Los ejes de programa y la lí­nea de Syriza

Aprender de Syriza

Los éxitos y la capacidad de resistencia y movilización del pueblo griego son en primer lugar resultado de la lí­nea defendida por el gobierno de Syriza, colocando en primer plano la defensa de la soberaní­a nacional como requisito imprescindible para poder emprender la redistribución de la riqueza, y construyendo un frente amplio que una desde la izquierda a la derecha.

La defensa de la soberanía nacional en primer plano

En su primera intervención como presidente griego, Alexis Tsipras recordó a sus ministros que “los votantes nos han autorizado para emprender un cambio radical que restaure la soberanía nacional”.

Ante el parlamento griego, el nuevo presidente se comprometió a “ construir una nueva Grecia independiente económicamente, soberana, que trate de igual a igual en la Unión Europea y en la zona euro”.

La defensa de la soberanía nacional frente a Washington y Berlín es el aspecto principal para poder aplicar una política de redistribución de la riqueza y ampliación de la democracia. Por eso el gobierno de Syriza a colocado en primer plano la defensa de la soberanía nacional griega frente a Washington y Berlín.

Syriza plantea la lucha contra el saqueo de la deuda desde la defensa de la soberanía nacional frente a Berlín y Washington.

En su programa se defiende, como primera medida, la “cancelación de la mayor parte del valor nominal de la deuda pública para que sea sostenible”. Incluyendo un “periodo significativo de gracia”, una moratoria donde no se pagaría nada, y una “cláusula de crecimiento”, de modo que el pago de la deuda esté supeditado al crecimiento del PIB. “Syriza llama a construir una nueva Grecia independiente económicamente soberana”

La Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública de Grecia, compuesta por 15 expertos nacionales e internacionales, ha declarado en su primer informe que “la deuda griega es ilegal, ilegítima y odiosa”, y que los acuerdos impuestos por el FMI o la Comisión Europea “infringen directamente los derechos humanos de los griegos”.

Asimismo, el programa general de Syriza propone también como objetivo cerrar todas las bases extranjeras en territorio heleno, retirar todas las tropas fuera del país y salir de la OTAN.

Redistribuir la riqueza de verdad

Desde esta recuperación de la soberanía perdida, y por tanto de la capacidad para trazar un camino propio, el gobierno de Syriza está tomando ya, aunque apenas lleve cinco meses en el poder, medidas para redistribuir de verdad la riqueza.

Impulsando desde luego un plan de choque de “lucha contra la catástrofe humanitaria” valorado en 1.200 millones de euros, y que comienza por prohibir los desahucios de la primera vivienda o decretar la gratuidad de agua, luz y calefacción para todos los hogares que viven por debajo del umbral de la pobreza.

Pero que no se limita solo a esas medidas de emergencia contra la pobreza, sino que se plantea elevar el poder adquisitivo del 90% de la población.“Syriza está tomando ya, en apenas cinco meses en el poder, medidas para redistribuir de verdad la riqueza”

El gobierno de Syriza ya ha decretado una subida, de golpe y el primer día de gobierno, del 150%, desde los 586 a los 751, revirtiendo todos los recortes impuestos por el FMI o la UE en los últimos años. Y también a restablecido la paga extra de navidad para las pensiones de menos de 700 euros y el acceso universal al sistema público de salud.

En su programa, Syriza propone una redistribución fiscal, reduciendo significativamente los impuestos para el 90% de la población, que los gobiernos de la troika han elevado a límites asfixiantes, y aumentando hasta el 60% los impuestos de las grandes propiedades, o hasta el 75% el IRPF para las rentas superiores a los 500.000.

Ampliación de la democracia

La misma convocatoria del referéndum es expresión de la ampliación de la democracia que defiende el programa de Syriza. Allí se establece que se deben someter a votación popular todos los tratados europeos e internacionales. Y que deben celebrarse referéndums para que la sociedad griega se pronuncie sobre los asuntos de particular importancia.

Syriza también se ha comprometido a eliminar la inmunidad, hasta ahora casi absoluta, de los corruptos y los desmanes de la clase política.

