Aumenta un 120% las familias en pobreza extrema

“Sólo en 2010, el número de familias en esta situación aumentó en 115.000. Es decir, un 7% respecto al año anterior, recoge el informe del Consejo Económico y Social (CES) Pobreza, desigualdad y crisis económica. Desde 2009 hasta ahora, la población con rentas inferiores a 7.980 euros anuales ha aumentado desde el 19,5% al 20,8% del total. Se trata del incremento más importante desde que se registran datos relativos a la situación de pobreza”

El estudio también considera la evolución de las familias que ueden permitirse cosas como tener una semana de vacaciones al año; un nivel determinado de alimentación; mantener la vivienda con una temperatura adecuada o capacidad para poder pagar los gastos habituales de la casa. En definitiva, lo que el estudio denomina hogares vulnerables “ha aumentado en casi 9 puntos porcentuales desde 2008 y supone ya un 36,7% del total”. El CES llama la atención de que, como consecuencia de la gravedad de la crisis y de su duración, “la escasez de recursos para tener acceso a diversos bienes también está afectando a la población que todavía no está en situación de pobreza”. (EXPANSIÓN) EL MUNDO.- Es cierto que en este agosto las Bolsas se han movido a menudo por estímulos propios de estampidas irracionales más que por criterios lógicos. Es insólito, sin embargo, que el veto temporal haya afectado a sólo cuatro países, y no a toda la zona euro. Pero el Gobierno haría mal en considerar que la protección del BCE sobre nuestra deuda y dos días de subidas en el Ibex despejan el camino de la economía española. La Bolsa ha registrado una pérdida del 22,5% desde su máximo de febrero y la compra de bonos por parte del BCE puede servir para que el Tesoro saque pecho, cambie de estrategia y lance una emisión de letras por valor muy superior a las habituales -nada menos que 6.000 millones- pero seguiremos pagando unos intereses por encima de las economías más saneadas. LA VANGUARDIA.- Un informe de la asociación juvenil de UGT en Catalunya, Avalot, denuncia que un 62% de los menores de 35 años parados carecen de cualquier tipo de subsidio o prestación, una situación que afecta a 203.226 jóvenes catalanes. "Estos datos reflejan que la situación es complicada para una generación que vamos a ser los primeros que vivamos peor que nuestros padres", ha criticado hoy Daniel García, portavoz nacional de Avalot. El sector más desfavorecido, en este sentido, son los jóvenes de entre 16 y 24 años, ya que un total de 136.800 están parados y no disponen ya de ningún tipo de subsidio o ayuda. Crisis. Expansión Las familias con extrema pobreza han aumentado un 120% en la crisis M. Valverde Todos los análisis macroeconómicos revelan que el levísimo crecimiento de España –del 0,7% en la tasa interanual, según el último cálculo del Banco de España– se debe a la atonía del consumo interno. La razón fundamental de este problema está en la elevada cifra del paro, que afecta a 4,9 millones de personas y, como consecuencia de ello, a las familias españolas. Éstas no son las únicas que afrontan la crudeza de la crisis, como han puesto de manifiesto las revueltas con trasfondo social que han sacudido Europa. Éstos son los datos de la dramática realidad: “Desde el comienzo de la crisis [en el cuarto trimestre de 2007] los hogares que no perciben ningún tipo de ingreso, indicador indirecto de la pobreza más extrema, han aumentado un 120%, hasta 265.000”. Incluso, sólo en 2010, el número de familias en esta situación aumentó en 115.000. Es decir, un 7% respecto al año anterior. Así se recoge en el informe interno del Consejo Económico y Social (CES) Pobreza, desigualdad y crisis económica. El informe describe varios indicadores que explican la situación de pobreza. Por ejemplo, que, desde 2009 hasta ahora, la población con rentas inferiores a 7.980 euros anuales ha aumentado desde el 19,5% al 20,8% del total. “Se trata del incremento más importante desde que se registran datos relativos a la situación de pobreza [2004]. Evolución En este contexto, el estudio también considera la evolución de las familias que pueden permitirse cosas como tener una semana de vacaciones al año; un nivel determinado de alimentación; mantener la vivienda con una temperatura adecuada o capacidad para poder pagar los gastos habituales de la casa –ver gráfico–. En definitiva, lo que el estudio denomina hogares vulnerables “ha aumentado en casi 9 puntos porcentuales desde 2008 y supone ya un 36,7% del total”. No obstante, el CES llama la atención de que, como consecuencia de la gravedad de la crisis y de su duración, “la escasez de recursos para tener acceso a diversos bienes también está afectando a la población que todavía no está en situación de pobreza”. En todo caso, una de las razones fundamentales del deterioro de las condiciones de las familias, “acrecentando el riesgo de pobreza en las mismas, es la distribución intrafamiliar del desempleo que ha recaído de manera muy acusada en los sustentadores principales de los hogares”. Es decir que se ha quedado en el paro la persona que