Obama ante las Naciones Unidas

Cinismo en la ONU

Que el presidente de la superpotencia norteamericana se dirija a la Asamblea General de la ONU señalando la actuación rusa en Ucrania, la de China en el Mar de China Meridional o la de Irán en Oriente Próximo como un cuestionamiento intolerable del orden mundial y amenazando con que de continuar así­ el planeta corre el riesgo de regresar a “un mundo más oscuro, más desordenado” es uno de los mayores ejercicios de cinismo polí­tico que se recuerdan.

Obama acudió a la ONU postulándose como el gran defensor de la legalidad internacional y el multilateralismo frente a los países que siembran la inestabilidad con acciones unilaterales. ¿Quiere decir acaso que la inestabilidad en Oriente Medio no está provocada por la intervención de la OTAN en Libia para derribar el régimen de Gadaffi o por la estrategia de Washington de azuzar la guerra en Siria para derrocar a el Assad? ¿Que no fueron ellos quienes desataron las tensiones en el este de Europa al alentar y propiciar un golpe de Estado contra el gobierno legítimamente elegido en Ucrania? ¿Qué no es su complacencia ante el rearme y la remilitarización de Japón la fuente principal de tensiones en el Extremo Oriente?“Obama acudió a la ONU postulándose como el gran defensor de la legalidad internacional”

Obama reclamó en la ONU el diálogo como la única vía para resolver los conflictos mundiales y criticó la idea de la ley del más fuerte en las relaciones internacionales. Pues que empiece por aplicarse el cuento, a cerrar las más de 1.000 bases militares que el Pentágono tiene desplegadas por todo el planeta, reduzca un gasto militar que supera anualmente la suma de los otros 15 países que más gastan en el mundo, deje de apoyar a dictaduras y regímenes autocráticos, condene las agresiones militares de sus socios contra países vecinos y deje de intervenir y desestabilizar a los países que considera “hostiles” a su hegemonía. Cuando lo haga, tal vez empezaremos a creer en la sinceridad de sus palabras.

Un comentario sobre “Cinismo en la ONU”

Deja una respuesta