Crisis del ébola

Bajar la alarma social, subir la sanitaria

“Cuando se ha dado más capacidad de decisión a los profesionales ha mejorado la respuesta, cuando lo han soltado los polí­ticos”

La curación de Teresa Romero ha sido una alegría y un alivio que sin duda hay que reconocer a los profesionales que la han atendido. Pero debemos reconocer también que la movilización del sector ha forzado que se hicieran las cosas bien…

Alertamos de la situación en Mayo, y lo dijimos en la Mesa General de Sanidad el mismo día que se ingresó a Teresa en el Hospital Carlos III, que el protocolo podía tener sus deficiencias, que la respuesta inmunológica que tenían los ciudadanos de la costa oeste africana no era la misma que podíamos tener nosotros, y que los procedimientos que se estaban siguiendo según las recomendaciones de la OMS no estaban del todo bien implementados aquí en España. Por tanto, preveíamos que esta situación se podía producir.

“No se nos consideró a los profesionales que podíamos aportar criterios desde el punto de vista preventivo”

Hay sindicatos médicos que han calificado de tercermundista la respuesta dada, ¿estáis de acuerdo?Por supuesto. Mira, la respuesta de los responsables políticos, tanto de la Comunidad de Madrid, como del Ministerio y luego cuando la vicepresidenta deslegitimó a ambos, se ha reducido a afirmaciones como “nos ha pillado por sorpresa”, y no se nos consideró a profesionales que podíamos aportar criterios desde el punto de vista preventivo. Muchos de los errores que se han cometido ten por seguro que no se habrían cometido.

En la sanidad española, ¿hay una desproporción entre la parte asistencial de la sanidad en detrimento de la dedicada a salud pública, a prevención?La formación que tenemos todos los profesionales de la sanidad, nos dediquemos a la parte asistencial o, como yo, en la preventiva, es de primer nivel. Nada que envidiar a ningún otro país. Ahora bien, nos encontramos con que el equipo con el que tenía que protegerse el médico que atendió a Teresa en Alcorcón no le servía. ¿Por qué? porque no ha habido una previsión, no ha habido una dotación adecuada de recursos para cubrir una amenaza tan importante como la que tenemos. Ten en cuenta que muchos centros no tenían estos equipos de primera intervención (EPI); otros, por desconocimiento, han tenido equipos de nivel 2 en los que la permeabilidad quedaba en duda. Hemos propuesto otras medidas adyuvantes para la prevención como las irrigaciones, el mandil de goma, las bandas en el suelo antes de salir, las esclusas más grandes o los barreños para inactivar cualquier carga viral a la hora de salir del punto caliente. Algunas se han seguido, pero otras no. No creas que estamos tranquilos ante futuros casos que nos llegarán, no estamos del todo preparados. Hay que procurar que la alarma social disminuya pero que aumente la alarma sanitaria y la concienciación de los políticos sea real, no electoral, para que se aporten los recursos necesarios. Hay muchas unidades socio-sanitarias que están desprotegidas, y en cualquier momento puede saltar una alarma nueva.

“En el mundo europeo el ébola ha respondido de otra manera”

¿Se ha dado un giro a la situación en cuanto a la participación y formación del personal sanitario?Lo que sí hemos visto últimamente es que el personal sanitario militar está colaborando con una formación de muy alto nivel. Ellos sí han tenido los recursos y la formación desde el primer momento y, ahora se ha coordinado esa actividad docente, formativa y de participación del personal. Los protocolos claro que son mejorables, tal como te he dicho antes y, además, tenemos que pensar en una prevención primaria, secundaria y terciaria. Hay que dar apoyo psicológico, no sólo al afectado, sino también a los trabajadores que entran ahí, sometidos a una carga física y mental, a un stress, importante. Hay que trabajar también a ese nivel desde el minuto cero hasta que se acaba. Fíjate, por ejemplo, como Teresa aún tiene carga viral en algunos fluidos cuando la OMS propiamente decía que a los veintiún días ya se acaba. Todos los estudios que se han hecho sobre ébola se han hecho en África, con un cierto tipo de paciente, una inmunidad x, una alimentación, unas condiciones sociales y climáticas x. En el mundo europeo ha respondido de otra manera. Esa variable no la hemos tenido en consideración. Por tanto, esa respuesta que han tenido ahora, que están dejando trabajar a los técnicos, a los sanitarios, me parece la adecuada. O sea que, de alguna manera, cuando se ha dado más capacidad de decisión a los profesionales ha mejorado la respuesta, cuando lo han soltado los políticos.

