SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Brasil toma medidas para proteger su industria

El ministro de Hacienda de Brasil se ha comprometido a mantener bajo el valor del real y poner en práctica nuevas medidas para proteger la industria nacional, en un intento por revivir el crecimiento económico del país.”No queremos perder nuestro sector manufacturero”, dijo Guido Mantega, al Financial Times en una entrevista. “Brasil no es un mero exportador de materias primas.”No vamos a sentarnos y mirar, mientras otros países devalúan sus monedas para tener una ventaja competitiva.”El gobierno de centro-izquierda presidido por Dilma Rousseff, apuesta su popularidad a la capacidad de conseguir un alto crecimiento, haciendo gala de su calidad de miembro del club BRIC, los países emergentes de rápido crecimiento que incluye a Rusia, India y China.Pero al igual que China y la India, la economía del país se está desacelerando. En el caso de Brasil una afluencia de importaciones baratas, especialmente de China, ha castigado a su sector manufacturero. La producción industrial cayó un 2,1 por ciento en enero respecto a diciembre, dirigido por una disminución del 30% en la producción automotriz.Mantega dijo que el gobierno extenderá una exención de la que gozan actualmente sólo unos pocos sectores, en virtud del cual un gravamen de la seguridad social equivalente al 20 por ciento de su masa salarial ha sido sustituido por un impuesto menor sobre los ingresos. Los nuevos beneficiarios incluyen a la industria textil y de prendas de vestir, uno de los mayores empleadores de Brasil con cerca de 2 millones de trabajadores.El gobierno teme que los empresarios tratan de mantener su competitividad mediante la reducción de salarios de los trabajadores, lo que dificulta el consumo interno.El crecimiento se desaceleró bruscamente el año pasado al 2,7 por ciento desde el 7,5 por ciento de 2010, llevando al gobierno a recortar las tasas de interés y tomar medidas para proteger a la industria.El gobierno brasileño impuso altos impuestos sobre los automóviles importados, renegoció un acuerdo comercial con México y aumentó los impuestos a los préstamos extranjeros en un intento de reducir la entrada de capitales al país. La última medida ayudó a debilitar el real, que está por debajo de su máximo de 12 años alcanzado en julio (…)Mantega negó las sugerencias de que el mercado más grande de América Latina habría abrazado el proteccionismo, diciendo que su país tiene derecho a defenderse de un exceso de oferta mundial de bienes manufacturados: “Brasil no está tomando medidas proteccionistas, Brasil está tomando medidas defensivas. Estamos a favor de la libre competencia … pero no podemos mantener nuestras fronteras completamente libres, mientras otros están utilizando mecanismos no competitivos.” (…)

Deja una respuesta