Cajas de Ahorro: Mal inicio, peor final

“El futuro es difí­cil para las cuatro; sobre todo para la CAM. El tiempo corre en su contra: el siguiente emparejamiento será forzoso y con entrega de armas y bagajes. El Banco de España intentará venderla sin intervenirla, una jugada complicada. Los compradores pedirán miles de millones a fondo perdido. El supervisor no quiere gastar dinero público, aunque esta vez no parece que haya otra salida.”

En el sector coinciden en que el royecto era contra natura. Los asturianos empezaron la aventura con una entidad de 16.000 millones en activos y podían haber acabado capitaneando el Banco Base, con 124.000 millones. Dos grandes cajas malas para solo una buena era un bocado demasiado indigesto. Para ayudar no se escatimó dinero: procedente del Fondo de Garantía de las cajas (3.100 millones, que ya los tiene) y de otros fondos públicos por valor de 3.000 millones, que no se han entregado. En total, tres veces más que lo que se metió en Banesto. No era una buena idea, ni al principio ni al final. Habrá que ver qué pasa hoy en el mercado. Porque vienen curvas. (EL PAÍS) LA VANGUARDIA.- Han vuelto los tiempos sórdidos. Ayer quedó bien patente en la sesión de control en el Congreso. El PP ataca con todo lo que tiene a mano, incluidos algunos diputados que parecen salidos del guion de Torrente 4. Rubalcaba no llegará indemne al final de la legislatura. Zapatero –con su futuro civil en manos de la gran banca y de las demás empresas Ibex 35, la nueva cámara corporativa que tutela la política económica– vuelve a observar el espectáculo con frialdad neroniana. Si no estuviese abrasado en las encuestas, se presentaría. EL CONFIDENCIAL.- El Grupo Prisa ha puesto a los trabajadores de El País entre la espada y la pared. Si quieren mantener sus salarios, deben aceptar que los nuevos profesionales que accedan a la redacción perciban sueldos más bajos, mucho más bajos. Es el punto clave para avanzar en el nuevo convenio que desde enero negocian la Dirección y el Comité de Empresa. “La categoría más baja del convenio está ahora en 46.000 euros. La empresa quiere que se baje al entorno de los 20.000. Eso desbloquearía el resto de escollos”, explican fuentes internas del rotativo. Cajas. El País Mal inicio, peor final Iñigo de Barrón Romper una fusión no es algo nuevo para la Caja del Mediterráneo (CAM). Ya lo hizo antes en la negociación con BBK, Caja Madrid, Bancaja, Caja Murcia y probablemente otras entidades. Ayer la CAM dijo sí a formar el Banco Base: demasiado tarde, los socios de Asturias, Extremadura y Cantabria rechazaron seguir adelante porque dicen que la caja alicantina necesita 3.000 millones para tapar su agujero inmobiliario, una cantidad que hundiría a los demás. Esta cifra es superior en 1.500 millones a lo que había calculado el Banco de España. ¿Por qué? Las razones de los asturianos no están del todo claras, pero al supervisor no le ha gustado nada quedar en entredicho en un tema tan delicado como el cálculo de la solvencia de una caja. La confianza depositada en Cajastur para dirigir el proyecto ha quedado dañada. El futuro es difícil para las cuatro; sobre todo para la CAM. El tiempo corre en su contra: el siguiente emparejamiento será forzoso y con entrega de armas y bagajes. El Banco de España intentará venderla sin intervenirla, una jugada complicada. Los compradores pedirán miles de millones a fondo perdido. El supervisor no quiere gastar dinero público, aunque esta vez no parece que haya otra salida. El hundimiento del proyecto de tercera caja, con 125.000 millones en activos, es una mala noticia para el sector. Es cierto que estos fiascos no han sido muy frecuentes. Solo ha ocurrido algo parecido con CCM y Cajasur en un sector que ha protagonizado 12 integraciones en las que han participado más de 40 cajas. Sin embargo, aquí es relevante por tres razones: el enorme tamaño de la entidad conjunta; la sombra