SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

CELAC: Unidad y progreso de América Latina y el Caribe

CELAC

Con el exitoso e histórico encuentro China-CELAC aún fresco en la memoria, los países de América Latina y el Caribe se disponen a reunirse el 28 y 29 de enero en San José, Costa Rica, para celebrar la tercera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinomericanos y Caribeños (CELAC).

Este encuentro sirve de oportunidad para dar seguimiento e impulsar las iniciativas en materia de cooperación económica, intercambio científico-técnico, salud, cambio climático, seguridad, desarrollo comercial, inversión en proyectos de infraestructura y tecnología. También es ocasión apropiada para abordar problemas contemporáneos del desarrollo y aunar esfuerzos para disminuir la pobreza y reducir la desigualdad social que azota la región.

Desde el encuentro inaugural en Mexico y el fundacional en Venezuela, así como en las posteriores reuniones anuales celebradas en Santiago de Chile y en La Habana respectivamente, la CELAC se ha ido consolidando como un espacio “con todos y para el bien de todos”, sin amo ni imposiciones leoninas, donde la diáfana voz de los 33 países de América Latina y el Caribe analiza su pasado, construye su presente y proyecta su futuro.

Uno de los objetivos fundamentales de la CELAC es emanar una potente y cohesionada identidad regional que cristalize en un nuevo equilibrio de las relaciones de América Latina y el Caribe con los diferentes organismos e instituciones internacionales, asociaciones políticas y comerciales, potencias emergentes y países desarrollados.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, país que en breve asumirá la presidencia pro témpore, recientemente señaló que la CELAC “es un espacio de diálogo político que debe armonizar posiciones”. De ahí que actuar como bloque es fundamental para el futuro e independencia de la región. En la pasada visita a Pekín, el mandatario ecuatoriano enfatizó: ” Para tener presencia a nivel internacional América Latina y el Caribe necesitan integrarse”.

La reunión de San José se celebra en un contexto económico difícil marcado por la profundización de la crisis global, la apreciación del dólar y la baja de los precios de las materias primas (de las cuales depende, en gran medida, la economía regional) y especialmente la caída del precio del petróleo que golpea a los países exportadores como Venezuela.

También destaca el inicio de negociaciones para el reestablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, manteniendo la unánime condena al bloqueo estadounidense contra Cuba.

China ha comprendido muy bien la importancia de la CELAC y sus propuestas de colaboración e inversión han sido muy bien recibidas.

El propio Correa, en una entrevista exclusiva con Pueblo en Línea, elogió la posición de China.

“El presidente Xi Jinping dijo algo que a los latinoamericanos nos agrado mucho: que se trata de una relación entre iguales. ¡Qué humildad! China tiene 32 provincias y es 3 veces más grande que un país promedio de Latinoamérica y si nos fijamos en los países más pequeños, China es 200 o 300 veces más grande. Sin embargo, es ese respeto histórico, esa humildad proverbial que demuestra China cuando expresa: es un tratamiento entre iguales. Porque realmente América Latina está cansada de ser tratada como patio trasero de ciertos países, de ser tratada en condiciones de inferioridad, con sometimiento, con condicionamientos. Eso no lo vemos en la relación con China y esa sí es una gran diferencia.”, subrayó el presidente de Ecuador.

Renuente a obedecer los mandatos de Washington, la CELAC ha establecido una agenda propia que no sólo incluye a China, también están presentes la Federación Rusa, la Unión Europea, la República de Corea, Turquía, Japón y el Consejo de Cooperación para los Estados Árabes.

La América Latina del siglo XXI destaca la CELAC como el vehículo idóneo donde aunar esfuerzos en su camino al desarrollo. En su coherente accionar, la CELAC desenmascara las falaces instituciones latinoamericanas que bajo la sombra de intereses ajenos servían -y siguen sirviendo- como nefasto muro de contención y “democrática” burla en contra de las genuinas aspiraciones y esperanzas de los pueblos latinoamericanos.

La CELAC pertenece a América Latina y el Caribe. Sin lugar a dudas, ha sido el logro político más importante de los últimos años en la región. Este nuevo encuentro en Costa Rica se augura provechoso y enriquecedor.

Deja una respuesta