“Llevamos meses reivindicando que el Carlos III se actualizara y modernizara”

¿Qué relación guarda este caso con el desmantelamiento de la sanidad?El Carlos III estaba realmente desmantelado. Aunque no hay que hacer leña del árbol caído, las reformas que necesitaba el que fuera el único centro de referencia para enfermedades tropicales e infecciosas no eran para convertirlo en un centro de mediana y larga estancia, sino para adaptarse a las condiciones reales de posibles infecciones o atentados bacteriológicos, en las que hay que dar respuesta a situaciones novedosas y contar con los equipos técnicos y humanos y actualizados. La climatización de la sala 6ª del Carlos III ha llevado 48 horas cuando llevamos meses reivindicando que no se desmantelara sino que se actualizara y modernizara. Cuando el político quiere, se puede.

Pero la situación de la sanidad no es la de un país avanzado, además puente con África, nos tratan como un país de tercera, un aeropuerto para los soldados americanos que van a Liberia…Claro. Aquí El rol de España en el mundo es doble. Es la frontera con África y es, dentro de la UE, uno de los que está superando la crisis. Esto implica un choque de trenes. Cierto es que nuestro sistema sanitario ERA, y lo digo con dolor, uno de los mejores del mundo, de élite. Podías entrar en un hospital y salir con el corazón trasplantado sin que nadie cuestionara cuánto había costado. Nuestros indicadores sanitarios eran excelentes, medidos en esperanza de vida, reinfecciones quirúrgicas, supervivencia a accidentes graves… Pero cuando se miden en unidad/euros ya la hemos “cagao”. La sanidad ha sido sometida a observación por el poder económico y pretende sacar dinero. Cuando algo es tan bien considerado el capital, el político en general, piensa que se puede sacar rendimiento. Y eso es lo que la ha destrozado, es el enemigo real de la sanidad.

Y su venta ¿no? El único Consejero de Sanidad que ha dimitido ha sido por no conseguir vender seis hospitales madrileños a grandes capitales anglo-norteamericanos.

Todos los consejeros de sanidad, excepto el actual, todos han caído por intentar vender parte de la actividad que estaba saneada de la sanidad. Este es un gran problema. Y no será porque la población general no lo esté alertando con las Mareas Blancas desde hace mucho tiempo. No han servido para sensibilizar al político. Y creo que eso pasa factura en las urnas.

“Lo principal es erradicar el riesgo en origen, igual que se ha erradicado la viruela”

¿Qué opinas de los tratamientos experimentales para el ébola?Hay que estar alerta por la respuesta a las vacunas. Todas las vacunas, la canadiense y la estadounidense, no han seguido los tiempos en laboratorio, animales, humanos. Y no sé si se va vender, como ya pasó hace tiempo, como muy positivo y luego no lo sea tanto. La peculiaridad del ébola, por eso se le califica en el nivel de bioseguridad 4, es que no tiene tratamiento. Si nos confiamos en que estas vacunas son la solución y luego no lo son podemos caer en una espiral muy peligrosa.Lo principal es erradicar el riesgo en origen, igual que se ha erradicado la viruela. Si no somos capaces de movilizar recursos materiales y humanos para hacerlo no saldremos de ésta. * CSIT-UP es la Coalición Sindical Independiente de Trabajadores-Unión Profesional.

Deja una respuesta