SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Cómo sobrevivir con 500 euros al mes y en el lí­mite de la pobreza

Lleva una hora haciendo cola en el comedor social de la madrileña calle Canarias. Está aterido de frío. Cubre su cabeza con la capucha de una coreana y aguanta en su mano la cartilla de la Cruz Roja para cuando deba presentarla en la entrada del salón. “Prefiero ser de los primeros en entrar; a esta hora ya empiezo a tener hambre”, comenta Julio César, ecuatoriano de 55 años y el primero de una fila de 50 personas que esperan llevarse una comida caliente al estómago en los albores del rigor invernal.

Como él, otras 600 personas han pasado este viernes por un comedor que según Pedro -un asistente social que lleva 14 años ayudando a los inmigrantes en este centro de la Comunidad de Madrid- nació hace dos décadas como refugio de exiliados cubanos. “Antes de la crisis ofrecíamos comida a 300 personas diarias”, comenta Pedro mientras adecenta la sala para comenzar a servir a los comensales. “Ahora la cifra se ha duplicado y hemos ampliado la admisión a inmigrantes de cualquier nacionalidad”.

Deja una respuesta