EL TRASTERO

Cien años de perdón

Una mañana lluviosa. Seis hombres armados asaltan la sede central de un banco de Valencia. Lo que iba a ser un robo limpio y fácil pronto se complica cuando la directora de la sucursal desvela un secreto oculto en una de las cajas de seguridad. Los ánimos se encienden entre el gallego ( Luis Tosar) y el uruguayo ( Rodrigo de la Serna), lí­deres de la banda y la sospecha se extiende dentro y fuera del banco hasta llegar a poner en jaque al Gobierno del paí­s.

Cien años de perdón, dirigida por el vasco Daniel Calparsoro lidera la taquilla. Un thriller frenético y canalla rodado en Buenos Aires, Valencia y Canarias y para la que ha contado con un reparto de lujo en el que destacan Luis Tosar, Rodrigo de la Serna, José Coronado, Raúl Arévalo o Patricia Vico. Daniel Calparsoro, maestro del thriller español, vuelve a la gran pantalla con un guión escrito por Jorge Guerricaechevarría (Celda 211) El atraco es sólo una excusa. Cien años de perdón es una película de personajes con la corrupción como trasfondo y una mirada irónica sobre la sociedad española. Una película liberadora en la que el público sale ganando. Valencia se convierte en el escenario de un thriller de acción y suspense que habla de lealtades, de amistad y de engaños .Una película coral, donde todos los personajes esconden un secreto. La palanca para descubrir a cada personaje es el humor. Quién roba a un ladrón, tiene cien años de perdón; este popular refrán es sencillamente la linea argumental de la película. Porque, ¿quién no quiere un banco hoy?

“La palanca para descubrir a cada personaje es el humor”

Calparsoro reconoce la influencia de Tarde de perros (Sidney Lumet, 1975) «Esa es una película en la que los atracadores fijan su escenario en un barrio neoyorkino donde son apoyados por el vecindario y por los propios rehenes. Todos ellos toman a la policía como el enemigo y la policía ni siquiera saber porqué. Tiene ese punto ácrata que nosotros queríamos reflejar en esta película. También es de personajes y con el mismo sentido del humor. La diferencia es que aquella acaba de una manera muy oscura y terrible y la mía, salvando distancias porque la de Lumet es una obra maestra, no. Queríamos hacer una mirada irónica y canalla con vocación popular sobre la sociedad española “ dice. Pero Cien años de perdón no es una simple película de atracos; el dinero del banco no es lo importante sino una caja de seguridad que guarda secretos de Estado. El coronel retirado Mellizo (Jose Coronado), interpreta a un agente del CNI capaz de todo para defender los intereses del Estado. Sin pretender ser un película política o sobre la corrupción la actualidad en España está sacando brillo a la película.

Nacido el 11 de mayo de 1968 en la ciudad de Barcelona, a los pocos meses de su nacimiento se trasladó junto a los demás miembros de su familia a San Sebastián, en Guipúzcoa. Allí sus padres, de clase media-alta y con una gran inquietud cultural, fomentaron su interés por el mundo del espectáculo y lo visual. De entre todos los ámbitos del arte, el cine fue el que llamó su atención desde niño; aunque a pesar de este interés por la gran pantalla, primero intentó dedicarse de manera profesional al boxeo y, más adelante y tras pasar una adolescencia un tanto complicada, se mudó a Inglaterra para trabajar como peón en una fábrica de papel. Tras un tiempo en el extranjero, aceptó el ofrecimiento de sus padres de facilitarle los recursos necesarios para regresar a España, instalarse en Madrid e inscribirse en la facultad de Ciencias Políticas y formarse en dibujo y cine en Nueva York. La ciudad de las luces fue el escenario que vio dar los primeros pasos en la industria cinematográfica de Calparsoro, que durante sus años en América rodó sus primeros cortometrajes en vídeo y cine, como Síndrome Rufus o W.C. Con la experiencia adquirida fuera de nuestras fronteras, en 1995 se lanzó a la dirección de su primer largometraje, Salto al vacío, rodada en España. En esta película contaría ya con quien se convertiría en su actriz fetiche, Najwa Nimri. Gracias a su fuerza narrativa esta cinta que fue expuesta en diversos festivales logró alzarse con el Caballo de Bronce en el Festival de Cine de Estocolmo. Calparsoro centraba su relato en Alex, personaje interpretado por la actriz debutante Najwa Nimri. Alex vive en la marginalidad, en un paisaje industrial desolado y violento donde el amor o la ternura no tienen cabida. Es un mundo sin salidas y sin futuro. Este esquema se repetiría obsesivamente en su filmografía posterior. Un año más tarde, Calparsoro volvería a la carga con Pasajes, producido por la productora de Pedro Almodóvar; de nuevo un film que abordaba la dureza de la vida de diaria para sus personajes, también con Najwa Nimri como protagonista. A ciegas, estrenada en 1997, seguiría el mismo estilo visual desarrollado en sus primeros proyectos y, pese a la polémica que suscitó, valió a Calparsoro la nominación al León de Oro en el Festival de Venecia. La violencia y la presencia de personajes marginales ha sido una constante en su trabajo. Así, Asfalto, estrenada en 1999, también conserva estos rasgos del cine del español. Calparsoro retrataba un triángulo amoroso entre dos hombres y una mujer -una vez más interpretada por Najwa Nimri- complicado con temas de drogas y corrupción policial. Guerreros y Ausentes son dos otras de las últimas obras de este cineasta que, habitualmente, ejerce también como guionista de sus proyectos y que ha escrito y dirigido varias miniseries de televisión. En 2008 realizó para la cadena Antena 3 la miniserie El castigo. Con una trama basada en hechos reales Calparsoro plasmó las penalidades sufridas por cinco jóvenes conflictivos de buena familia sometidos a un duro programa educativo. Abandonados en una granja alejada y perdida los jóvenes sufren un régimen disciplinario brutal. El universo de Calparsoro basado en la violencia, la marginalidad y el exceso se adaptaba como un guante a esa temática. En 2010 llegó Inocentes (2010). Acercándose más al thriller de acción Inocentes mostraba con toda su crudeza el rapto de tres adolescentes por mafias del este que operan en España dedicadas a la trata de blancas.

Deja una respuesta