SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Cómo la crisis financiera de España podrí­a eclipsar a Grecia como amenaza para la UE

Hace dos años estuve en Madrid haciendo un reportaje sobre los problemas de la economía española y lo que significaba para Europa y su crisis de la deuda. Y aquí estoy ahora otra vez escribiendo sobre los problemas de la economía española y lo que significan para Europa y su crisis de la deuda. Por lo general no me gusta repetirme, pero el hecho de que este aquí demuestra de todos modos que la mala estrategia de Europa para resolver su crisis de deuda está fallando.De hecho, la situación de España ha empeorado en los últimos dos años. El Instituto Nacional de Estadística reveló el lunes que el PIB se contrajo un 0,3% en el primer trimestre – lo que sitúa a España oficialmente en recesión. El desempleo ha seguido aumentando: ahora, la asombrosa cifra de una de cada cuatro personas se encuentran sin trabajo. Standard & Poor rebajó la calificación de la deuda del gobierno la semana pasada, y siguió el lunes para hacer lo mismo con 11 bancos españoles. Mientras tanto, los costos del endeudamiento de España siguen siendo elevados. El rendimiento de los bonos gubernamentales a 10 años ha vuelto a una cifra cercana al 6%.Todos deberíamos estar muy preocupados por lo que está pasando en España. Porque España no es Grecia. La crisis griega no era muy probable que supusiera una amenaza directa para la supervivencia de la unión monetaria. Su economía era simplemente demasiado pequeña. El peligro estaba en el efecto de un posible contagio (…) España, la cuarta economía más grande la zona euro (después de Alemania, Francia e Italia) puede hacer mucho daño por sí misma. Si España requiere en última instancia un plan de rescate, pondría a prueba los recursos disponibles en el fondo de rescate de la zona euro (…) y ejercería presión sobre la zona para engordar el fondo aún más, lo que Alemania y otros han sido renuentes a hacer. Este evento también sería el mayor golpe para el futuro del euro, haciendo probable que se encendiera la crisis en Italia y obligara a otros rescates (sobre todo a Portugal). Con los mercados emergentes en desaceleración, Europa estancada, la incierta recuperación de EEUU y los altos precios energéticos, una crisis española es exactamente lo que la economía mundial no necesita en estos momentos.¿Qué tan grave sería el dolor en España? Las preocupaciones de que España necesitará un rescate como Grecia, Irlanda y Portugal van en aumento. Esto es lo que Megan Greene en Roubini Global Economics dijo hace unos días:“Observar la evolución de España desde principios de abril ha sido para cualquier persona que vio desarrollarse los acontecimientos de 2010 en Irlanda como un déjà vu del no va más. Hay una serie de similitudes entre la posición en la que el gobierno español se encuentra ahora y la situación del gobierno de Irlanda en noviembre de 2010, justo antes de que se viera forzada a un programa de rescate de la UE / FMI. Basándose en la experiencia de Irlanda, un plan de rescate para España parece inevitable”.El hecho de que estemos hablando de un plan de rescate para España muestra lo mal que la economía ha sido administrada por la zona euro. España no es una Grecia de otra manera. Antes de la Gran Recesión, España no tenía realmente un problema serio con las finanzas públicas. En 2007, la deuda del gobierno de España en porcentaje del PIB fue sólo del 42%, muy por debajo de 66% de Alemania, según datos de la OCDE, y registró superávit presupuestario. Por supuesto, las finanzas públicas se han deteriorado desde entonces debido a la recesión, pero las dificultades reales de España han estado siempre en otra parte – en el sector privado. El sector financiero se hizo de golpe con un número colosal de propiedades inmobiliarias, dejando a los bancos con un montón de préstamos tóxicos en sus balances. Aunque la administración del primer ministro, Mariano Rajoy, siguiendo los pasos de su predecesor, ha tomado medidas para reparar a los bancos –exigiendo nuevas disposiciones para provisionar los activos más relacionados con las pérdidas de las propiedades inmobiliarios, por ejemplo– el miedo sigue siendo que la presión sobre los bancos continuará aumentando. Los precios de las viviendas, que ya han caído en aproximadamente un 22% desde su pico de 2007, podría, según algunas estimaciones, caer todavía un 20% desde los niveles actuales, enviando a más propiedades vinculadas a préstamos a la categoría de tóxicos. Los préstamos en mora han ido en aumento. La preocupación de los inversionistas es que un sector bancario cada vez más en dificultades con el tiempo necesitará un rescate. Dado que