de sospecha que se proyecta sobre la fortaleza de las demás cajas, y el posible final del sosiego para la deuda española en los mercados. En el sector coinciden en que el proyecto era contra natura. La caja número 20, Cajastur, se quedaba al volante del tercer mayor grupo. Para ello se debía tragar a CCM (que sigue en sus tripas) y la CAM, también malherida. Los asturianos empezaron la aventura con una entidad de 16.000 millones en activos y podían haber acabado capitaneando el Banco Base, con 124.000 millones. Dos grandes cajas malas para solo una buena era un bocado demasiado indigesto. Para ayudar no se escatimó dinero: procedente del Fondo de Garantía de las cajas (3.100 millones, que ya los tiene) y de otros fondos públicos por valor de 3.000 millones, que no se han entregado. En total, tres veces más que lo que se metió en Banesto. No era una buena idea, ni al principio ni al final. Habrá que ver qué pasa hoy en el mercado. Porque vienen curvas. EL PAÍS. 31-3-2011 Opinión. La Vanguardia Vuelve la sordidez Enric Juliana En el rastro de Madrid venden papeles de ETA y no faltan compradores. El entorno del grupo terrorista ha decidido poner en circulación sus actas de las negociaciones del año 2006. Ácido sulfúrico. No hay que ser ningún lince para presuponer que estamos ante la venganza de los denominados abertzales ante la exclusión del grupo Sortu de la liza electoral del 22 de mayo. Venganza por una hoja de ruta incumplida, puesto que el PSOE ya no dispone de fuerza política para reabrir, ni que sea parcialmente, el denominado proceso de paz. Los de la capucha saben bien cómo funcionan los entresijos de Madrid. Siempre lo han sabido, puesto que ETA es un fenómeno intrínsecamente español. El poeta José Bergamín, católico, republicano y comunista, lo intuyó en 1977, cuando se apuntó a Herri Batasuna, recién regresado del exilio. Bergamín, español hasta los tuétanos, quiso provocar a todos. “Son los últimos españoles que merecen tal nombre”, dijo el autor del poema Ecce España (“Ni grande ni pequeña, sin medida, / enorme en el afán de su entereza, / única siempre pero nunca unida; / de quijotesca en quijotesca empresa, / por tan entera como tan partida, / se sueña libre y se despierta presa”). ETA es un fenómeno intrínsecamente español y sólo así se explica que el grupo terrorista vuelva a estar en el vórtice madrileño en el momento de su máxima debilidad. Estamos ante una estampa goyesca. Como ya ocurrió en el 2006, Alien se ha vuelto a colar en la cabina de mando y puede que no se mueva de ahí hasta la finalización del fatídico ciclo electoral. El Partido Popular ha comprado los papeles del rastro por varios motivos. Uno: porque considera a Pérez Rubalcaba el peor adversario electoral que le puede tocar en suerte. Dos: porque la herida del 11 de marzo del 2004 aún está abierta y la derecha sigue viendo en Rubalcaba al Rasputín que capitalizó en favor del PSOE el inmenso error de Aznar y Acebes. Tres: porque las formas en España se perdieron hace tiempo –¿las hubo alguna vez?– y el terrorismo es una pieza más del combate político. No hay zona de exclusión aérea. Desde que se extinguieron los ecos amenazantes del 23-F y Europa nos ofreció cobijo y subvenciones, todo vuelve a valer en el país que inventó la guerra de guerrillas. Cuatro: porque el PP quiere elecciones anticipadas en otoño, para asegurarse la mayoría absoluta e interceptar el tiempo aciago –inmediatamente después del 22 de mayo– en el que todas las administraciones locales y regionales, sin exclusión, deberán dejar de silbar para acometer dolorosos recortes (atención, mucha atención a lo que puede ocurrir en Valencia, donde los proveedores ya amenazan con no surtir a los hospitales públicos y la CAM alicantina ha quedado al borde del precipicio). Y quinto: porque los papeles del rastro, aun en el supuesto de que sólo fuesen parcialmente veraces, delatan que José Luis Rodríguez Zapatero