Elecciones 28A

Ciudadanos ficha a de Quinto, exdirectivo de Coca-Cola

A un ritmo de 7,6 millones de dólares en 2016, o 6,6 millones de sueldo en 2017, Marcos de Quinto, el ex vicepresidente ejecutivo en The Coca-Cola Company (donde trabajó durante 35 años, calculen el monto total de ganancias…) afirmó que entra en política haciendo “un sacrificio en los ingresos”. Porque se ve que los operarios de sus fábricas o los repartidores de las botellas, esos no hacían sacrificios con sueldos mileuristas bajo su dirección…. empieza bien.

Albert Rivera subrayó que su Gobierno será “el de los mejores”, con elegidos no mediante “dedazo” sino por “meritocracia”. Nadie duda de la eficacia de De Quinto en su trabajo, un superespecialsita en márketing, que seguro que no ascendendería en la compañía sin demostrar una eficacia máxima. 

Ahora bien, el éxito en la dirección de un monopolio depende de los beneficios procurados a la compañía con la gestión, y estos suelen directamente proporcionales a lo que dejan de ganar quienes generan y distribuyen la producción.

Todo el expediente

En el currículum de este gestor se concentra esta contradicción: siendo aún presidente de Coca-Cola Iberia, la embotelladora Iberian Partners acometía en 2014 una reestrucuturación, con cierre de plantas y el despido de 821 trabajadores, a pesar de ser una empresa con beneficios multimillonarios. El presidente del Comité de Empresa de la embotelladora de Fuenlabrada durante el ERE, Juan Carlos Asenjo, explicó que, pese a no estar participada por Coca-Cola Company, la sociedad embotelladora estaba ligada a la multinacional por un contrato de exclusividad, que condicionaba su actividad. E insitió en que la compañía que presidía De Quinto tuvo conocimiento previo del ERE, y avaló y validó el expediente.

Tras una larga lucha los trabajadores lograron que el Tribunal Supremo invalidara el despido, confirmando además que la empresa había vulnerado el derecho de huelga de sus operarios. Aún hoy siguen peleando porque la compañía cumpla de manera íntegra las sentencias judiciales. 

Mientras se cuestionaban los derechos de esos trabajadores, De Quinto compartía consejo de administración con la presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, quien percibió 250.198 dólares en 2017 como consejera independiente de Coca-Cola. Por dinero no era.

“Entro en Ciudadanos porque es un partido que puede unir a la sociedad española, estamos hartos de que nos traten de separar”, ha dicho el ejecutivo en su presentación. En todo momento se nos intenta imponer que la unidad territorial va por delante de la unidad del pueblo trabajador. ¿Quieren soldar la unidad?  Acerquen el nivel de vida de quienes producen la riqueza y quienes la gestionan privadamente. Redistribuir la riqueza es la primera exigencia, porque el acceso a ella es lo que de verdad nos separa socialmente.

Deja una respuesta