Un frente de izquierda a derecha

Cuando Syriza pactó la formación del nuevo gobierno con Griegos Independientes (A.NE.L.), Susana Díaz, presidenta andaluza por el PSOE, declaró que “se ha visto que Syriza no era un proyecto de izquierdas. A mí nunca me verán gobernando con la derecha”.

¿Pero quiénes son Griegos Independientes? ¿Es un error o un acierto que Syriza haya pactado con ellos?

A.N.E.L. Es un partido de derechas hiperreligioso, enfrentado a los matrimonios homosexuales. Pero es una derecha nacional que se ha enfrentado a los proyectos de la troika.

Su lider, Panos Kamenos, fue expulsado junto a otros 20 diputados de Nueva Democracia (el “”PP griego”) tras votar en contra de una moción de confianza contra el gobierno tecnocrático de Lucas Papadimos, impuesto por la UE y el FMI.

Antes ya se había convertido, durante el gobierno del socialista Yorgos Papandreu, en un feroz opositor al primer “plan de rescate” -mejor dicho de saqueo- sobre Grecia porque “roba al país su soberanía nacional”. “Syriza ha demostrado que no basta con un “frente de izquierdas” para enfrentarse a Washington y Berlín, sino que es necesario unir de la izquierda a la derecha en un frente amplio”

Griegos Independendientes defiende la formación “un Frente Democrático Patriótico, cuyo objetivo sea salvar a Grecia de la avalancha neoliberal”.

En los dos años y medio de gobierno de Samarás, de Nueva Democracia, Griegos Independientes ha votado junto a Syriza contra todos las leyes aprobadas en el marco del segundo “plan de saqueo” de Grecia impuesto por la troika.

Syriza ha pactado con Griegos Independientes, la “derecha anti-troika”, no como un ejemplo de “pragmatismo” o “moderación”. Ha sido una decisión consciente. Syriza ha demostrado que no basta con un “frente de izquierdas” para enfrentarse a Washington y Berlín. Sino que es necesario unir de la izquierda a la derecha en un frente amplio torno al tema central, recuperar la soberanía perdida para decidir un futuro propio.

Un largo camino de unidad

Syriza no es un partido único, sino una coalición de muchos partidos y movimientos que han conservado su autonomía.

Las 13 organizaciones integradas en Syriza representan la pluralidad de posiciones en la izquierda griega. Desde Synaspismós, el partido de Alexis Tsipras, surgido de la fusión del antiguo Partido Comunista de Grecia interior, eurocomunista, y de un sector minoritario del más prosoviétivo KKE; hasta el DIKKI (Movimiento Democrático Social) escisión por la izquierda del PASOK; desde el KOE (Organización Comunista de Grecia), un partido marxista-leninista-pensamiento Mao Tse Tung a Ecosocialistas de Grecia o Ciudadanos Activos, del histórico luchador antinazi Manolis Glezos.

Aunque Syriza se presenta a las elecciones como partido -para optar a los 50 diputados “extra” que se otorga al partido más votado- en los hechos sigue funcionando como una coalición, donde los trece partidos que la integran mantienen su independencia y participan en la dirección. “La unidad de Syriza se ha forjado a través de un largo periodo de acumulación de fuerzas”

Esta unidad se ha forjado a través de un largo periodo de acumulación de fuerzas. Un proceso que se remonta hasta 2001, con la creación del Espacio para el Diálogo para la Unidad y la Acción Común de la Izquierda, compuesto por diversas organizaciones que habían compartido una acción política común en las principales luchas desarrolladas en los años noventa: contra la guerra de Kosovo, frente a la oleada de privatizaciones, en defensa de los derechos sociales… y que culminará en 2004 con la formación de Syriza (Coalición de la Izquierda Radical).

Syriza se ha presentado a siete elecciones antes de obtener la victoria. En 2004 obtuvieron el 3,3% de los votos y seis escaños. Es en 2012, tras la intervención de la troika, cuando su apoyo electoral se dispara, hasta alcanzar el 26,58% de los votos. Ya el año pasado ganaron las elecciones al parlamento europeo, antes de revalidar su triunfo en las generales.

Deja una respuesta