Foros recomienda

Cinco razones para ver cine español

Cinco películas, cinco propuestas y miradas muy diferentes, pero que de conjunto demuestran la vitalidad del cine español.

Tras los momentos más duros de la pandemia, las películas y los espectadores vuelven a las salas, recuperando, todavía solo en parte, una “normalidad” cultural absolutamente imprescindible.

Y, sea o no casualidad, la cartelera nos ofrece la posibilidad de poder disfrutar, como solo puede hacerse en una sala de cine, de cinco películas que nos muestran algunas de las mejores virtudes de nuestro cine. Cinco directores, y algunos de nuestros mejores actores y actrices, que abordan cuestiones candentes desde ópticas, sensibilidades y lenguajes cinematográficos distintos. Cinco razones de por qué, a pesar de sus problemas y crisis ya crónicos, el cine español mantiene una mirada fuerte, y muy nuestra, sobre la realidad.

.

“Madres paralelas”, de Pedro Almodóvar

Nadie mejor que Almodóvar para definir una película donde, de la mano de una espléndida Penélope Cruz, premiada en Venecia, se funden la memoria histórica y el siempre poderoso universo femenino que recorre toda su obra.

Madres paralelas habla de los ascendientes y de los descendientes. De la verdad del pasado histórico y de la verdad más íntima de los personajes. Habla de la identidad y de la pasión maternal a través de tres madres muy diferentes: Janis, Ana y la madre de Ana, una madre egoísta, sin instinto maternal, como ella misma confiesa«

«Son las imperfecciones de estas madres lo que más me atrae como narrador. Son madres muy distintas de las que han aparecido hasta ahora en mi filmografía. Por extrañas circunstancias, Janis se ve obligada a vivir en plena contradicción entre la verdad histórica (su bisabuelo enterrado en una fosa) y su verdad más íntima, en relación a su hija. Su dilema moral es el centro del relato, lo que hace de Janis un personaje complejo, generoso, contradictorio e incluso mezquino. Es un personaje muy difícil de interpretar porque siempre tiene más de una cara, hasta que su sentido de culpa y la vergüenza que le provoca la mentira en la que vive la hacen explotar”.

(Pedro Almodóvar)

“El buen patrón”, de Fernando León de Aranoa

A través de una comedia extremadamente ácida, León de Aranoa nos ofrece el reverso de “Los lunes al sol”. Si entonces la mirada se dirigía hacia la clase obrera, su lucha, sus relaciones de solidaridad, su necesidad de pertenencia a una clase, ahora la cámara mira el capital, la otra mitad que no puede existir sin el trabajo.

El tono no puede ser épico, tiene que estar acorde con quien se presenta poderoso y pulcro pero solo esconde mezquindades. Y el vehículo, una comedia que no deje títere con cabeza. Para desnudar al “buen patrón” y mostrar que detrás de su falso paternalismo únicamente hay voluntad de control, de dominio.

La película se acerca a una realidad donde, como denuncia su director, “vemos cómo el empleo es cada vez más precario, cada reforma laboral endurece la situación”.

Y era necesaria una nueva -y van…- magistral interpretación de Javier Bardem, convenciéndonos de que sus registros como actor son inagotables.

.

“Maixabel”, de Iciar Bollaín

“Maixabel” es una película valiente y necesaria. Que casi debería ser de obligada visión en España, y sobre todo en Euskadi.

Necesaria porque algunos hoy predican el olvido como terapia de reconciliación, exactamente lo contrario de lo que han hecho todos los que se han enfrentado al fascismo.

Iciar Bollaín retrata a ETA exactamente como lo que fue, una banda de fascistas criminales. Bajo la bandera de recordar lo que jamás debe olvidarse.

“Maixabel” nos dice con rotundidad que la única posibilidad de reconciliación es la autocrítica sincera de quien ejecutó o justificó el terror. Con la fuerza de estar basada en un hecho real, y con la generosidad de una luchadora antifascista, primero contra el franquismo y luego contra ETA, como Maixabel Lasa.

.

“El vientre del mar”, de Agustí Villaronga

Villaronga vuelve a ser fiel al lema que recorre toda su obra: “es necesario hablar del mal para entender algunas cosas”. Y una de las más poderosas imágenes actuales del mal es la de unos mares y océanos convertidos en cementerios de cadáveres de inmigrantes, ante la pasividad o el activismo criminal de las burguesías que se presentan como las más civilizadas y progresistas del planeta.

“El vientre del mar” hermana las tragedias de hoy en el Mediterráneo con el horror de la balsa con 147 hombres a la deriva tras el hundimiento, en 1816, de la fragata francesa Alliance ante las costas de Senegal, plasmado para la historia de la pintura por Théodore Géricault en “La balsa de la Medusa”.

.

“Pan de limón con semillas de amapola”, de Benito Zambrano

Adaptando al cine el bestseller de Cristina Campos, Benito Zambrano vuelve a demostrar su habilidad para tocar el corazón, no con trucos de guion sino con historias que rebosen verdad. Consiguiendo arrancarnos lágrimas que paradójicamente son también dulces.

Ofreciéndonos una fábula donde se mezclan los secretos del pasado y los conflictos del presente, el clasismo, la solidaridad entre mujeres, la maternidad y la muerte.

6 comentarios sobre “Cinco razones para ver cine español”

Deja una respuesta