dichos fondos no es probable que provengan de los inversionistas privados, el gobierno tendría que intervenir – poniendo aún más tensión en unas finanzas nacionales ya tensas.Las recetas que se están empleando en un intento de solucionar los problemas de España están empeorando la situación. La zona euro ha insistido en que España se adhiera a la austeridad, la primera estrategia de lucha contra la crisis que se ha impuesto a Grecia y otras economías débiles de la zona euro. Al hacerlo, sin embargo, el gobierno está deprimiendo aún más la economía, lo que aumenta el número de quiebras y la morosidad en España, y por lo tanto debilita aún más el sector bancario. Eso hace que sea aún más probable que los bancos españoles necesiten un plan de rescate que el Estado no puede pagar. Y así sucesivamente una y otra vez. El resultado de la política actual es, por lo tanto, el debilitamiento de las partes más débiles de la economía: el sector bancario e inmobiliario –, mientras que al mismo tiempo no fortalece las finanzas del país o refuerza la confianza de los inversores en él. A pesar de los graves recortes presupuestarios, el gobierno admitió a principios de este año que su nivel de deuda seguirá aumentando.La respuesta de los poderes de la zona euro ha sido: es una lástima. Después de reunirse con su homólogo español, el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, insistió en que había poca flexibilidad en la estrategia política de una austeridad enloquecida. “La primera condición para tener un crecimiento sostenible en toda Europa es la consolidación fiscal”, dijo Schäuble. En otras palabras, Alemania está anclada en una estrategia de lucha contra la crisis que está demostrando que no funciona.Esto no quiere decir que la austeridad deba ser desechada. España y todos los gobiernos de la zona euro necesita contar sus centavos. Pero el problema es imponer una sola talla para todos los enfoques de la crisis. No todas las economías afectadas por la crisis están experimentando los mismos problemas, y por lo tanto la zona euro no debe imponer la misma solución de manera uniforme. Lo que se necesita es una combinación de políticas para cada país que realmente se ajuste a los problemas de cada país.¿Cómo puede España evitar un rescate? En mi opinión, el gobierno, en cooperación con la zona euro, tiene que abordar, finalmente, el verdadero problema – el sector financiero. En lugar de actual movimiento lento del programa de reparación de los bancos, lo que se necesita es un enfoque veloz para aclarar la situación. Tal vez los bancos de alguna manera puedan ser apuntalados por el capital privado, a fin de no carga más a los contribuyentes y las finanzas del Estado. Pero si eso no es posible –y probablemente no lo es– el Estado debe entrar rápida e impetuosamente, limpiar los préstamos tóxicos y recapitalizar los bancos. Si el Gobierno español no tiene el dinero, se deben aprovechar los fondos de rescate de la zona euro. Este fondo ya tiene el mandato de usar su dinero para recapitalizar los bancos de la zona euro, pero es un arma en la lucha contra la crisis de la deuda que todavía tiene que ser desenvainada. De este modo, España podría aliviar la causa principal de preocupación de los inversores y tal vez poner en funcionamiento su sector bancario –y los préstamos– de nuevo. Eso es bueno para el crecimiento.Las autoridades de Madrid han sido reacias a tomar una acción tan drástica. Parte de la razón ha sido un intento de contener los problemas de los bancos para que no menoscaben aún más la solidez financiera nacional, como sucedió en Irlanda. Eso es comprensible. Hay también grandes riesgos implícitos en un programa de reforma bancaria. Cualquier intento de aprovechar el financiamiento oficial de la zona euro podría ahuyentar a los inversores privados y elevar los costos del endeudamiento. Pero viendo lo que ha sucedido en otros países con los desastres bancarios, no es un enfoque de brazos caídos lo que parece funcionar. Japón está sufriendo hoy, ya que perdió el tiempo en atacar la crisis bancaria en la década de 1990. España puede estar moviéndose hacia una política más agresiva hacia sus bancos. Las autoridades están hablando de la formación de un “banco malo” para soportar la carga de las de los activos malos de los libros de los bancos relacionadas con la vivienda.No hay soluciones fáciles. La cuestión, sin embargo, es que Europa tiene que adaptar sus métodos de acabar con la crisis a la situación real sobre el terreno, en vez de insistir ciegamente en un enfoque uniforme para toda la zona euro. Si eso no ocurre, probablemente tendré que volver a escribir acerca de una España en crisis dentro de dos años.

Deja una respuesta