126.700 parados más en el segundo trimestre

Brotes negros

126.700 nuevos parados. 4.137.500 trabajadores desempleados, un 17,92% de la población activa. Son los peores datos desde el inicio de la democracia. La tí­mida disminución del desempleo en mayo y junio -espejismo producido por los efectos de la temporada estival- se han disipado para ofrecernos la cruda realidad. Y los «brotes verdes» de recuperación con que nos ha martilleado el gobierno, transformado ahora en auténticos «brotes negros» de paro. Ni el tirón del verano, ni los efectos del «Plan E»… nada ha podido detener la destrucción de empleo. Y, según todas las previsiones, lo peor está por llegar, en forma de una nueva oleada de EREs, despidos y quiebras a partir de septiembre. No se trata de una «maldición bí­blica», sino del resultado de un modelo económico hecho a medida de la expansión de bancos y monopolios, pero que ha hecho a la economí­a española más dependiente y frágil.

Todos los analistas coinciden en que los datos de esta edición de la Encuesta de Población Activa ya reflejan en su lenitud los efectos del “Plan E”, la inversión de 8.000 millones en obras públicas que Zapatero presentó como alternativa para frenar el paro.Los resultados no pueden ser más negativos. Un aumento de 126.700 parados en el segundo trimestre, hasta alcanzar los 4.137.500 desempleados, el 17,92%.Este porcentaje es el peor desde hace once años, pero el número global de parados es el más negativo desde 1976.Y los datos pueden ser peores. Porque la industria ha cogido ya el relevo a la construcción como motor del aumento del desempleo.Tras haber destruido 700.000 puestos de trabajo, la construcción ha sido el único sector donde ha disminuido el paro en el último trimestre -41.000 desempleados menos-. Sin embargo, la industria ya lidera el ranking del paro en el último año, con un 115% de desempleados más.La pérdida de puestosde trabajo en la industria –que viene acompañada de la destrucción de tejido productivo- es infinitamente más difícil de recuperar.Dos voces tan dispares como los secretarios generales de CCOO y UGT, y el servicio de estudios del Citigroup, advierten de que a partir de septiembre se acelerará el crecimiento del paro, superando los cinco millones de desempleados.¿Por qué España es la mayor fábrica de parados de Europa, duplicando la media de desempleo de la UE?El incremento de los lazos de dependencia han mermado las defensas nacionales ante la crisis.Primero convirtiéndonos en la “Florida europea”, un país que ha sacrificado el tejido industrial propio, y cuyo crecimiento ha estado sostenido por los servicios y el auge de la construcción, dos sectores no precisamente punteros.A este factor, los analistas añaden que la recuperación en España llegará más tarde que en el resto de Europa, debido a la amplitud del proceso de desapalancamiento al que tiene que hacer frente la economía española.¿En qué consiste el famoso “apalancamiento” de que hablan los expertos?En el delirante nivel de endeudamiento exterior –el 165% del PIB- impuesto en España para sostener la expansión de bancos y monopolios.Con el objeto de financiar los miles de millones concedidos en créditos a la construcción –con los que los bancos se han embolsado buena parte de las plusvalías del boom inmobiliario-, o para que Telefónica o Santander hayan podido comprar importantes bancos y monopolios en el extranjero, se han contraído ingentes deudas con el capital extranjero.Los niveles de dependencia hacia al capital extranjero sean disparado, y el grado de extorsión de los bancos y monopolios sobre trabajadores y pymes han superado todos los límites.Este proyecto de expansión oligárquico, ejecutado a pies juntillas por Zapatero, es el responsable de que España esté condenada a sufrir en mayor medida las consecuencias de la crisis.Eso sí, mientras el país se hunde, el BBVA acaba de presentar 2.800 millones de euros de beneficios durante el primer semestre del año.

Deja una respuesta