Berlí­n aumenta dramáticamente la crisis

“Los alemanes afirman que esto es principalmente debido a las dolorosas reformas de la última década que convirtieron al ex hombre enfermo de Europa en su economí­a más competitiva. Pero también ha sido importante haber tenido una moneda débil, con un récord de bajos costos para su endeudamiento y la voluntad de sus vecinos europeos para seguir comprando productos alemanes, a menudo, es verdad. con el dinero prestado por Alemania. Los mismos vecinos de los que ahora saca cierto provecho.”

Es difícil discutir que los rogramas de rescate de la zona euro hasta el momento han demostrado tener un valor muy bueno para Alemania. El país ha tenido que entregar muy poco dinero en efectivo, en la mayor parte de los rescates se ha prestado en forma de garantías de deuda, por lo general con jugosos márgenes de interés. Todo el dolor ha sido recibido por los países periféricos que están haciendo enormes sacrificios. Irlanda, Grecia y Portugal han adoptado medidas de austeridad extraordinariamente difíciles. Pero ¿cuánto tiempo más puede beneficiarse Alemania de la crisis de la zona euro, mientras que algunos países pequeños cargan con todo el dolor? (THE WALL STREET JOURNAL) BREAKING VIEWS.- Moody’s no ha hecho nuevos amigos en la zona euro tras la rebaja de la deuda de Portugal a la calificación de bono basura. Su decisión puede parecer dura e incluso injusta, ya que hace solo pocas semanas que el Gobierno luso ejecutó el programa de austeridad acordado a cambio de los 78.000 millones de euros de rescate de la eurozona y del FMI. Pero el país no puede permitirse el lujo de reflexionar sobre lo que es justo o no. Debería escuchar lo que dicen sus acreedores y actuar en consecuencia. EEUU. The Wall Street Journal Es hora de que Alemania ponga a Europa primero Simon Nixon No puede haber escapado a la atención de muchas personas que Alemania está muy lejos de padecer una terrible crisis del euro. Mientras que grandes zonas de la periferia contemplan años de recesión, la mayor economía del continente está disfrutando de un crecimiento robusto, el auge de las exportaciones, los impuestos y crecimiento del nivel de vida. Los alemanes afirman que esto es principalmente debido a las dolorosas reformas de la última década que convirtieron al ex hombre enfermo de Europa en su economía más competitiva. Pero también ha sido importante haber tenido una moneda débil, con un récord de bajos costos para su endeudamiento y la voluntad de sus vecinos europeos para seguir comprando productos alemanes, a menudo, es verdad. con el dinero prestado por Alemania. Los mismos vecinos de los que ahora saca cierto provecho. Sobre esa base, es difícil discutir que los programas de rescate de la zona euro hasta el momento han demostrado tener un valor muy bueno para Alemania. El país ha tenido que entregar muy poco dinero en efectivo, en la mayor parte de los rescates se ha prestado en forma de garantías de deuda, por lo general con jugosos márgenes de interés. Todo el dolor ha sido recibido por los países periféricos que están haciendo enormes sacrificios para permanecer dentro de la moneda única. Irlanda, Grecia y Portugal han adoptado medidas de austeridad extraordinariamente difíciles después de que las autoridades europeas dejaron en claro que no permitirían los impagos de la deuda de gobiernos o bancos. Pero ¿cuánto tiempo más puede beneficiarse Alemania de la crisis de la zona euro, mientras que algunos países pequeños cargan con todo el dolor? Seguro, en estos momentos quienes aparecen sentados encima de un barril son Irlanda, Grecia y Portugal. Todos mantienen un gran déficit fiscal y sin acceso a los rescates de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, se verían obligados a cerrar gran parte de su gobierno, lo que provocaría una recesión mucho más profunda. Y ningún país quiere arriesgarse a la posible expulsión de la Unión Europea que podría seguir a cualquier quiebra no autorizada, habida cuenta de la importancia que conceden a la credibilidad política y financiera que viene con la membresía. Eso no les da más opción que cumplir con los programas de reforma acordados como parte de sus paquetes de rescate. También es comprensible que Alemania insista en que los países periféricos carguen con la responsabilidad de resolver un desastre económico en gran parte creado por ellos mismos. Grecia mintió acerca de su deuda y no cumplió con los compromisos, incluso después de su rescate el año pasado. Del mismo modo, los problemas de Irlanda se derivan principalmente de su regulación bancaria totalmente inadecuado que dio lugar a una explosión de irresponsable préstamos inmobiliarios. Portugal no tuvo en cuenta su lamentable falta de competitividad y lo abultado de su Estado. Aún así, los países periféricos no son los únicos culpables. Mediante el mantenimiento de un déficit excesivo durante el período de auge, Alemania y Francia contribuyeron al fracaso del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que estaba destinado a garantizar la disciplina fiscal. Alemania bloqueó dar la responsabilidad de la supervisión bancaria al Banco Central Europeo, algo que podría haber evitado los excesos posteriores, por temor a que el BCE pudiera ser desviado de su objetivo principal en mantener a raya la inflación. El núcleo duro de los Estados de la zona euro formaron parte de la fatal decisión de no exigir a los bancos mantener sus reservas