Alemania: el mayor trasgresor de la deuda

“El historiador económico Albrecht Ritschl sostiene en una entrevista con Der Spiegel, que Alemania ha sido la nación más deudora del siglo pasado. Advierte que el paí­s debe adoptar un enfoque más pudoroso en la crisis del euro, o podrí­a enfrentarse a nuevas demandas de reparaciones por la Segunda Guerra Mundial.”

Si lo mide en cada caso contra los resultados económicos de EEUU, el imago de la deuda de Alemania en la década de 1930 solo es comparable con los costes de la crisis financiera de 2008. En comparación, los problemas de pago griegos de hoy en día son en realidad insignificantes. Alemania es el rey cuando se trata de la deuda. Calculado en base a la cantidad de pérdidas en comparación con el desempeño económico, Alemania es el mayor trasgresor de la deuda del siglo XX. Si nos atenemos a la opinión pública de aquí, con su propaganda barata de que no quieren pagar, entonces con el tiempo las viejas facturas se presentarán de nuevo. (DER SPIEGEL) THE WASHINGTON POST.- El presidente Obama se enfrentará a un fuerte desafío político el miércoles en la presentación de su plan para un fin gradual de la participación militar de EEUU en Afganistán. Su intervención, en un horario de máxima audiencia, debe recordar a un electorado escéptico y a un Congreso preocupado por la guerra más larga del país que sigue valiendo la pena luchar –y financiarla– por varios años más. Los generales de Obama han solicitado más tiempo para consolidar los logros que dicen se han hecho desde que el presidente envió 33.000 tropas adicionales al país el año pasado. La escalada, que enfureció a las bases de su partido contrarias a la guerra, fue seguida de una revisión de meses de duración de la estrategia para determinar la manera de salvar el esfuerzo de guerra. Desde entonces, la opinión pública se ha vuelto cada vez más contraria a la guerra, a excepción de un impulso, ahora en disminución, en su aprobación tras la muerte de Osama bin Laden en mayo. Alemania. Der Spiegel Alemania fue el mayor trasgresor de la deuda del siglo XX Yasmin El-Sharif ¿Cree que el actual malestar económico de Grecia es la peor experiencia en Europa? Piénselo otra vez. El historiador económico Albrecht Ritschl sostiene en una entrevista con Der Spiegel, que Alemania ha sido la nación más deudora del siglo pasado. Advierte que el país debe adoptar un enfoque más pudoroso en la crisis del euro, o podría enfrentarse a nuevas demandas de reparaciones por la Segunda Guerra Mundial. SPIEGEL: Sr. Ritschl, Alemania actúa como un sabelotodo en el debate sobre la ayuda a Grecia. Berlín es intransigente y exige la obediencia de Atenas. ¿Está justificada esta actitud? Ritschl: No, no hay ninguna base para ello. SPIEGEL: La mayoría de los alemanes probablemente no estarían de acuerdo. Ritschl: Puede ser, pero durante el siglo XX, Alemania fue responsable de lo que fueron las mayores quiebras nacionales de la historia reciente. Es sólo gracias a Estados Unidos, que sacrificó una gran cantidad de dinero tanto después de la Primera como de la Segunda Guerra Mundial, que Alemania es financieramente estable y hoy mantiene la condición de director de Europa. Ese hecho, por desgracia, a menudo parece estar olvidado. SPIEGEL: ¿Qué sucedió en aquel entonces exactamente? Ritschl: De 1924 a 1929, la República de Weimar vivió en el crédito e incluso tomó prestado el dinero que necesitaba para pagar las reparaciones de guerra de Estados Unidos. Esta pirámide de crédito se derrumbó durante la crisis económica de 1931. El dinero desapareció, el daño en Estados Unidos fue enorme, el efecto sobre la economía mundial devastador. SPIEGEL: La situación después de la Segunda Guerra Mundial fue similar. Ritschl: Pero justo después, Estados Unidos tomó medidas de inmediato para asegurarse que no sería una repetición de la alta demanda de reparaciones hechas a Alemania. Con muy pocas excepciones, todas las demandas fueron puestas en un segundo plano hasta una futura reunificación de Alemania. Para Alemania, fue un gesto que le salvó la vida, y fue la base financiera real del milagro económico (que comenzó en la década de 1950). Pero también significa que las víctimas de la ocupación alemana en Europa tuvieron que renunciar a las reparaciones, incluyendo a los griegos. SPIEGEL: En la crisis actual, se