tenía el principal empleo de la familia; el que más ingresos aportaba. El informe del CES refleja que el impacto de este hecho en la situación de las familias podría ser mayor si no hubiera sido porque, en las últimas décadas, “ha habido un importante incremento de la participación laboral de las mujeres”. Es un hecho, además, que este fenómeno ha aumentado considerablemente durante la crisis. Precisamente, porque muchos hogares han llegado a perder todo el empleo que tenían entre sus diferentes miembros. Según la última EPA, 1.386.000 hogares están en esta situación. Ayudas sociales Otra circunstancia a tener en cuenta que ha ayudado a paliar en lo posible la situación de pobreza en muchos hogares son las ayudas sociales de las distintas administraciones, la protección por desempleo, el mantenimiento de la subida de las pensiones mínimas y el incremento, “aunque efímero”, del gasto en políticas de ayuda por hijo a cargo. Con todo, el CES recalca que “la eficacia de las transferencias sociales en España para reducir el riesgo de pobreza es bastante menor que el promedio europeo. En 2009 lograron frenar la pobreza en un 20%, frente al 35% de la UE”. Además, es necesario considerar el impacto de la crisis en estas políticas sociales. “Ahora bien, habrá que ver cómo evoluciona este indicador [de pobreza] ante el agotamiento del derecho al desempleo de muchos perceptores, la supresión de las ayudas creadas y, sobre todo, la situación económica de las comunidades autónomas y las corporaciones locales, en las que recae buena parte del peso de las políticas sociales”, señala el informe. Otro hecho destacable es que “el aumento de la pobreza se produce en paralelo a un incremento de la desigualdad bastante pronunciado desde 2008”. En los dos últimos años “la renta de la población con mayores ingresos en España fue 6 veces superior a la de la población con ingresos más bajos”. Según el CES, está ocurriendo lo contrario de lo que está pasando en la UE, donde la desigualdad “se mantiene o incluso está descendiendo”. La depresión Umbrales de pobreza En los dos últimos años, la población en los umbrales de la pobreza, con rentas inferiores a 7.980 euros anuales, ha pasado de representar el 19,5% al 20,8 de la población. Hogares vulnerables Las familias al borde de la pobreza, o en estado de necesidad, han aumentado en casi 9 puntos porcentuales hasta suponer el 36,7% del total. Familias sin trabajo La última Encuesta de Población Activa alerta de que 1.386.000 familias tienen en el paro a todos sus miembros en edad y condiciones de trabajar. Apoyo social La eficacia de las transferencias sociales en España para reducir la pobreza está por debajo de la de la UE. Según el CES, en 2009 las ayudas lograron frenar la pobreza en un 20% frente al 35% de la Unión Europea. En la mitad de la UE España ocupa el undécimo puesto de los 27 Estados de la Unión Europea en cuanto a riesgo de pobreza y exclusión. De los países más ricos –la antigua UE de 15 estados- sólo supera a Italia, Grecia, Irlanda y Portugal. EXPANSIÓN. 13-8-2011 Editorial. El Mundo España elude los ajustes que hacen otros LA PROHIBICIÓN de las llamadas posiciones cortas durante 15 días en los mercados de valores de cuatro países -España, Francia, Italia y Bélgica- disparó ayer todas las Bolsas europeas, aunque el Ibex se llevó la palma, al cerrar la sesión con el segundo mejor dato en lo que va de año: un 4,8% de subida. Si los bancos habían sido los grandes perjudicados por los batacazos de los mercados en el agosto más convulso desde que empezó la crisis, en la jornada de ayer fueron los más beneficiados por el veto de esas operaciones especulativas. La medida fue anunciada a última hora del jueves por la Esma -la hasta ahora prácticamente desconocida Autoridad Europea de Valores Financieros- y en España la CNMV justificó la decisión por «el uso abusivo de las ventas en corto en combinación con la difusión de falsos rumores». La sucesión de acontecimientos indica que fue el ataque especulativo contra Francia -por los falsos rumores sobre una hipotética rebaja de la solvencia de su deuda- el que provocó que las autoridades europeas tomaran cartas en el asunto para evitar otra sangría. En este sentido, es una decisión política similar a la del BCE de comprar bonos italianos y españoles para proteger nuestra deuda y mantener artificialmente baja la prima de riesgo. Se trata, pues, de una intervención excepcional en el funcionamiento del libre mercado que puede estar justificada en la difícil coyuntura estival que atraviesa Europa. En una situación de normalidad, las ventas en corto introducen rigor en el mercado -por lo que no pueden prohibirse de forma definitiva-, pero es cierto que en este agosto las Bolsas se han movido a menudo por estímulos propios de estampidas irracionales más que por criterios lógicos. Es insólito, sin embargo, que el veto temporal haya afectado a sólo cuatro países, y no a toda la zona euro. Todos estos avatares de los mercados financieros son muy importantes para la economía real, ya que la Bolsa funciona como un termómetro. Pero