Entrevistas JESUS Gª DE DUEÑAS

“Cine Español. Una crónica visual”

Jesús Gª de Dueñas es autor de este libro, sin duda un libro para regalar. La edición ofrece una panorámica de nuestra cinematografí­a, reúne todas las pelí­culas con las que hemos soñado así­ como una colección de fotografí­as inéditas y carteles.

Felicitaros or la edición ¿Qué vamos a descubrir en el libro? ¿Es un libro solo para cinéfilos?De ninguna manera, está dirigido al público en general. El libro es riguroso, científico pero trata de descubrir a los lectores y a los visitantes de la exposición la importancia que ha tenido el cine español a lo largo de toda su historia. El cine español es un superviviente, ha sobrevivido a todas las dificultades. Es divulgativo pero muy riguroso. El libro es además el catalogo de una exposición que organiza el Instituto CervantesAdemás de autor de la edición eres comisario de la exposición organizada por el Instituto Cervantes que se va a exponer en distintos países, ¿qué objetivo tenéis con esta gira?Es obligación del Instituto Cervantes divulgar la cultura española y el idioma, y el cine es un patrimonio cultural de primer orden. Se va a llevar a lugares muy distantes para que justamente aquellos que sean cinéfilos o no descubran nuestro cine.¿Era un libro necesario? ¿Desconocemos nuestro propio patrimonio cinematográfico?No soy quien para decir si era necesario, sería una presuntuosidad por mi parte, pero si son convenientes libros de este tipo para que el público conozca el cine español. Soy de la opinión de que ha sido despreciado y maltratado por los propios críticos españoles de otras épocas. El libro como otros publicados da a conocer la importancia real, objetiva del cine en nuestra cultura.Incluso recuerdo cuando Fernando Fernán Gómez, al que recordáis en el libro, denunciaba los ataques de algunos críticos y periodistas precisamente en un momento en que nuestro actores estaban muy cotizados en el extranjero y títulos españoles eran premiados en festivales internacionales ¿coincides tu con esta misma idea? Fernando Fernán Gómez ha sido mi maestro en muchos aspectos. Siempre estaré de acuerdo con lo que decía Fernando. No solamente era un actor extraordinario, un maestro del oficio, era también un extraordinario organizador, director. Era un intelectual progresista comprometido con su época. El cine español no ha sido bien considerado, aunque más bien por desconocimiento y por el lastre de historiadores y críticos de épocas anteriores en las que no se valoraba en su justa medida el intento que hacían los creadores por realizar un cine auténtico, de raíz, apoyándose en nuestra cultura, en nuestras costumbre e idiosincrasia.Enfocáis el libro desde varios aspectos. Nuestra cuota de mercado es muy poca ¿cuales son los problemas estructurales de nuestra industria cinematográfica?No es verdad que el cine español no haya sido nunca una industria, se hacen afirmaciones muy a la ligera sobre esto. Una cinematografía no puede suceder sino tiene una base industrial detrás. Un capitulo del libro está dedicado a este punto, se titula “El esplendor del cine republicano”. Fue un periodo muy breve del 31 al 36. Hubo un intento muy consciente y serio de levantar una industria a partir de principalmente dos productoras, Cifesa y Filmófono. Cifesa, conservadora, ultracatólica, reaccionaria que existido muchos años después y su competidora Filmófono, progresista, desaparece con el levantamiento militar porque tuvieron que exiliarse sus miembros. Estas dos productoras funcionaban como las majors de Hollywood, contratando directores, guionistas, estrellas….Eran realmente estrellas, eran muy populares, se construyeron estudios, pero hasta 20 o 30 en Madrid y Barcelona. El cine ha evolucionado mucho, las formas de hacer cine, pero en todas las cinematografías. EEUU es aparte, no es comparable porque se basa en su supremacía política y económica.Vais de gira con la exposición a muchos países de Hispanoamérica. ¿No tendría que haber más intercambio, colaboración y por supuesto coproducción con estos países? ¿No tiene nuestra cinematografía unas potencialidades que no tienen otras?Sin duda alguna. El arma que tenemos es el idioma, que hablan 400millones de personas, es un mercado espléndido para nosotros respecto a estos países y viceversa. No es solo el idioma sino también el mestizaje, lazos que propicia una cultura que nos interesa a todos.Ya se hacen coproducciones de manera regular con Argentina, Cuba. Esperemos que esta exposición que se va llevar a Argentina, Perú, Uruguay etc. ayude a divulgar el cine español y las posibilidades de la coproducción.Además casi no conocemos que se produce en estos países.Efectivamente. No conocemos sus producciones pero fíjate que desde hace tiempo no conocemos tampoco lo que se produce en Italia o Francia. Llegan las películas a cuentagotas, el cine americano y sus imposiciones económicas imperialistas impiden este intercambio. Es un problema que ha habido siempre. En el libro hacéis una panorámica completa sobre un siglo de cine. ¿Como destacarías estas nuevas generaciones que se atreven con los thrillers o películas de género?Fíjate, desde un punto de vista histórico, no subjetivo, creo que se está perdiendo con estos nuevos cineastas que son muy, muy competentes técnica y formalmente, el enraizamiento en nuestra tradición cultural. Es un cine de mucha calidad, pero echo de menos el poco compromiso, poca crítica. Nuestro cine para bien o para mal siempre ha sido comprometido. Muchos de estos realizadores parece que hablan de un mundo de marcianos. Ha aprendido del cine americano, pero de la serie B, del cine de adolescentes. Si ayuda a acercar el público a nuestro cine bienvenido sea, pero desde el punto de vista histórico esa es mi opinión. Es un cine muy caprichoso, está en su derecho porqué muchos producen sus películas y además tienen éxito, principalmente entre adolescentes y jóvenes.¿Hay preocupación por como puede afectar la crisis al sector?Siempre ha habido crisis, todos los años los se escribían cientos de artículos para hablar de la crisis de cine, del teatro y de la pintura española. Estamos en crisis desde que el cine arrancó. Las soluciones son diferentes, la mayoría son aventuras individuales- En la época brutal del franquismo se seguían haciendo películas, incluso los más disidentes, fíjate si eso no era una crisis. Siempre hay solución y nuestro cine goza de muy buena salud

Deja una respuesta