comprometieron inicialmente 110 mil millones de euros de la zona euro y el Fondo Monetario Internacional para Grecia. Ahora, un nuevo paquete de rescate de similares dimensiones se ha hecho necesario. ¿De qué tamaño fueron los incumplimientos anteriores de Alemania? Ritschl: Si lo mide en cada caso contra los resultados económicos de EEUU, el impago de la deuda de Alemania en la década de 1930 solo es comparable con los costes de la crisis financiera de 2008. En comparación, los problemas de pago griegos de hoy en día son en realidad insignificantes. SPIEGEL: Si hay una lista de las peores quiebras de la historia mundial, ¿en qué rango estaría Alemania? Ritschl: Alemania es el rey cuando se trata de la deuda. Calculado en base a la cantidad de pérdidas en comparación con el desempeño económico, Alemania es el mayor trasgresor de la deuda del siglo XX. SPIEGEL: ¿Grecia no se puede comparar? Ritschl: No, ese país ha desempeñado un papel menor. Es sólo el peligro de contagio para otros países de la eurozona donde está el problema. SPIEGEL: La Alemania de hoy en día se considera la encarnación de la estabilidad. ¿Cuántas veces ha caído Alemania en la insolvencia en el pasado? Ritschl: Eso depende de cómo se hagan las cuentas. Durante el último siglo, sin embargo, al menos tres veces. Por primera vez durante la década de 1930, después EEUU ofreció a Alemania un "recorte" en 1953, reduciendo su problema de deuda a prácticamente cero. Alemania ha estado en una posición muy buena desde entonces, mientras que otros europeos se vieron obligados a soportar las cargas de la Segunda Guerra Mundial y las consecuencias de la ocupación alemana. Alemania aún tuvo otro período de impago en 1990. SPIEGEL: ¿En serio? ¿Un impago? Ritschl: Sí, el entonces canciller Helmut Kohl se negó entonces a realizar cambios en el Acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda externa de Alemania. Bajo los términos del acuerdo, en el caso de una reunificación, el tema del pago de las reparaciones alemanas desde la Segunda Guerra Mundial sería nuevamente regulado. La única exigencia que admitió fue que se pagara una pequeña suma restante, pero estamos hablando de cantidades mínimas. Con la excepción de las indemnizaciones pagadas a los trabajadores forzosos, Alemania no ha pagado las reparaciones después de 1990 – y nadie le hizo pagar la deuda y los costos de la ocupación a los países que había ocupado durante la Segunda Guerra Mundial. Tampoco los griegos. SPIEGEL: A diferencia de 1953, el actual debate en Alemania sobre el rescate de Grecia se refiere, no tanto a un "recorte", sino más bien una extensión de los vencimientos de los bonos del gobierno, es decir, una "reestructuración suave de la deuda." ¿Se puede hablar, por lo tanto, incluso de una quiebra inminente? Ritschl: Por supuesto. Incluso si un país no está al 100% sin dinero, aún podría entrar en quiebra. Al igual que en el caso de Alemania en la década de 1950, es ilusorio pensar que los griegos jamás pagarán solos sus deudas. Ahora es necesario determinar qué tan alto es el índice de impago de los bonos del gobierno, y cuánto dinero deben sacrificar los acreedores del país. Es sobre todo una cuestión de encontrar al pagador. SPIEGEL: El mayor pagador seguramente sería Alemania. Ritschl: Eso es lo que parece, pero también hemos sido extremadamente imprudentes – y nuestra industria de exportación ha prosperado. El sentimiento anti-griego que está extendido en muchos medios de comunicación alemanes es muy peligroso. Y estamos sentados en una casa de cristal: el resurgimiento de Alemania sólo ha sido posible gracias a no satisfacer los amplios pagos de la deuda y paralizar la reparación a sus víctimas de la Segunda Guerra Mundial. SPIEGEL: ¿Está diciendo que Alemania debe retroceder? Ritschl: En el siglo XX, Alemania comenzó dos guerras mundiales, la segunda de los cuales se llevó a cabo como una guerra de aniquilación y exterminio, y, posteriormente, sus enemigos renunciaron a su cobro de las reparaciones por completo o en gran medida. Nadie en Grecia se ha olvidado que Alemania debe su prosperidad económica a la indulgencia de otras naciones. SPIEGEL: ¿Qué quiere decir con eso? Ritschl: Los griegos son muy conscientes de los artículos antagónicos en los medios alemanes. Si el estado de ánimo en el país se revierte, viejas