Televisión

Animación para adultos “Made in Spain”

La animación esañola se hace mayor, y se atreve con propuestas más arriesgadas, a imagen de éxitos internacionales como “South Park”. La serie será programada en diversos países a través de la televisión por cable.La animación adulta ha dejado de ser un objeto de culto, para integrarse en las pantallas españolas fuera de los horarios de madrugada. Pero faltaba una serie hecha aquí, y ésta por fin ha llegado. Un grotesco humor y una puesta en escena que roza lo esperpéntico son algunas de las señas de identidad de esta producción nacional. Pero ver sólo esto sería quedarse en lo superficial. En un registro cercano a la alucinación goyesca, “Putokrío” muestra los ritos de iniciación contemporáneos de un joven que bien puede reflejar la cruda realidad del mundo en que vivimos, y lo hace sin ningún tipo de prejuicio.El cerebro creativo del que surgió la idea es Jorge Riera, que ya experimento con estas temáticas en varios cortometrajes, como “Amanaun, el niño salvaje” y “Charlie busca”. Riera se considera a sí mismo “una persona que provoca, conmueve y repugna a partes iguales, más o menos como el resto de seres humanos que he conocido hasta ahora. No veo por qué esta serie no habría de ser igual”.Estéticamente también supone un gran paso adelante en lo que a originalidad se refiere. Las imágenes recuerdan más a aguafuertes en movimiento que a la animación a la que estamos acostumbrados, de ahí la inevitable asociación a los sorprendentes “Caprichos” de Goya. Por esto un producto como este parece capaz de pulverizar los límites de lo ofensivo, sin por ello renunciar a cierto trasfondo poético.La serie será estrenada en Adult Swim, la franja horaria de programación para adultos que emite en canales como TNT o Cartoon Network. Productos como este nos demuestran la abundancia de recursos creativos, y la solvencia de nuestros jóvenes creadores a la hora de lanzar un producto a nivel internacional. Pero también que existen nuevos modelos de televisión para públicos muy dispares, pero no por ello susceptibles de ser olvidados.

Deja una respuesta