alcanzó la presidencia del Gobierno sin tener una idea cabal de la historia de España. Han vuelto los tiempos sórdidos. Ayer quedó bien patente en la sesión de control en el Congreso. El PP ataca con todo lo que tiene a mano, incluidos algunos diputados que parecen salidos del guion de Torrente 4. Rubalcaba no llegará indemne al final de la legislatura. Zapatero –con su futuro civil en manos de la gran banca y de las demás empresas Ibex 35, la nueva cámara corporativa que tutela la política económica– vuelve a observar el espectáculo con frialdad neroniana. Si no estuviese abrasado en las encuestas, se presentaría. Carme Chacón, tenaz, voluntariosa, oblicua, aconsejada e inteligente con su estudiado mohín, ha decidido arriesgar y corre el riesgo de quedar atrapada por las hélices de las tres o cuatro conspiraciones madrileñas que en estos momentos están en marcha. El movimiento de esas hélices es a partir de ahora impredecible, de manera que, sin ánimo de pronosticar nada en concreto, aconsejo al lector que no pierda de vista a José Bono. Memoricen bien aquel correveidile de Augusto Monterroso: “Cuando despertó, Bono todavía estaba ahí”. LA VANGUARDIA. 31-3-2011 Convenios. El Confidencial Prisa apuesta por contratar periodistas ‘low cost’ para reinventar ‘El País’ D. Toledo El Grupo Prisa ha puesto a los trabajadores de El País entre la espada y la pared. Si quieren mantener sus salarios, deben aceptar que los nuevos profesionales que accedan a la redacción perciban sueldos más bajos, mucho más bajos. Es el punto clave para avanzar en el nuevo convenio que desde enero negocian la Dirección y el Comité de Empresa. “La categoría más baja del convenio está ahora en 46.000 euros. La empresa quiere que se baje al entorno de los 20.000. Eso desbloquearía el resto de escollos”, explican fuentes internas del rotativo. La compañía cifra la retribución media de la casa en más de 90.000 euros. Los sindicatos esgrimen que ese dato está inflado por el sueldo de los directivos, que superaría en promedio los 160.000. La negociación laboral es una de las claves para la nueva etapa que se abre en los medios impresos de Prisa con la llegada de José Luis Sainz, que deja el Grupo Vocento para dirigir la división de Prensa de la compañía con El País como buque insignia. Como explicó ayer este diario, Sainz abandona Vocento apenas dos años después de su fichaje para volver a la que fue su casa durante 20 años. Tras vivir los coletazos de un ERE en ABC que supuso la salida de 240 personas, aterriza en un diario en plena negociación laboral. “La empresa ha realizado una propuesta de convenio que, sobre la base de establecer para los trabajadores que ingresen en el futuro una estructura de costes más soportable en un contexto de dificultad estructural del sector de prensa, permite mantener en lo esencial las condiciones de trabajo a quienes forman parte actualmente de la plantilla de la empresa”, admite la Dirección en una carta remitida el martes a los trabajadores en la que les pide ayuda para “reinventar la empresa”. La misiva esgrime que en los dos últimos años se han mantenido los resultados positivos sin tocar los gastos de personal y de redacción “debido a la voluntad constante de hacer un producto de calidad”. Hasta ahora. Y es que la teoría de nuevos profesionales low cost que abraza El País no es nueva. Es una idea avalada por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) y recogida en un informe solicitado por ésta a Sagardoy Abogados para justificar su petición de ayudas al Gobierno. El documento avala un modelo de doble escala salarial, por el que las nuevas contrataciones puedan realizarse en condiciones distintas –y menos ventajosas- de las que tienen los periodistas más veteranos. El bufete estima que hay razones para que la prensa se considere un sector en reconversión, como en los ochenta la minería, la siderurgia o los astilleros. Las cifras no son