reclamaciones de reparaciones podrían elevarse de otros países europeos. Y si Alemania tuviera que honrarlos, debería satisfacerlos a todos ellos. En comparación con eso, podemos estar agradecidos de que Grecia esté siendo reorganizada con indulgencia a nuestra costa. Si nos atenemos a la opinión pública de aquí, con su propaganda barata de que no quieren pagar, entonces con el tiempo las viejas facturas se presentarán de nuevo. SPIEGEL: En cuanto a la historia, ¿cuál sería la mejor solución para Grecia – y para Alemania? Ritschl: Las quiebras de Alemania en el siglo pasado, muestran que lo más sensato ahora sería contar con una reducción real de la deuda. Cualquier persona que ha prestado dinero a Grecia tendría que renunciar a una parte considerable de lo que les debían. Algunos bancos no serían capaces de hacer frente a esto, por lo que tendrían que aplicarse nuevos programas de ayuda. Para Alemania, esto podría ser costoso, pero vamos a tener que pagar de cualquier manera. Por lo menos Grecia tendría entonces la oportunidad de empezar de nuevo. DER SPIEGEL. 21-6-2011 EEUU. The Washington Post La tarea de Obama, mantener el apoyo a la guerra afgana Scott Wilson y Karen DeYoung El presidente Obama se enfrentará a un fuerte desafío político el miércoles en la presentación de su plan para un fin gradual de la participación militar de EEUU en Afganistán. Su intervención, en un horario de máxima audiencia, debe recordar a un electorado escéptico y a un Congreso preocupado por la guerra más larga del país que sigue valiendo la pena luchar –y financiarla– por varios años más. Los generales de Obama han solicitado más tiempo para consolidar los logros que dicen se han hecho desde que el presidente envió 33.000 tropas adicionales al país el año pasado. La escalada, que enfureció a las bases de su partido contrarias a la guerra, fue seguida de una revisión de meses de duración de la estrategia para determinar la manera de salvar el esfuerzo de guerra. Desde entonces, la opinión pública se ha vuelto cada vez más contraria a la guerra, a excepción de un impulso, ahora en disminución, en su aprobación tras la muerte de Osama bin Laden en mayo. A medida que comienza la retirada prometida, el reto de Obama será proporcionar a sus generales los recursos para emprender la fase final de la guerra, mientras persuade al Congreso que, en un momento de tensión fiscal, el mantenimiento de un esfuerzo de guerra de más de 10.000 millones de dólares al mes vale la pena . "El proceso [que conduce a las decisiones que se anunciarán el miércoles] trata sobre la misión que fue presentada en diciembre de 2009, el aumento de tropas que siguió a esa decisión y la evaluación del éxito que hemos tenido desde que comenzó la misión ", dijo Jay Carney, secretario de prensa de Obama, a los periodistas el martes. "Habiendo dicho eso, somos siempre conscientes del hecho de que, tan poderoso y rico como es este país, no tenemos recursos infinitos y sin límites, y tenemos que tomar decisiones sobre cómo gastar nuestros preciosos dólares y, más importante aún, cómo y cuándo usar la fuerza militar ". Obama tomó la decisión en la madrugada del martes e informó sólo a un pequeño número de asesores de alto nivel de su plan. Incluso los borradores de su discurso, que pronunciará a las 8 pm en la Casa Blanca, se distribuyó la noche del martes sin número de la retirada final. Pero las grandes líneas del plan es probable que incluya la eliminación de 5.000 soldados este verano con un adicional de 5.000 a finales de año, de acuerdo con funcionarios del gobierno familiarizados con las deliberaciones de la Casa Blanca. Eso dejaría a 23.000 soldados en Afganistán de las fuerzas de aumento de tropas que Obama apoyó después de la revisión de la estrategia en 2009. Esas tropas es probable que estén de vuelta todas en casa a finales de 2012, dando a sus generales una temporada completa con la mayor parte de las tropas de aumento en su lugar. Si eso se confirma, Obama habría accedido en gran parte a la petición hecha por sus comandantes en el campo de batalla, que han calificado las ganancias de los últimos 18 meses como "frágiles y reversibles", a menos que el ritmo actual de operaciones agresivas contra los talibanes continúe. Además, algunos de ellos han argumentado que los esfuerzos para alcanzar un acuerdo político con los