SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

China y EE.UU. pueden beneficiarse mutuamente de América Latina

Del 8 al 9 de enero, tuvo en lugar la primera reunión a nivel ministerial del Foro China-CELAC. El Foro de China-CELAC es una nueva plataforma de cooperación mutua y la celebración de esta reunión es la primera acción importante de la diplomacia china en el año nuevo, que marca un hito en la promoción de las relaciones entre China y América Latina. Durante la reunión, un país observaba cada movimiento de las relaciones entre China y América Latina. Me refiero a EE.UU..

Ya en el siglo XIX, EE.UU. empezó a promover ¨la Doctrina Monroe¨, limitando la influencia europea en América Latina. Durante la Guerra Fría en el siglo pasado, Estados Unidos no escatimó esfuerzos contra la entrada de la Unión Soviética en su esfera de influencia en América Latina, y la Crisis de los Misiles de Cuba se convirtió en un símbolo de la competencia de la esfera de influencias de las dos partes. Después de la Guerra Fría, durante algún tiempo mejoraron las relaciones entre Estados Unidos y América Latina, pero no por mucho tiempo. Estados Unidos poco a poco perdió el interés en América Latina. Después de los acontecimientos del 11 de septiembre, la atención del Gobierno de Estados Unidos se centró en la lucha contra el terrorismo y en aquella época América Latina también sufrió cambios de política y economía. La cooperación entre las dos partes perdió impulso y las relaciones entraron en el período de inactividad.

Aunque las relaciones entre China y América Latina empezaron relativamente tarde, han avanzado muy rápido, especialmente desde que entramos en el nuevo siglo, cuando comenzó a acelerarse la cooperación transoceánica y ambas partes encontraron el valor de la cooperación mutua. En 2008 China publicó el Documento de Política para América Latina y el Caribe de China que puso en relieve la atención de China en América Latina, considerando a América Latina como un componente importante de los países en vías de desarrollo y una fuerza principal en el escenario internacional. Después de esta publicación, la cooperación entre las dos partes ha fluido con gran vitalidad. En la actualidad, China es el segundo mayor socio comercial y la tercera mayor fuente de inversión de América Latina .

Mientras avanzan las relaciones entre China y América Latina, aumentan las dudas de Estados Unidos respecto a la cooperación entre China y América Latina. Políticos y grupos de interés estadounidenses prestan mucha atención a los asuntos de China en América Latina. Algunas voces consideran que la intención estratégica de China en América Latina no es clara y se debe observar la influencia de China en esta región por el bien de los intereses estratégicos de Estados Unidos. Algunos se preocupan de que China coja un trozo del ¨pastel¨ de Estados Unidos en América Latina, incluso estiman que las intenciones de China son una ¨amenaza¨ para los intereses de Estados Unidos. Estas opiniones arriba mencionadas no coinciden con la intención estratégica de China en América Latina.

Desde el punto de vista de la declaración política, la relación entre China y América Latina que China desea se puede explicar con cinco conceptos: confianza política mutua, cooperación económica y comercial de “ganar-ganar”, aprendizaje humanista y cultural mutuo, colaboración estrecha en asuntos internacionales, y relaciones bilaterales de promoción mutua. El núcleo de esta relación es la cooperación “ganar-ganar” y China no persigue beneficio exclusivo en América Latina ni compite con Estados Unidos en ¨la esfera de influencia¨.

Desde el ámbito de la cooperación, China da iniciativa a la construcción mutua de un nuevo marco de cooperación ¨1+3+6¨, es decir, a fin de lograr el objetivo de un crecimiento inclusivo y sostenible, elaborara un plan de cooperación de cinco años para llevar a cabo las estrategias de desarrollo, aprovechar el comercio, la inversión, la financiación como los “tres motores” para promover la cooperación práctica en pleno desarrollo y hacer énfasis en los recursos energéticos, la infraestructura, la agricultura, la industria, la ciencia y tecnología y la tecnología de la información, etc. Es decir, ¨seis ámbitos prioritarios de la cooperación¨. El marco de cooperación arriba mencionado es beneficioso para todos y puede promover la prosperidad y el desarrollo económico de la región de América Latina, mejorando el entorno de inversión y comercio de esta región. Esto, de hecho, también es beneficioso para Estados Unidos en el comercio y la inversión en la región, porque si el pastel es más grande, todos nos beneficiamos más.

No hay duda de que el ascenso y el impacto de China en la región de América Latina ofrece opciones para los países de América Latina. Desde el punto de vista de la construcción de un nuevo tipo de relaciones entre China y EE.UU., no sólo se debe evitar la competencia estratégica en América Latina, sino también por sus ventajas respectivas en América Latina, hay que tratar de realizar una cooperación entre China, Estados Unidos y América Latina, creando un triángulo de beneficio en el que las tres partes se beneficien de manera igual. En 2006 comenzaron las consultas de asuntos latinoamericanos entre los Ministerios de Asuntos Exteriores de China y Estados Unidos.

Recientemente Estados Unidos también ha adoptado medidas para mejorar las relaciones con los países de América Latina, incluido el deshielo de las relaciones con Cuba, por el que China ha expresado su satisfacción. A pesar del escepticismo de algunos países latinoamericanos sobre Estados Unidos, en general, los países de América Latina no quieren que China y Estados Unidos entren en un conflicto de intereses. China y Estados Unidos pueden beneficiarse de igual maneta en la cooperación con América Latina.

Deja una respuesta