China no planteará desafí­os a EEUU en el Pací­fico

“En ví­speras de su visita a Beijing, Gates exteriorizó sus preocupaciones sobre la modernización militar de China. Por su parte, China no se muestra menos preocupada por la presencia militar de EEUU en Asia. Cuando los portaaviones estadounidenses pusieron proa a las aguas cercanas a China, ésta tení­a razón más que suficiente para poner el grito en el cielo, de la misma forma en que lo hizo EEUU.”

Con frecuencia, EEUU se cuestiona los motivos estratégicos ara la modernización militar china. Pero China bien podría preguntarse cuáles son las intenciones estratégicas de EEUU al procurar superioridad militar absoluta en el Pacífico Occidental. El gigante asiático no puede contentarse con un crecimiento rápido de la economía, a la vez que se mantiene frágil en otros frentes. Es por ello que precisa de desarrollar su poderío militar, de modo que cualquier potencia lo piense dos veces antes de intentar pisotear los intereses básicos de China. (DIARIO DEL PUEBLO) THE WALL STREET JOURNAL.- El Banco Central Europeo (BCE) intensificó el lunes sus esfuerzos para estabilizar los mercados de bonos de los países de la zona euro y compró deuda de Portugal para contrarrestar una oleada de ventas, dijeron operadores del mercado. No se espera, sin embargo, que la intervención del BCE salve a Portugal y un número cada vez mayor de inversionistas cree que el gobierno de Lisboa no tendrá más remedio que solicitar un rescate en las próximas semanas. El rendimiento de los bonos portugueses a 10 años, un indicador clave de la confianza del mercado en la deuda del país, ascendió a alrededor de 7,18% el lunes, antes de caer a 6,93% en medio de lo que algunos operadores llamaron "agresivas" compras del BCE. China. Diario del Pueblo China no planteará desafíos a EEUU en el Pacífico Occidental El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, llegó a China el domingo, siete meses más tarde de lo planificado por el alto personero estadounidense. Resulta obvio que las instituciones militares de ambos países tienen mucho de qué hablar. El Pacífico Occidental es lo más semejante a una encrucijada entre la paz y los conflictos – es un área sin señales de tráfico – por lo que todos los actores presentes en ella se mantienen atentos al menor movimiento de cualesquiera de las dos potencias. En vísperas de su visita a Beijing, Gates exteriorizó sus preocupaciones sobre la modernización militar de China. Por su parte, China no se muestra menos preocupada por la presencia militar de EEUU en Asia. Cuando los portaaviones estadounidenses pusieron proa a las aguas cercanas a China, ésta tenía razón más que suficiente para poner el grito en el cielo, de la misma forma en que lo hizo EEUU. A pesar de su reforzamiento castrense de estos últimos años, China sigue estando una generación, o más, por detrás de EEUU en tecnología militar. En sistemas de armamentos y rendimiento de sus armas, China sigue estando a la zaga. Queda claro que EEUU ha establecido un sistema de pautas de seguridad excesivas, que incluso pueden calificarse de lujo. Quizás Washington sólo se sienta tranquilo cuando los militares chinos utilicen armas e instalaciones descartadas como obsoletas por el Ejército de EEUU, o cuando los soldados chinos vuelvan a calzar sandalias de paja. Con frecuencia, EEUU se cuestiona los motivos estratégicos para la modernización militar china. Pero China bien podría preguntarse cuáles son las intenciones estratégicas de EEUU al procurar superioridad militar absoluta en el Pacífico Occidental. El gigante asiático no puede contentarse con un crecimiento rápido de la economía, a la vez que se mantiene frágil en otros frentes. Es por ello que precisa de desarrollar su poderío militar, de modo que cualquier potencia lo piense dos veces antes de intentar pisotear los intereses básicos de China. La prioridad superior al desarrollar las relaciones militares sino-estadounidenses es construir la confianza mutua. EEUU, como potencia militar de mayor pujanza, debe evidenciar mayor sinceridad. En las últimas décadas, EEUU se valió de las variantes fría y caliente de la guerra para derrocar a unos cuantos países. Le corresponde por tanto esforzarse más para que la sociedad china se libre de la asunción natural de que existe una “conspiración estadounidense” contra el país asiático. Al mismo tiempo, es preciso que China tome en cuenta las aprensiones norteamericanas. EEUU se ha habituado a desempeñarse como actor principal en la arena mundial, dando por sentado que el mundo acatará su estatus. El esfuerzo de China por mejorar su propia seguridad nacional no es compatible con el actual orden que rige en el Pacífico Occidental. China debe explorar un nuevo camino para la seguridad colectiva en la región. A pesar de su necesidad de intensificar su poderío militar, China no debe fijarse como meta integral a largo plazo sobrepasar a EEUU. Tal objetivo sería impracticable, además de aventurado. China debe esforzarse por desechar la contención militar en su competencia nacional con EEUU, lo cual resultará en beneficio de sus propios intereses. Es verdad que es más fácil decirlo que hacerlo. Pero en la era de la globalización, no es necesariamente una utopía DIARIO DEL PUEBLO. 