de capital frente a los bonos de los gobiernos de la zona euro, creando por tanto un incentivo para que los bancos cargaran con la deuda de los países periféricos, reduciendo los márgenes y alimentando la orgía de endeudamiento. Es más, las acciones de Alemania en los últimos tres meses han aumentado dramáticamente la crisis. La insistencia dogmática la canciller Angela Merkel en la participación del sector privado en el segundo plan de rescate griego ha sido un error de cálculo monumental, basado en una falta de comprensión de los mercados. La última rebaja de Moody’s de cuatro escalones de la deuda de Portugal cita específicamente el aumento del riesgo de una quita a los tenedores de bonos si un segundo plan de rescate es necesario. Mientras tanto, los bancos españoles e italianos están ahora bajo presión y plantean nuevas dudas sobre los programas fiscales de ambos países. Por ahorrar a los contribuyentes alemanes su parte de un extra de 30 mil millones de dólares del rescate griego, ha expuesto potencialmente a los contribuyentes a unos costos mucho más grande de un rescate mucho más amplio de la zona euro. Si el euro quiere sobrevivir, Alemania deberá mostrar solidaridad con sus socios en el bloque de la moneda única. La votación de la semana pasada en Grecia ha comprado tiempo para que la zona euro resuelva sus problemas. Sin embargo, ese tiempo se está utilizando actualmente para diseñar un intento probablemente imposible y fallido para permitir a los bancos que refinancien su exposición a la deuda griega sin provocar una quiebra. Esta ventana de oportunidad podría utilizarse mejor para encontrar una solución global a las debilidades financieras e institucionales de la zona euro. Entre las prioridades de la lista debería estar la creación de un bono de la zona euro para reducir los intereses pagados por la deuda de los países periféricos desde sus acusados niveles punitivos creados por los planes de rescate en curso. La reducción de los intereses pagados por Grecia, Irlanda y Portugal desde un nivel del 6% a cerca del 3% no resolvería necesariamente los problemas fiscales o del país, pero sería un buen comienzo. Lo que a su vez requiere nuevos mecanismos institucionales, tales como duros topes de endeudamiento y un mayor control fiscal para evitar el riesgo moral. También deberían ponerse en marcha nuevos mecanismos para mejorar el acceso de los bancos de los países periféricos a la financiación bancaria, reducir la dependencia del Banco Central Europeo, que se ha visto obligado a apartarse de los límites máximos de su mandato de preservar la estabilidad financiera. Cualquier programa de reforma europeo también tendrá que hacer frente al déficit democrático de la UE. La sabiduría convencional es que esto está políticamente imposible en el momento presente. Pero eso se debe a que Alemania se ha negado a reconocer la lógica económica de su situación, sus dirigentes prefieren en su lugar el populismo. Sin embargo, Alemania no puede esconder la cabeza en la arena durante mucho más tiempo. Los votantes en Grecia e Irlanda no siempre van a tolerar una situación en la que sólo ellos están obligados a hacer sacrificios para preservar la zona euro. Alemania tiene que decidir si la UE es algo más que una unión sólo de nombre. De lo contrario algunos países todavía pueden decidir que es mejor salirse, sin importarles las consecuencias económicas a corto plazo, en particular para la propia Alemania. THE WALL STREET JOURNAL. 6-7-2011 R. Unido. Breaking Views Miedo en Grecia, miedo en Portugal Moody’s no ha hecho nuevos amigos en la zona euro tras la rebaja de la deuda de Portugal a la calificación de bono basura. Su decisión puede parecer dura e incluso injusta, ya que hace solo pocas semanas que el Gobierno luso ejecutó el programa de austeridad acordado a cambio de los 78.000 millones de euros de rescate de la eurozona y del FMI. Pero el país no puede permitirse el lujo de reflexionar sobre lo que es justo o no. Debería escuchar lo que dicen sus acreedores y actuar en consecuencia. Las insinuaciones sobre la necesidad de un segundo rescate son muy prematuras. Solo porque Grecia haya necesitado más de uno, no significa que otros países vayan a seguir su ejemplo. La deuda lusa, que actualmente está por debajo del 106% del PIB, es alta, pero todavía está lejos de la griega. Tampoco tiene el mismo problema de subida de impuestos. Además, el nuevo Gobierno tiene una cómoda mayoría parlamentaria que le permite implementar tanto el programa de austeridad como las reformas estructurales destinadas a impulsar el crecimiento. ¿Pero quién puede decir que el riesgo no está ahí? Incluso los creadores del plan de austeridad reconocieron en mayo que el paquete -aprobado por todos los partidos políticos- era un desafío. Reducir el déficit desde el 9,1% del PIB del pasado año a un 3% para 2013 sería difícil para cualquier país. Y, como resultado, se espera que la economía portuguesa esté en recesión hasta 2013. Además, no está claro que con el tiempo las reformas estructurales sean capaces de impulsar el crecimiento. La decisión de Moody’s puede terminar dificultando ligeramente la recuperación portuguesa. Pero aunque sea penoso para la economía, esto refleja las preocupaciones de los inversores. Portugal puede no necesitar un segundo rescate, pero el riesgo podría servir como un recordatorio útil de lo que el país debe hacer. BREAKING VIEWS. 7-7-2011

Deja una respuesta