendiendo éste como un ámbito determinado por la situación general. Lo contrario serí­a como si un dietista ignorara que el paciente sufre cáncer.   Algunas de estas organizaciones forman parte del grupo inicial que participó en las movilizaciones del 15-M, y a nivel de movilización, no hay ninguna que no forme parte en los hechos del movimiento.   No se puede esperar que un criminal perseguido por robo participe en una campaña solidaria.   Podrí­amos detenernos en multitud de ejemplos que estas mismas organizaciones ilustran mejor que nadie en sus webs de referencia, pero quizás uno de los campos más sensibles sea el de las energí­as renovables. Contradictoriamente España se ha convertido en una potencia lí­der en el sector de las renovables, algo que no ha incidido en que cambie ni un ápice el aumento del saqueo en el que los ciudadanos debemos pagar por la energí­a, sino más bien al contrario.   Aunque no corresponde aquí­ desarrollarlo, dentro de una lí­nea deseable, que es la de la sustitución de las energí­as sucias por energí­as limpias, debemos saber que mientras esta polí­tica se mueva en el terreno del máximo beneficio de los grandes monopolios – Iberdrola absorbe hoy en dí­a la mayor parte de la inversión en renovables – no podemos esperar más que saqueo para la mayorí­a de la población.  

Deja una respuesta