el Gobierno haría mal en considerar que la protección del BCE sobre nuestra deuda y dos días de subidas en el Ibex despejan el camino de la economía española. La Bolsa ha registrado una pérdida del 22,5% desde su máximo de febrero y la compra de bonos por parte del BCE puede servir para que el Tesoro saque pecho, cambie de estrategia y lance una emisión de letras por valor muy superior a las habituales -nada menos que 6.000 millones- pero seguiremos pagando unos intereses por encima de las economías más saneadas. Los gobernantes de otros países lo han visto claro. Italia, Portugal y Francia -sin mirar la cotización de los valores bursátiles de uno u otro día- están tomando drásticas medidas de ajuste que suponen sacrificios para sus ciudadanos, como no podía ser de otra manera. El Gobierno italiano aprobó ayer un plan que supone toda una revolución para el país, ya que suprime 36 provincias y fusiona 1.500 ayuntamientos de menos de 1.000 habitantes para frenar el gasto público. España e Italia tienen muchas semejanzas en este sentido, por lo que estas medidas nos pueden indicar el camino. En Portugal subirá el IVA de algunos productos básicos del 6 al 23% y el ministro francés de Economía anunció que tomarán medidas duras este mes para reducir el déficit. Por contra, las únicas noticias que tenemos del Gobierno español se refieren a obligar a las empresas a adelantar el pago del Impuesto de Sociedades y una rebaja en el gasto farmacéutico. Nadie duda de que en España las reformas son tan necesarias como en Italia y mucho más que en Francia. Sin embargo, el calendario establecido por Zapatero impide que el todavía Gobierno esté a la altura de las circunstancias, como otros gobernantes europeos EL MUNDO. 13-8-2011 Paro. La Vanguardia El 62% de los jóvenes parados de Cataluña no recibe ningún subsidio Un informe de la asociación juvenil de UGT en Catalunya, Avalot, denuncia que un 62% de los menores de 35 años parados carecen de cualquier tipo de subsidio o prestación, una situación que afecta a 203.226 jóvenes catalanes. "Estos datos reflejan que la situación es complicada y que la familia es un pilar básico del estado de bienestar, para una generación que vamos a ser los primeros que vivamos peor que nuestros padres", ha criticado hoy Daniel García, portavoz nacional de Avalot. El sector más desfavorecido, en este sentido, son los jóvenes de entre 16 y 24 años, ya que un total de 136.800 están parados y no disponen ya de ningún tipo de subsidio o ayuda, lo que representa el 84% del colectivo. En el segmento de los jóvenes de entre 25 y 34 años, el porcentaje de parados que no cobra subsidio alguno es del 45%, lo que representa un total de 85.905 catalanes. Daniel García ha alertado en rueda de prensa de que esta precariedad "se está extendiendo a edades más avanzadas, en buena parte por culpa de los recortes sociales". La tasa de paro juvenil para los jóvenes menores de 25 años llegaba al 42% en el segundo semestre del 2011 en España, ha criticado hoy Daniel García. "No pedimos subvenciones ni subsidios para estos jóvenes sino una oportunidad para que puedan desarrollar su proyecto profesional", ha defendido hoy Daniel García. También han criticado los salarios bajos que están percibiendo los jóvenes, y que se sitúan en una media de 911 brutos mensuales, "salarios que ya no se pueden ajustar más porque con esto ya no vivimos", ha denunciado. Ante esta situación, la organización juvenil de UGT en Catalunya ha pedido, entre otras medidas, la retirada de la reforma laboral, "que sólo genera precariedad, pero que en cambio no ha sido capaz de crear empleo", ha añadido. Para García, esta reforma laboral no ha sido consensuada con los agentes sociales y sólo ha servido para agravar la de por sí deteriorada situación de los jóvenes. También se ha solicitado hoy una subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que en sus actuales niveles "hunde a las personas en los límites de la pobreza". García ha detallado que "el límite de la pobreza en Catalunya se coloca en 8.992 euros de ingresos anuales, cuando el salario mínimo interprofesional, teniendo en cuenta que tenga 14 pagas, supone 8.979 euros al año". "La banca ha de hacerse cargo del coste del PIRMI (renta mínima de inserción), a costa de una parte de sus beneficios, porque se han de implicar en esta crisis" ha reclamado Daniel García. Para García, "no tiene lógica que los bancos de este país estén registrando el actual volumen de beneficios y que se estén recortando las prestaciones sociales de las personas más desfavorecidas". Esta situación se refleja también en aspectos sociales, como que sólo el 28% de los jóvenes entre 16 y 29 años ha podido emanciparse en un mercado laboral que va en la dirección contraria a la del mercado de la vivienda, donde el precio medio de una vivienda nueva se sitúa en 289.400 euros. "Por ello pedimos también medidas que sirvan para que los pisos vacíos, que hay muchos, puedan ser ocupados por jóvenes que quieran impulsar su proyecto de vida", ha concluido García. LA VANGUARDIA. 13-8-2011

Deja una respuesta