10-1-2011 EEUU. The Wall Street Journal Las dudas sobre Portugal hacen subir la temperatura del mercado Marcus Walker y Mark Brown El Banco Central Europeo (BCE) intensificó el lunes sus esfuerzos para estabilizar los mercados de bonos de los países de la zona euro y compró deuda de Portugal para contrarrestar una oleada de ventas, dijeron operadores del mercado. No se espera, sin embargo, que la intervención del BCE salve a Portugal y un número cada vez mayor de inversionistas cree que el gobierno de Lisboa no tendrá más remedio que solicitar un rescate en las próximas semanas. El rendimiento de los bonos portugueses a 10 años, un indicador clave de la confianza del mercado en la deuda del país, ascendió a alrededor de 7,18% el lunes, antes de caer a 6,93% en medio de lo que algunos operadores llamaron "agresivas" compras del BCE. El organismo no quiso referirse a sus últimas adquisiciones de bonos. Sus datos más recientes muestran que compró 113 millones de euros (US$146 millones) de bonos de la eurozona hasta el miércoles de la semana pasada, una cantidad modesta en comparación con la actividad de comienzos de diciembre. Numerosos economistas opinan que, en esta ocasión, la intervención del BCE es mucho mayor a medida que vuelve a aflorar la crisis de la zona euro y crecen las dudas acerca de la capacidad de pago de Portugal. El país, que insiste en que no necesita un rescate, afronta una nueva prueba de fuego el miércoles, cuanto trate de subastar deuda a tres años y nueve años por entre 750 millones de euros y 1.250 millones de euros. Italia y Grecia también acudirán al mercado esta semana con subastas de papeles públicos y España colocará el jueves bonos con vencimiento en 2016. Si Portugal no logra atraer el suficiente interés de los inversionistas, quedaría más cerca de recibir un rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Pero incluso si la subasta es un éxito y el país puede financiarse a las tasas actuales, lo más probable es que necesite la ayuda más temprano que tarde, dice Marco Valli, economista de UniCredit en Milán. Los costos de financiamiento del país "ya son insostenibles", aseveró. A juzgar por los paquetes de emergencia que la UE y el FMI otorgaron el año pasado a Grecia e Irlanda, un rescate de Portugal bordearía los US$60.000 millones, calcula Valli. Portugal tiene una deuda muy inferior a la de Grecia y tampoco tiene los problemas del sistema bancario irlandés. El país, no obstante, sufre de un crecimiento crónicamente bajo que, combinados con sus necesidades de financiamiento, hace cada vez más difícil que el gobierno controle la deuda y mantenga su solvencia, señalan los analistas. El gobierno lusitano dice que necesita tomar prestados alrededor de 20.000 millones de euros (US$25.800 millones) este año, en parte para cumplir con importantes pagos de bonos en abril. "Vemos una posibilidad realista de que Portugal no logre generar los fondos requeridos en 2011 sin ayuda externa", escribieron en un reciente informe analistas del banco alemán Commerzbank. Otros gobiernos de la zona euro, incluyendo los de Francia y Alemania, han estado exhortando desde noviembre a Portugal para que solicite un rescate del FMI y la UE, indican fuentes cercanas. Oficialmente, Berlín y París niegan las presiones sobre Portugal. De todas maneras, muchas autoridades de la zona euro temen que la persistente incertidumbre acerca de Portugal haga que la crisis de confianza se propague a España, una economía mucho más grande.El gobierno español asegura que no necesita ningún rescate y muchos economistas concuerdan en que un nivel relativamente bajo de deuda deja a España en una situación mucho más sólida. El país, sin embargo, sufre los coletazos de un colapso inmobiliario y el desempleo bordea el 20%.Portugal no puede ser forzado a solicitar un rescate, reconocen los funcionarios europeos. El BCE que presionó a Irlanda para que pidiera ayuda a fines del año pasado, tiene menos influencia sobre Portugal. A diferencia de los bancos irlandeses el año pasado, los de Portugal no están sufriendo el colapso de sus carteras de crédito y no dependen de fondos de emergencia del banco central para sobrevivir. THE WALL STREET JOURNAL. 10-1-2011

Deja una respuesta