talibanes –el objetivo principal de la administración, a medida que la guerra se acerca a su 10 º aniversario– se beneficiarían de mantener la presión militar. La revisión de la estrategia de Obama determinó que el movimiento, como fuerza política, no podía ser derrotado. La reducción del número de tropas también afectará a la capacidad de los civiles del gobierno de EEUU, todos los cuales operan bajo la protección militar, de continuar trabajando de manera segura sobre el terreno en Afganistán. Los civiles tienen su propio calendario de retirada, con planes de retirarse gradualmente de puestos distantes en las que proporcionan ayuda y orientación sobre la agricultura, la gobernabilidad, el imperio de la ley y otros asuntos civiles. A finales de 2014, cuando está programado que todas las tropas de EEUU salgan de Afganistán, los civiles se van a mover en cuatro consulados regionales que aún no se han abierto. Cerca de 400 de más de 1.130 civiles están basados ​​en ubicaciones de campo fuera de Kabul. El presidente afgano, Hamid Karzai, ha anunciado que siete distritos y ciudades han de ser entregados en los próximos meses para completar el control por las fuerzas de seguridad afganas, y cualquier desviación de las tropas de EEUU de esas áreas también significará la retirada de los civiles. Sin embargo, la mayoría de esas zonas iniciales de "transición" ya tienen una pequeña presencia, o ninguna, de EE.UU. o de los talibanes. La estrategia de Obama se ha enlazado con los esfuerzos militares y civiles de EEUU bajo el título general de "estabilización". A medida que el ejército ha despejado las áreas de talibanes, expertos civiles se han movido en ayudar a desarrollar y mejorar los servicios del gobierno afgano. Dependiendo de la tasa de retirada militar, los expertos civiles pueden encontrar más difícil proporcionar la ayuda. Aunque el número de expertos civiles está programada para aumentar en varios cientos en 2014, a medida que se reducen los niveles de tropas, la cantidad de dinero disponible para los programas de ayuda de EEUU es probable que se contraiga. El gobierno ya ha rebajado su petición inicial en el presupuesto para el año fiscal 2012 desde 4.300 millones a poco más de 3 mil millones dólares – lo suficiente, como dijo un funcionario del gobierno, para cubrir un poco más de una semana de operaciones militares de EEUU a las tasas actuales. Pero el Congreso es posible que imponga recortes sustanciales. A medida que la retirada de las tropas se inicia, la administración está tratando de acelerar sus planes para cambiar los comandantes en Afganistán, lo que podría llevar al teniente general John R. Allen a asumir el control relevando al general David H. Petraeus el mes que viene. El relevo estaba previsto inicialmente para llevarse a cabo en septiembre, cuando Petraeus previsiblemente comenzará su nuevo trabajo como director de la CIA. Sin embargo, funcionarios de la administración están tratando de dar a Petraeus un poco de respiro después de años de liderazgo de las tropas en Irak y Afganistán, dijo el miércoles el secretario de Defensa Robert M. Gates. "Creo que me gustaría tener un cambio de mando un poco antes, para dar al general Petraeus un poco de tiempo", dijo Gates en una entrevista con The Washington Post. "Los últimos cuatro años y medio, han sido bastante salvajes para él." Pero la nominación de Allen para convertirse en comandante de las fuerzas de EEUU y la OTAN en Afganistán, así como su ascenso a general de cuatro estrellas, deben ser confirmados por el Senado. Aunque Obama anunció el nombramiento de Allen el 28 de abril, el Comité de Servicios Armados del Senado no ha programado una audiencia de confirmación. Mientras que Allen no se espera que tenga dificultades para obtener la aprobación, el Congreso está ya mirando a su receso de verano, y no está claro si el Senado va a ser capaz de meter a Allen en el programa antes de agosto (…) Allen recientemente se desempeñó como segundo comandante del Comando Central de EEUU, con sede en Tampa. Si se confirma, será el primer infante de marina que dirigirá todas las fuerzas de EEUU en las guerras de Irak o Afganistán. Desde el mes pasado, Allen se ha desempeñado como asistente especial para el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto. THE WASHINGTON POST. 22-6-2011

Deja una respuesta