muy alentadoras. El País, que no duda en sacar pecho en sus propias páginas ante las cifras de difusión mensuales que facilita OJD, es más realista a la hora de glosar sus miserias ante la redacción para explicar los ajustes laborales. De este modo, recuerda en su carta la caída importante de la difusión y especialmente de la venta en quiosco, que ha sufrido un descenso del 35,1% desde 2004. También glosa “la fuerte caída de ingresos por publicidad (clasificados y empleo) en los últimos cuatro años”. Se han quedado por el camino 11 millones. Más problemas en el arranque de año El negocio no va mucho mejor en el arranque de 2011. “Los ingresos (en sus tres canales: venta de ejemplares, publicidad y promociones) caen de forma alarmante, y continúan haciéndolo en 2011, donde solo en enero y febrero ya hay una caída acumulada del 16% (más de tres millones de euros) respecto al mismo periodo de 2010”, admite la Dirección. Todo sin que la apuesta por la digitalización del consejero delegado, Juan Luis Cebrián, baste por ahora. “El negocio digital no genera suficientes ingresos para cubrir el descenso de ingresos que antes generaba la prensa impresa –se subraya-. El porcentaje de ingresos que aporta elpais.com sobre el total de los ingresos de explotación en 2010 no llega al 4%”. Más allá de la revisión de las tablas salariales para las nuevas incorporaciones, los sindicatos cifran en un 10% la rebaja salarial que plantea la Dirección de El País para el nuevo convenio. Entre los principales ajustes que plantea la empresa, destaca la eliminación de la paga variable de productividad de septiembre que perciben los trabajadores, así como de determinados pluses. También se aboga por una congelación salarial en 2011, quedando pendiente la integración en el convenio de los trabajadores de Prisacom. Todo mientras continúa la mudanza en la compañía. Precisamente mañana toma posesión oficial de su cargo Fernando Abril-Martorell, ex presidente de Credit Suisse y nuevo cerebro financiero del grupo de medios. ***************************** Botín (Santander): "Somos los ganadores en la crisis económica y financiera mundial" El presidente del Banco Santander, Emilio Botín, ha afirmado que el banco que preside es el claro ganador de la crisis económica y financiera mundial gracias a los principios de gestión seguidos durante sus 154 años de historia. "Hemos recorrido un largo camino de 154 años de historia, pero lo hemos hecho siguiendo unos principios muy claros que son los que nos han permitido destacarnos claramente como ganadores en la reciente crisis económica y financiera mundial", apuntó Botín durante su intervención en la Universidad Pontificia de Comillas. Durante su intervención en los actos conmemorativos del 50 Aniversario de ICADE, Botín explicó que la entidad cántabra es en la actualidad el tercer banco del mundo por beneficios, ya que en los últimos cuatro años ha conseguido 35.000 millones de euros de beneficio neto, solo por detrás de dos bancos chinos. Además, Botín señaló que el Santander es la entidad financiera internacional que mayor retribución total repartió entre sus accionistas, cerca de 19.000 millones de euros entre 2007 y 2010, y el primero de la zona euro por capitalización bursátil y décimo del mundo. Su balance, tomando como referencia el conjunto de sus activos a cierre de 2010, alcanzó los 1,3 billones de euros, un 47% más que a principios de 2007 y más que el conjunto del PIB de España. Se trata del banco que más ha crecido en términos absolutos en los últimos tres años, periodo de referencia de la actual crisis financiera y bancaria, tras incorporar cerca de 400.000 millones en activos a su perímetro en este tiempo. Para sostener este espectacular crecimiento ha ampliado capital en 17.600 millones de euros en este periodo entre emisión de acciones nuevas y bonos convertibles en las anteriores EL CONFIDENCIAL. 31-3-2011

Deja una respuesta