La mejor afición del mundo

“¡Athleeeeeeeetic, Athleeeeeeeetic…!”

El partido se perdió. Pero de alguna manera ya se habí­a ganado.

Ya con 4 goles encajados, en el minuto 90, escuchar el “¡Athleeeeeeeetic, Athleeeeeeeetic&helli;!” por encima incluso de los aficionados del Barcelona es la forma más emocionante de perder. Cómo dice El Correo, el único club al que su afición no le exige ganar para mostrar su apoyo, sólo dignidad. Y es que en Bilbao parece que llevemos cinco semanas celebrando la final por la cantidad de expectación que creaba dicho encuentro. Ayer ya fue apoteósico desde primera hora de la mañana. De cada diez persona de la ciudad de Bilbao que uno veía pasar uno llevaba o bien la camiseta del Atletic, o bien una bufanda o bien iba vestido de rojo y blanco. Ya en la tarde la proporción subió a de cada tres uno. Todo el mundo tenía que apoyar al equipo de una u otra manera. Desde los autobuses, los coches. De cada dos tiendas una mostraba tras la cristalera una pancarta del equipo. Y por supuesto las casas, en los edificios colgaban decenas de banderas en cada bloque. Los bares se encargaron de crear la imagen de una ciudad en fiesta. De un lado las banderas rojiblancas, que se contaban a pares en cada uno de ellos durante toda la semana pero a partir de la tarde se colgaban banderillas aquí y allá como si fuese la Fiesta Mayor. Anunciando pantallas gigantes para ver el partido, proyectores… El colofón ya lo culminó el mismo ayuntamiento, por todo Bilbao se habían colocado pantallas gigantes para seguir el encuentro desde el mismo estadio de San Mamés por supuesto hasta en las plazas de los barrios. La plaza de la casilla, estaba en fiestas, castillos inflables para los niños, recintos para jugar al fútbol, escenario. Las mismas crónicas hablan de que en la misma Valencia de cada 10 aficionados 7 eran del Athletic de Bilbao. Era imposible quedar indiferente. El Athletic de Bilbao tiene uno de los mejores palmarés de los equipos españoles, desde ser uno de los tres equipos que nunca ha bajado a segunda división hasta compartir el mérito junto al Fútbol Club Barcelona se los que más Copas del Rey han ganado, de hecho ayer se producía el desempate. Pero en los últimos años lleva la misma fortuna que en el pasado, hacía más de veinte años que no estaba en una final y de encontrarse en los últimos puestos de la tabla con la amenaza de bajar a segunda. Así la primera media hora en la que Toquero había marcado el primer gol (minuto 8) a favor del equipo bilbaíno hizo tocar el sueño con los dedos. El sueño de que frente a todo pronóstico y dificultades pudiesen ganar la tan adorada final en una de esas carambolas que da el fútbol. Qué todo puede pasar. Ya conocemos el resultado en que acabó el partido, un Barcelona, Tsunami, como se ha calificado desde algunos periódicos, antes de que acabase la primera parte ya había empatado, y ya en la segunda se encargó no sólo de ganar sino de demostrar su imbatibilidad. Pero aquí en Bilbao a pesar de la decepción ya se había celebrado.

Deja una respuesta